Menú
POLÉMICAS LAICISTAS

También la misa de Esperanza Aguirre

Después de lo de la placa de Santa Maravillas y de la retirada de las cruces de las aulas, la misa de acción de gracias de Esperanza Aguirre ha sido también objeto de críticas. Ha resultado un asunto menor en cuanto a comentarios –probablemente por tratarse de una noticia de ámbito madrileño–, pero no deja de ser muy representativo de cómo vamos, entre unos y otros, configurando la convivencia social.

0

Son tres hechos diversos y con significación distinta, pero en ellos convergen elementos comunes y de importancia para toda la vida ciudadana (lo que es tanto como decir para las personas, pues los hombres no nos podemos desgajar de lo social; tampoco los creyentes).

La ciudadana Esperanza Aguirre que, entre otras cosas, es presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, con motivo de haber salido con vida ella y la delegación madrileña de los atentados de Bombay, encargó una misa de acción de gracias en la Iglesia de San Antonio de los Alemanes. Absurdamente, aunque no sorprendentemente, la portavoz socialista en la Asamblea madrileña, Maru Menéndez dijo: "A mí me parece muy bien que una persona que tenga convicciones religiosas celebre una misa en el ámbito de la esfera privada, pero no que en el ámbito de la esfera pública se celebre una misa por los que se salvan, porque se está banalizando y frivolizando un tema tan dramático como un atentado con 178 muertos, que aunque sean hindúes son igual de personas que todos". En la misma línea, a la de IU, Inés Sabanés, le parecía que lo que habría que hacer es "ofrecer solidaridad y ayuda a esa ciudad". Así de esperpéntico. Pero lo peor es que lo consideramos parte del paisaje y algunos incluso lo celebran.

Una de las mayores confusiones, fruto de la mentalidad estatista, es la de no distinguir público de estatal o, mejor dicho, considerar que todo lo público es estatal. Esto se da especialmente en cuestiones religiosas y de educación, pero no solamente. Todo lo estatal ciertamente es público, pero no todo lo público es estatal. El próximo día 28, por ejemplo, se celebrará una misa por la familia en la Plaza de Colón de Madrid; no será un acto privado, sino público, pero no será estatal. Esta confusa mentalidad está, entre otras cosas, detrás de las muchas apelaciones a la separación de Iglesia y Estado. Como todo lo que no es privado se cree que es estatal, dicha separación supone que lo religioso tiene que ser privado. Aplíquese dicho principio a otras esferas de la vida. Así, si la educación no es algo estrictamente privado, sería algo estatal. Como el hospital no es mi domicilio, tendrá que ser estatal. Y, como hay tan poco estrictamente privado en el hombre, al final, con poco nos quedamos.

Pero el portavoz del PP, David Pérez, tampoco se mostró precisamente muy fino. Subrayó que no era un acto oficial (aquí estuvo preciso). Sin embargo, ya solamente por esto, no tendría que haberse debatido, pues cualquier otra cuestión no oficial y a título personal no se lleva a ninguna cámara de representantes. ¿Por qué las religiosas sí?

Ahora bien, el popular añadió que había sido una "iniciativa privada e íntima de Esperanza Aguirre siguiendo la voluntad de todos los integrantes de la expedición que la acompañaba en ese viaje". Lo privado e íntimo no es sinónimo de personal. Más que privada habría que decir a título personal; e íntima, sabiéndolo todos los medios de comunicación y los políticos, no parece que lo sea (a no ser que alguien se fuera de la lengua). En todo caso, el templo de San Antonio de los Alemanes no tiene nada de íntimo, si no me equivoco; está abierto al público y en la misa, como en cualquier celebración sacramental, pueden participar todos los fieles. Hay muchas cosas que se hacen a titulo personal, algunas personalísimas, y son públicas, como una boda. Sospecho que esta confusión mental, aunque no lo sepan ellos, es la que puede estar también detrás de muchas alergias a casarse.

¿Estoy muy puntilloso con el lenguaje? Con las palabras pensamos y el lenguaje contiene una mentalidad, esto es, posibilidades de comprensión y acercamiento a la realidad; cuanto más rico, más trasparenta el mundo. No es casualidad que estemos en una época mal hablada. Por cierto, si Esperanza Aguirre dio algún donativo a la iglesia, la gallarda oposición debe averiguar su procedencia, pues podría haber habido una "malversación" de caudales públicos.
0
comentarios

Servicios