Menú

Inflados e inflamados

¡Gramsci vive y se parece a Jesucristo Superstar! ¡Oh, ah!

7

Los califas de la televisión privada, juguetones, apadrinaron, inflaron e inflamaron a una cuerda de neo penenes por pura nostalgia y tontería. ¡Gramsci vive y se parece a Jesucristo Superstar! ¡Oh, ah! Hoy, temiendo haber abierto la caja tonta de Pandora, radiografían, escanean, estudian, evalúan a sus ahijados en busca de rasgos civilizados; les aterra que les culpen si al final viene la repartidora. En la prensa de papel los ven como gigantes al toparse con sus caras en las portadas donde anoche decidieron colocarlos. Tiecojó. Tres diarios nacionales los llaman populistas, voz precisa que pierde valor por la insistencia, mientras el cuarto rotativo, socialdemócrata, como socialdemócratas los admite. Tal bendición remata una azarosa trayectoria: Ariza te me descubre, colega, Lara te me ensalza, la berlusconada te me eleva a los altares y la izquierda oficialista se te queda. Bueno. Posiblemente estés pensando en reventarla desde dentro, aunque estas cosas funcionan al revés.

Como fuere, aquí hay mucho misterio, se dice el pueblo en cuyo nombra habla la universiada. (Por cierto, menos lobos; salvo aquella de allá, aquí cualquier político ha pasado por la universidad). No es difícil sospechar que el inflamiento salió del fuelle de un PP desesperado: "Nosotros o el caos". De ser cierta esta línea de investigación -que diría Acebes-, la derecha se habría encontrado, como el del chiste, con una multitud respondona: "¡El caos, por Dios, el caos!". Logrado el objetivo de mutilar severamente al PSOE, los asilvestrados se habrían seguido inflando por sí solos para acabar echando los tejos, sin miramientos, a las mismísimas bases de Rajoy. Que eso sí es para mentar el fin de ciclo, el fin de era y, si me apuras, el fin del mundo, porque una cosa es que un doble del Che engulla a Izquierda Unida y otra es que capte o coopte a tus feligreses, Arriola, coño.

Yo no sé si son nuevos prometeos del doctor Frankenstein de Génova, o conscientes protagonistas de la única conspiración universitaria que haya triunfado jamás, o meros agentes de Maduro, o actores de un reality show que pronto alzará el vuelo con un programa especial coproducido por la tres, la cuatro, la cinco y la seis (valgan las redundancias). Mercedes Milá y Jordi González relevando por fin a los actores Iñaki López y Jesús Cintora, que estaban en el ajo. Quién sabe. Yo creo que ni los califas juguetones tienen la respuesta. Que nada tiene sentido.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios