Menú

Los cinco errores de Pablo Casado

En su empeño por distinguirse claramente de Vox, el Partido Popular está defendiendo una línea ideológica poco compatible con los intereses y las preocupaciones reales de su electorado.

0
El líder del PP, Pablo Casado | EFE

En su empeño por distinguirse claramente de Vox, el Partido Popular está defendiendo una línea ideológica poco compatible con los intereses y las preocupaciones reales de su electorado. La entrevista de Pablo Casado en La Sexta el pasado domingo dejó muy clara cuál va a ser la estrategia de campaña y cuáles los temas en los que va a marcar muy claramente sus diferencias con el partido de Abascal.

En su aparición en el programa Ana Pastor, el presidente popular patinó en cinco temas:

Aborto. Casado entró en pánico cuando Ana Pastor le sacó el tema porque, aunque los dirigentes populares aseguren que la economía es lo más importante, lo cierto es que las grandes cuestiones que afectan a la moral pública tienen una gran trascendencia para el electorado conservador. Ante la insistencia de la entrevistadora sobre lo que piensa hacer con la ley del aborto en caso de llegar al poder, Casado solo atinó a justificar su negativa a pronunciarse diciendo que hay un recurso pendiente de resolución en el Tribunal Constitucional. Sin embargo, ese recurso no impide (en realidad es justo al contrario) una reforma legislativa a fondo, que es lo que propugna Vox. Al menos podría haber dicho algo tan elemental como que el aborto es el asesinato de un ser humano. Pero prefirió balbucear incoherencias y escurrir el bulto, en uno de los momentos más bochornosos de la entrevista.

Armas. Casado caricaturizó a Abascal asegurando que el líder de Vox quiere que las calles españolas estén llenas de locos armados. La manipulación es tan grosera que solo puede agradar a los espectadores de extrema izquierda de la cadena. No parece que entre ellos haya muchos dispuestos a votar al PP.

Estado Autonómico. El líder popular es un defensor irrestricto del Estado Autonómico, a pesar de que está en la raíz de las grandes desigualdades que padecen los españoles y es la principal fuente de inestabilidad política. Hace poco pedía devolver al Estado las competencias de sanidad y educación, lo que demuestra el fracaso de las autonomías. Defender el disparate autonómico y proponer prácticamente su desmantelamiento (educación y sanidad suponen casi el 80% del gasto público) es, como mínimo, una incoherencia que más pronto que tarde tendrá que explicar.

Ideología de Género. Pablo Casado confirmó que su partido se adhiere al consenso impulsado por la izquierda para que su proyecto ideológico se convierta en política de Estado. El líder popular vinculó esas medidas de ingeniería social a la lucha contra la violencia de género, asumiendo la trampa de la izquierda para salvaguardar los fondos destinados a sus organizaciones pantalla a costa de las víctimas de un problema real.

Pensiones. En la entrevista hubo una pregunta del público relacionada con las pensiones públicas. Un trabajador autónomo le explicó a Casado que su pensión estaría en torno a los 600 euros después de casi 40 años de cotización. El momento era perfecto para denunciar la estafa piramidal de las pensiones públicas y explicar la necesidad de que los trabajadores capitalicen al menos parte de su ahorro. En lugar de hacer esa saludable labor de pedagogía, Casado se perdió en estadísticas y porcentajes para justificar un sistema público de previsión social que es, en última instancia, un robo institucionalizado a los trabajadores.

Cinco temas, cinco errores. En otro momento no hubieran tenido mayor importancia, pero en unas elecciones en las que un partido pujante defiende lo que pide tu electorado, la indefinición y el entreguismo ante las tesis del adversario pueden convertirse en un baldón fatal.

El próximo 28 de abril veremos hasta qué punto estos errores pasan factura al PP.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation