Menú
WHILE EUROPE SLEPT

Dormir, tal vez soñar…

Bruce Bawer es un periodista y autor neoyorquino. Ha publicado en medios de izquierda (New York Times, New Republic y Washington Post) y de derecha (Wall Street Journal). En 1998, tres años antes de la Presidencia de George Bush, se exilió del fundamentalismo-teocrático-evangélico-antiliberal ya prevalente, a su parecer, en EEUU, para buscar la eu-topía de la libertad sin límites de Ámsterdam.

0
Bawer, una persona de temperamento progresista y de orientación homosexual, llegó al continente con su compañero en busca de la tolerancia que él creía deficitaria en su país. While Europe Slept. How Radical Islam is Destroying the West from Within es un libro de viaje. Un viaje físico por Ámsterdam, Oslo, Copenhague, París, Berlín, Madrid y Estocolmo, que se convierte en un viaje moral; una epifanía que le llevaría, seis años después, a exiliarse de su exilio, de vuelta a un país, EEUU, convertido, improbablemente, en el único puerto seguro para su libertad.
 
La historia de su desencanto y decepción con Europa se convierte más en una voz de alarma que en una denuncia, y más en una advertencia a sus compatriotas que en una jeremiada hacia una Europa en avanzada transición a una sociedad diferente. Muy diferente.
 
En su viaje al corazón de Europa Bawer se topa con enclaves musulmanes mucho más radicalizados que los existentes en la mayor parte de los países de mayoría musulmana, probablemente porque la yihad es el programa político religioso de rigor cuando la minoría, o tal vez la minoría de la minoría, se propone llegar a ser mayoría y abolir la separación entre Iglesia y Estado. Por el camino quedan los derechos de las mujeres y los homosexuales, el derecho a la libertades de conciencia, expresión y prensa y las instituciones democráticas, especialmente porque las autoridades europeas, prisioneras de su propio prejuicio benevolente y del miedo al enfrentamiento, refuerzan cultural y legalmente el extremismo y penalizan con la indiferencia, cuando no con la hostilidad, a los moderados.
 
Los europeos han creado la tormenta perfecta para hacer posible la transición a la sharia en una generación. En primer lugar, la galerna demográfica, una espiral de declive expresada en cifras: catorce países europeos tienen un índice de natalidad inferior a 1,3; o, dicho en otros términos, la población europea autóctona se dividirá por dos con cada generación a partir de ahora. En segundo lugar, la sociedad del bienestar, que fuerza a importar mano de obra del Sur para pagar las ingentes obligaciones financieras derivadas de los crecientes beneficios sociales, como subvencionar el cine español, el desempleo francés, las ONG escandinavas y a los pensionistas alemanes. En tercer lugar, el sistema de valores multicultural, que consiste en segregar a la población en guetos según su religión o raza, a cambio de convertirlos en ciudades-estado independientes y autorreguladas.
 
Y, en fin, la pérdida de identidad y, en verdad, de cualquier deseo de tener una, por parte de los habitantes –que no ciudadanos– de las grandes naciones europeas, debido al convencimiento de que Francia, Alemania, Italia o Suecia son estadios superados en el devenir histórico hacia el superhombre europeo multicultural, progresista, secular y generalmente liberado de instituciones represivas como la familia, la religión, la cultura occidental o el principio de realidad.
 
Bawer predice la libanización de Europa en una generación, tal vez menos, a medida que los guetos se conviertan en enclaves y éstos en territorios, puede que enfrentados con otros donde se conciten europeos fascistizados o demócratas que no acepten la transición. No lo sé. Tampoco sé que no vaya a ser así.
 
El fin de la historia estaba a punto de ocurrir hace seis años. Y resulta que era el principio. Nada se parece tanto al amanecer como el ocaso.
 
 
Bruce Bawer: While Europe Slept. How Radical Islam is Destroying the West from Within. Doubleday (New York), 2006; 256 páginas.
0
comentarios

Servicios