Menú

El Papa, Carmena, Ada y los chuminos

Fuentes municipales de Madrid y Barcelona han desmentido de manera más que tajante que Carmena y Colau vayan a lucir mantilla en su audiencia papal.

Pablo Planas
0
Manuela Carmena y Ada Colau | LD

Las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena e Inmaculada Colau, serán recibidas en audiencia vaticana por el papa Francisco el próximo sábado, Dios mediante. De Carmena y Colau no se sospecha que sean especialmente devotas o siquiera creyentes. Más bien todo lo contrario, a tenor de lo que dicen, hacen y dejan hacer. A Colau, por ejemplo, no se le ocurre pisar en sagrado ni el día de la Virgen de la Merced, copatrona de su ciudad. Eso sí, se planta en la puerta de la basílica donde se celebra la misa para figurar y dar la mano a las autoridades y se va por donde llegó. En Madrid, conocido es el episodio de la aparición en la capilla de la Complutense de la mística Rita Maestre, pupila de la alcaldesa y portavoz de las carmenitas descalzas y sin sostén.

Los antecedentes no parecen augurar que el papa Francisco, Su Santidad, pueda sintonizar con las patrocinadoras del solsticio de invierno para cargarse la Navidad, las cabalgatas sin Reyes Magos o la Semana Santa laica. Tampoco es previsible que pretenda encauzarlas por una senda diferente a la del "Madre nuestra que estás en el Cielo, santificado sea tu coño...". Ni que Carmena y Colau se hayan arrepentido y pretendan confesión. Estarán en Roma a causa de una cumbre de alcaldes europeos con la excusa de la crisis de los refugiados. No van a hacer ejercicios espirituales, sino turismo institucional, postureo solidario, relaciones públicas internacionales y autobombo.

En esos menesteres, una foto con The Pope son palabras mayores, la Champions League de la política. Al Vaticano, si hay que ir, se va, pero ir para nada es tontería. Así que Carmena y Colau se verán con el sucesor de Pedro y no se habrán visto en otra aunque tenga que ser con un cura en vez de con Fidel resucitado. Las tendencias bolivarianas de Jorge Bergoglio habrán inspirado tan cortés deferencia con las alcaldesas moradas, compañeras de lucha de Elisa Mandillo, miembra de Ahora Málaga a la que van a sentar en el banquillo por la Procesión del Santo Chumino Rebelde, réplica de la del Santísimo Coño Insumiso de Sevilla y precedente inmediato del madrileño paso del Santo Coño de Todos los Orgasmos.

Todas estas expresiones espirituales de la Cofradía del Santo Coño, entidad realmente existente y femipodemita, puede que no sean del conocimiento del Santo Padre, que debe de ser muy despistado e incapaz de ver, por ejemplo, a tres mujeres encadenadas delante de su casa pidiendo la libertad de los presos políticos venezolanos.

Fuentes municipales de Madrid y Barcelona han desmentido de manera más que tajante que Carmena y Colau vayan a lucir mantilla en su audiencia papal como hicieron en su día María Teresa Fernández de la Vega o la mismísima Michelle Obama ante Benedicto XVI. No niegan, en cambio, que puedan ir de negro, pero tampoco descartan que luzcan camisetas del movimiento chumino con la leyenda "Free Mandillo". Bergoglio seguro que le pilla el punto conchatumadre.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation