Menú

Santorum esperanzador

Debido a su dominio económico, no es imposible que gane Romney, pero el alargamiento de la carrera permitirá contrastar los programas republicanos

GEES
0

Santorum acaba de vencer en las consultas de Colorado y Minnesota y en la primaria de Misuri. Es especialmente notable la primera victoria donde, se esperaba al favorito Romney. 

¿Quién es Rick Santorum? Fácil saberlo, si sólo se reciben noticias de los medios dominantes, que lo catalogan por sus prejuicios como ultra. En verdad es lo más parecido a una persona normal. Es un católico, ex senador de Pennsylvania con ideas tradicionales conservadoras, y con un programa económico menos elaborado que los de Gingrich o Paul. Una de las razones de la sorpresa de Santorum ha sido el empeño de Obama, guiado por su radicalismo, en interpretar administrativamente una disposición de la ley de protección sanitaria, aquella que obliga a los americanos a estar asegurados. La norma, según los servicios burocráticos, impone a las instituciones religiosas -incluidas las católicas- que paguen seguros a sus empleados que incluyen como anticonceptivos y otras medicinas dedicadas a prevenir la "enfermedad" -comúnmente conocida como embarazo-, la píldora del día después o la esterilización. Esto ha sido visto, correctamente, pues el Tribunal Supremo acaba de dictar sentencia unánime en un caso similar, como una violación de la libertad religiosa. Esas cosas, en el mundo civilizado, tienen relevancia. Lo que contrasta con la única preocupación "religiosa" de la izquierda elitista en nuestro ambiente, consistente en garantizar que una niña vaya embozada al colegio. 
 
Es decir que Obama, quizá obnubilado por su tradicional modestia –afirmó el otro día: "me merezco un segundo mandato"– le ha hecho un involuntario favor al proceso democrático. 
 
Debido a su dominio económico, no es imposible que gane Romney, pero el alargamiento de la carrera permitirá contrastar los programas republicanos. Gingrich, que hizo poca campaña en los estados disputados, aprovechó para declarar que esto no ha terminado. Continuará tratando de presentarse como el auténtico conservador. Esto se concreta, y es importante, en un programa económico e impositivo fundado en la reducción del gasto y la evolución hacia un sistema de tipo fijo. Es un modelo mucho más claro, atractivo y eficaz, según Arthur Laffer - el economista de Reagan - que el de Romney. Se seguirá escuchando la animada voz de Ron Paul subrayando que Obama lleva acumulados cinco billones de dólares de deuda en su presidencia ¡cinco veces el PIB español! Y atacando a Bernanke por su desprecio a la estabilidad de la moneda. 
 
En suma, mientras Obama hace su política de tierra quemada con ese aire de no haber roto un plato en su vida, en las primarias republicanas se disputan ideas.
 
Lo fundamental es, pues, que en Estados Unidos la democracia aún funciona y que los republicanos están dando un ejemplo de cómo designar un candidato. Si América no se ha convertido en estos tristes años en algo demasiado parecido a Europa, podrá liderar Occidente hacia mejores días. Los excesos de Obama son un estupendo aliado de los republicanos. Por nuestra parte, ya que Clint Eastwood protagonizó el anuncio más comentado de la SuperBowl, es el momento de exclamar: ¡Vamos Obama, alégranos el día!

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios