Menú

Cómo no tratar un intercambio de prisioneros

Cualquiera que sea su suerte, Bergdahl merece nuestras simpatías por la terrible experiencia que ha vivido. Pero no debería ser canonizado.

Max Boot
8

Ronald Reagan cambió armas por rehenes. Benjamín Netanyahu intercambió a más de 1.000 presos palestinos por el soldado Gilad Shalit. Ehud Olmert entregó a cinco terroristas vivos (entre ellos, a uno que asesinó a una niña de cuatro años aplastándole el cráneo con la culata de su rifle) a cambio de dos soldados israelíes muertos. Así pues, no hay nada nuevo en hacer tratos con terroristas o intercambiar prisioneros con ellos. Hasta es posible que el presidente Obama hiciera lo correcto al liberar a cinco destacados líderes talibanes a cambio del sargento Bowe Bergdahl, prisionero de los talibanes desde 2009. Ciertamente, Obama, como comandante en jefe, tiene poder para hacer algo así incluso si algunos miembros del Congreso se pican por no haber sido consultados.

Lo que encuentro ofensivo es que el presidente y su equipo no estén tratando esto como un acuerdo vil e ignomioso: un intento de conciliar nuestros ideales enfrentados de "no hacer tratos con terroristas" y "no dejar a ningún hombre atrás". En cambio, la Administración parece que esté dando la vuelta al ruedo con ello: el presidente celebró un evento en la Casa Blanca con los padres de Bergdahl; el secretario de Defensa, Chuck Hagel, voló a Afganistán con motivo de la ocasión; Susan Rice, asesora de Seguridad Nacional, lo denominó "un gran día para América".

Ojalá el presidente y su equipo mostraran tanta pasión por ganar realmente la guerra de Afganistán. Por desgracia, parece que su forma de tratar todo este asunto es sintomática del enfoque de la Administración sobre las guerras de Irak y de Afganistán: siempre han puesto el énfasis en traer a casa a las tropas a cualquier precio, no en asegurarse de que las tropas alcancen sus objetivos.

En el caso de Bergdahl, el precio incluye animar a los talibanes (y a otros grupos terroristas islámicos, como Al Qaeda) a pensar que somos débiles y que podemos ser avasallados; a creer que pueden obtener concesiones de Estados Unidos si toman rehenes norteamericanos. Eso hace que resulten ridículas todas nuestras críticas a aliados como Francia, Italia o Corea del Sur, que han pagado rescates a cambio de la liberación de sus rehenes. Y expone a nuestras tropas a un mayor peligro en el futuro, una vez los liberados de Guantánamo vuelvan al combate, como seguramente hagan aunque Qatar cumpla su compromiso de mantenerlos fuera de circulación un año.

Y lo que aún resulta más molesto es que Bergdahl no es ningún héroe, como se le quiere mostrar ahora. Aún no tenemos una versión definitiva de cómo fue capturado, pero miembros de su unidad creen que era un desertor que abandonó su puesto de guardia. Y están indignados por toda esta situación, como escribe el exsoldado del Ejército Nathan Bradley Bethea en el Daily Beast.

Bethea sirvió en el mismo batallón que Bergdahl, y tomó parte en varios intentos de liberarle en el verano de 2009. Está enfadado, comprensiblemente, porque hombres buenos murieron tratando de liberar a Bergdahl; no sólo durante la propia búsqueda del sargento, explica, sino indirectamente, porque la búsqueda movilizó tantos recursos de inteligencia y de vigilancia queotras unidades quedaron expuestas a ataques de los talibanes. Bethea escribe:

La verdad es que Bergdahl era un desertor, y soldados de su propia unidad murieron tratando de localizarlo.

Si esas afirmaciones son ciertas, entonces Bergdahl, ahora que está libre, debería ser sometido a un consejo de guerra, porque desertar ante el enemigo es un delito grave. Cualquiera que sea su suerte, Bergdahl merece nuestras simpatías por la terrible experiencia que ha vivido. Sus padres también la merecen por todo lo que han tenido que pasar. Pero no debería ser canonizado, y la Administración no debería considerar su liberación como un punto culminante de su política exterior. Porque seguro que tiene logros más dignos de los que presumir, ¿no?

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation