Menú

Escenarios de creciente radicalización islamista

El terrorismo yihadista está cobrando vigor en Siria, Afganistán e Irak.

GEES
1

Tres escenarios donde el terrorismo yihadista cobra vigor en los últimos tiempos permiten extraer interesantes lecciones sobre el menguante papel occidental en los mismos, lecciones aún más útiles en el contexto del nuevo mandato de Barack Obama.

Hablamos de un país del que las fuerzas de EEUU y de otros países occidentales ya se marcharon –Irak–, de otro del que están preparando la retirada –Afganistán– y de un tercero en el que hoy no es posible intervenir directamente pero en el que se están aplicando multitud de estrategias indirectas foráneas –Siria–. Todos ellos nos permiten comprobar tanto la revitalización de los islamistas, por un lado, como el protagonismo violento de los más radicales, por otro.

En Irak, el pasado día 6 un ataque suicida provocaba en Taji, localidad situada a 25 kilómetros de Bagdad, una matanza (25 muertos y múltiples heridos) a las puertas de una base militar. El objetivo eran jóvenes atraídos por una jornada especial de reclutamiento. Los objetivos prioritarios a lo largo de todo este año están siendo la comunidad chií, por un lado, y las herramientas estatales, civiles y militares, por otro.

En Afganistán, la retirada –irresponsablemente anunciada y escalonada de aquí a 2014– no hace sino envalentonar a los talibán. Hoy mismo, en tres ataques suicidas, han asesinado a 18 personas y causado heridas a muchas otras en sus feudos tradicionales de Helmand y Kandahar, en el sur del país, pero también en la provincia de Laghman, al norte de Kabul. Cada vez son más los ataques, más letales y en más partes del territorio. Reflejan la voluntad talibán de ir cubriendo los vacíos que las fuerzas multinacionales van dejando con su retirada, desafiando por doquier a las endebles fuerzas afganas que las reemplazan.

Finalmente, en Siria, los ataques terroristas se van haciendo cada vez más frecuentes, incluso en objetivos duros en la propia capital. Esto demuestra el creciente protagonismo de los yihadistas en la oposición a Bachar el Asad, y ello mientras en el seno del Consejo Nacional Sirio (CNS) la coordinación de una tradicionalmente dividida oposición en el exterior los islamistas acaparan cada vez más puestos. Elegido ayer en Doha, el nuevo Secretariado General del CNS tiene 40 miembros, un tercio de los cuales son islamistas (la mayoría pertenecientes a los Hermanos Musulmanes). La dinamización del CNS se está produciendo en suelo de Qatar, lo que confirma el liderazgo que este país está ejerciendo en el mundo árabe: recuérdese su protagonismo en la asistencia a los rebeldes libios (sobre todo a los islamistas), la reciente visita de su jefe de Estado a la franja de Gaza para apoyar política y económicamente a Hamas; y ahora tenemos su más que evidente apoyo a los sectores islamistas en el seno de la oposición siria en el exterior, lo que no hace sino confirmar el acelerado cambio de fisonomía del mundo árabe desde que las revueltas iniciadas en el otoño de 2010 comenzaran a cuajar.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios