Menú
Jorge Alcalde

El "sí pero no"

Estados Unidos ha sufrido una de las mayores olas de frío de su historia. Pero la culpa es del calentamiento del planeta.

Jorge Alcalde
0
Estados Unidos ha sufrido una de las mayores olas de frío de su historia. Pero la culpa es del calentamiento del planeta.

Estados Unidos ha sufrido una de las mayores olas de frío de su historia. Pero la culpa es del calentamiento del planeta. La tesis, que como sabrán dio origen al disparatado y entretenido guión de la película El día de mañana, resulta paradójica, pero no por ello ha de ser falsa.

La relación entre el debilitamiento de la capa de hielo en el Ártico y los cambios de circulación del viento polar (eso que hemos aprendido a llamar estos días "vórtice polar") es conocida desde hace tiempo. El clima del planeta, sobre todo en las latitudes medias, depende de un inestable equilibrio de temperaturas entre las regiones más cercanas al Ecuador (más irradiadas por el Sol) y las polares, que reciben poca o ninguna energía solar durante sus inviernos. Si las diferencias de temperatura son altas, los cambios de presión de la atmósfera permiten que las cosas sean como Dios manda: que el Polo Norte esté rodeado de vientos gélidos y que estos vientos no desciendan a zonas más meridionales. Si las diferencias de temperatura y presión se diluyen, los vientos del norte pasean con libertad por latitudes más sureñas. Eso es lo que le ha pasado estos días a Estados Unidos: que durante unas semanas se ha visto obligado a respirar los mismos aires que respiraría un oso polar en lo más alto del Ártico.

Hasta aquí, la ciencia. Que el gurú atmosférico de Obama publique un vídeo uniendo este fenómeno a las emisiones de C02 y el temido "enrarecimiento climático" (antes conocido como cambio climático y antes aun como calentamiento global) ya no es ciencia. Que algunos medios (los de siempre) lo aireen con estrépito tipográfico es falta de respeto a la neutralidad.

En las últimas semanas hemos asistido a un sorprendente triunfo del "sí pero no". Llamo así a la cada vez más habitual costumbre de algunos portavoces de la cosa climática a jugar al slalom argumental. John Holdren, el consejero de Obama para los asuntos de la atmósfera, utiliza Youtube (que como se sabe es un medio de gran credibilidad científica) para darnos su ración de "sí pero no". Ataca a los escépticos que han aducido que, vistos los termómetros de Washington, parece que el clima, calentarse, no se está calentando mucho. Pero luego reconoce que "ningún episodio meteorológico aislado concreto puede demostrar si el cambio climático es real o no", para acto seguido esgrimir que el frío que ha pelado a sus conciudadanos esta semana es una prueba de que existe el calentamiento de la atmósfera... Es decir, "sí pero no". Holdren se decanta por dar pábulo a las tesis que sostienen que el origen del frío es que el Ártico se está calentando “dos veces más que las latitudes medias donde se encuentra Estados Unidos” debido a la acción del hombre sobre la atmósfera. Pero luego admite que “existen muchos factores que podrían explicar este fenómeno y que el debate científico debe continuar”, aunque dos frases después afirma que “en los próximos años podremos experimentar nuevos episodios de frío como éste por culpa del calentamiento”. ¡Pedazo de “sí pero no”!

No es extraño, la propia NASA emitió un comunicado en cuyo título y primeros párrafos alertaba de que la ola de frío en USA era una clara consecuencia del calentamiento global y en cuyo último párrafo se rectificaba a sí misma:

Aunque existen otras razones para explicar el comportamiento de los vórtices polares, como variaciones naturales del clima o cambios de actividad cíclica de la radiación solar.

¡Viva el "sí pero no"!

En las cosas del clima cada vez queda más claro que sólo hay una certeza. Para bien o para mal, para defender la catástrofe climática o para negarla, los argumentos se pueden retorcer a gusto del consumidor. Y mientras la ciencia, la verdadera ciencia, avanza parsimoniosa tratando de entender qué demonios está pasando, cualquier evento extremo que nos regala la naturaleza pude ser utilizado tanto para un fin como para otro. ¿Qué más da? ¿Acaso no sabemos de antemano lo que va a decir el asesor de Obama? ¿Acaso no intuimos por dónde va a titular la Fox? ¿Acaso no es cierto que la revista Time, basándose en entrevistas a los mejores científicos del momento, culpó en 1974 al "enfriamiento global" de los episodios de ruptura del vórtice polar que helaron Estados Unidos? ¿Acaso no dice ahora que el responsable es el calentamiento? ¿Acaso no había vórtices polares antes de que el hombre existiera?

Sí, pero no.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD