Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos
ELECCIONES PRESIDENCIALES EN EEUU

Una carrera muy igualada

Faltan poco más de cinco semanas para las elecciones presidenciales en Estados Unidos y la carrera está más igualada de lo que nadie imaginaba este verano, hasta el punto de que las encuestas sirven más para provocar confusión que para predecir los resultados del 7 de noviembre.

0
Esta pasada semana, por ejemplo, después de la recuperación registrada en todas partes por el candidato republicano George W. Bush, el diario "Los Angeles Times" le dio, nuevamente, una sólida ventaja de 48 a 42% a su favor, mientras la empresa International Communications Research, de Pennsylvania, llegaba al resultado inverso, es decir, 48-42 en favor del demócrata Al Gore.

Por otra parte, las encuestas más divulgadas, como Gallup y Voter.com, reducían las diferencias de días anteriores. En Gallup recogían un 46 por ciento para ambos candidatos, mientras que voter.com registraba un 43 por ciento para Bush y un 40 para Gore. La prestigiosa Zogby, que en las elecciones anteriores tuvo repetidamente las mejores proyecciones, esperó a este viernes para empezar una encuesta diaria en la que otorgaba a Gore un punto de ventaja, de 44 a 43 por ciento.

Quizá la situación comience a aclararse esta semana con el primero de los tres debates presidenciales, que será este martes en el estado de Massachussets, pero de momento las empresas de sondeo están a la defensiva. Las enormes diferencias y las oscilaciones tan solo se explican, según ellos, por la manera de poner las preguntas, o incluso el orden de presentarlas y hasta el día de celebrar la encuesta: los fines de semana favorecen a los demócratas, porque la gente con dinero acostumbra a salir de compras o excursión.

Pero la elección presidencial no es más que una parte de la decisión de noviembre, porque el país elige a todos los miembros de la Cámara de Representantes y una tercera parte del Senado, además de algunos gobernadores. Las previsiones para el Congreso son tan difíciles como para la Casa Blanca.

Y no es solo porque las dos cámaras, ambas controladas por los republicanos, podrían pasar a una mayoría demócrata, sino porque ninguno de los dos partidos tiene grandes posibilidades de conseguir mayorías suficientes para imponer su voluntad. Los demócratas se ven afligidos por su ala conservadora conocida como los "perros azules", generalmente del sur del país, que tienen la enojosa tendencia de unirse a los republicanos en cuestiones fiscales o sociales, mientras que los republicanos "moderados", generalmente del nordeste, comulgan con tesis demócratas.

El partido mayoritario tiene la enorme ventaja de fijar la agenda legislativa, pero su capacidad queda muy reducida si, como en el caso actual, la Casa Blanca está controlada por el otro partido. Si esta constelación se repite, algo que aquí muchos consideran como más probable, Gore tendrá el freno del congreso republicano pero podrá manipularlo como hizo Clinton gracias al apoyo de los demócratas.

Naturalmente, si Bush gana y el congreso mantiene la mayoría republicana en las dos cámaras, el nuevo presidente tendrá la vida mucho más fácil, pero el electorado será más exigente al pedirle resultados, pues desde 1956, con Dwight Eisenhower, Estados Unidos no ha tenido un gobierno republicano monocolor.

Entre tanto, el mapa electoral sigue aventajando a Gore en el reparto por estados, aunque aquí también las proyecciones son distintas según los diferentes sondeos y los dos candidatos están dentro del margen estadístico de error. La gran diferencia ha de venir del voto independiente que, en estos momentos, según Los Angeles Times, se inclina por Bush pero, igual que los indecisos, esperan a los debates del 4, 11 y 17 de octubre y, según sus propias declaraciones, aunque consideran a Gore más experto y capaz para resolver los problemas del país, quieren un cambio y, afortunadamente para Bush, favorecen un gobierno con menor presencia a cargo de un presidente cuya personalidad puede importarles tanto o más que sus conocimientos.

 

 

Voter.com

L.Angeles Times

Zogby

Gallup

Totales

Bush

43

48

43

46

 

Gore

40

42

44

46

Demócratas

Bush

 

12

8

Gore

86

78

87

Republicanos

Bush

94

84

87

Gore

8

8

Independientes

Bush

46

53

Gore

35

47

Personas casadas

Bush

 

49

Gore

35

Personas solteras

Bush

30

Gore

48

Familias con hijos menores

Bush

48

Gore

40

Personas sin hijos

Bush

41

Gore

46

Hombres

Bush

49

56

47

Gore

36

34

41

Mujeres

Bush

37

49

48

Gore

43

36

39

Blancos

Bush

49

51

Gore

37

41

Negros

Bush

9

Gore

74

Hispanos

Bush

27

Gore

56

Buena Opinión

Bush

60

Gore

56

Mala opinión

Bush

30

36


En los últimos resultados divulgados el viernes pasado hay buenas noticias para los dos candidatos: para Bush, que está ligeramente por delante de Gore en el grupo de personas que ganan entre 25.000 y 50.000 $ anuales, porque nadie ha sido elegido presidente hasta ahora sin el apoyo de este grupo, que es el mayor del país. Las últimas cifras del censo indican que el punto medio de ingresos es de 40.000 $ anuales, es decir, la mitad del país gana más y la otra gana menos.

Para Gore es favorable, en cambio, el reparto por edades, pues Bush tan sólo le aventaja entre la gente de más de 65 años y está igual, prácticamente, entre las de más de 50. El beneficio queda un tanto disminuído porque es el grupo que más vota.

Igualmente favorable a Gore es el voto femenino que, si bien le da una diferencia de apoyo menor que el de los hombres de Bush, hay unos ocho millones de mujeres más que hombres con derecho a voto.

La diferencia entre Zogby y Gallup en los pronósticos geográficos se debe, probablemente, a la definición regional, igual que ocurre con la zona Centro-Grandes Lagos.

0
comentarios

Servicios