Menú

El día que conocí al 'rey del cachopo'

César Román vino a esRadio para promocionar su restaurante en el año 2016. Desvelamos extractos de esa entrevista que nunca se llegó a emitir.

0

Conocí a César Román allá por abril del año 2016, antes de ser el rey del cachopo y un presunto asesino. Yo le entrevistaba para la sección de cocina del programa Sin Complejos y Román acababa de reinaugurar su A Cañada Delic Experience, el gran proyecto de "sidrería de alta cocina" que aseguraba que era "único en España".

El tipo barbudo y flacucho que apareció en televisión asegurando ser inocente de la muerte de su exnovia tras su detención en Zaragoza tiene muy poco o nada que ver con el Román que se presentó en los estudios de esRadio engominado, con la raya a un lado, sonrisa permanente y aire de triunfador.

Por aquel entonces se encontraba inmerso en una carísima campaña de márketing (nuestra entrevista fue gratis) para promocionar sus filetes de ternera empanados rellenos de jamón y queso. Y lo hizo muy bien.

Si hay algo que recuerdo especialmente de aquella entrevista es que, a diferencia de otros propietarios de restaurantes que participaron en el programa y que se sentían abrumados ante un micrófono de radio, Román desplegó cómodamente sus dotes comunicativas y consiguió crear un ambiente distendido de cierto colegueo. Román tenía las envidiables cualidades del buhonero vendehúmos que encima te cae bien.

Durante la entrevista también presumió de haber ganado el premio al Mejor Pulpo a Feira de la Comunidad de Madrid. Una investigación de la revista Interviú ha puesto en duda ese galardón. Asegura que el reconocimiento fue entregado por la Real Cofradía de Amigos del Pulpo Gallego, dependiente del municipio de Carballiño (Orense), pero nadie en el pueblo conoce dicha cofradía.

El concurso que le coronó rey del cachopo también era falso. Según la plataforma de vídeos Sin Filtro, el reconocimiento de Román fue un amaño y el ranking era falso.

Después de la entrevista, Román me invitó a cenar en su restaurante. El menú degustación incluyó unas habitas con foie, pulpo a la brasa y su famoso cachopo. Estaba bueno, pero tampoco era una maravilla. Y desde luego aquello no tenía nada que ver con la alta cocina.

cachopo_canada_delic_experience.jpg
Cachopo de César Román en A Cañada Delic Experience

Lo que sí pude constatar es que aquel local de 100 metros cuadrados no tenía ni una mesa libre. Según cuenta El País, el restaurante llegó a facturar unos 6.000 euros al día durante los fines de semana.

Nunca volví a pisar A Cañada Delic Experience. No es que fuese una mala experiencia, pero había garitos mucho mejores en Madrid. Supongo que al resto de la gente le pasó lo mismo y la sidrería acabó echando el cierre.

Román desapareció en julio de este año dejando tras de sí multitud de deudas pendientes. Apareció en Zaragoza donde se hacía pasar por un cocinero llegado de Venezuela al que apodaban el Txiqui. Ahora tendrá que explicar por qué el torso mutilado de su novia acabó en el interior de una maleta que la policía halló en su nave de Usera.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco