Menú

Liga

Sergio Valentín

Nada nuevo: el Real Madrid roba y Simeone no se echa atrás

El Madrid roba siendo el equipo que menos penaltis tiene a su favor junto al Cádiz. Simeone nunca echa atrás al Atlético, lo hace el miedo a ganar.

Sergio Valentín
0
El Madrid roba siendo el equipo que menos penaltis tiene a su favor junto al Cádiz. Simeone nunca echa atrás al Atlético, lo hace el miedo a ganar.
Zidane y Benzema durante el derbi. | EFE

¿Hay Liga para el Real Madrid? Sí, hoy está un poquito más complicado, pero el tanto de Benzema no echa al Madrid de la ecuación. No creo que les de para ganarla pero no se puede negar que lo están intentando. ¿El empate fue justo? No, el Madrid no fue superior ni con el habitual vértigo de Simeone a la victoria con el marcador a favor. ¿Y siendo inferior, el Madrid puede sentirse perjudicado por el arbitraje? Pues también. Todo es compatible. 

Nada nuevo, es la historia de siempre. El Madrid roba y Simeone no se echa atrás. Tampoco quiero centrarme demasiado en algo que es evidente y que no presenta demasiado novedad. El Real Madrid roba, lo hace siempre. Es evidente. Hoy, otra vez. Y con el VAR, mucho más. La mano de Felipe no tiene discusión desde la implantación de la tecnología. Mano que ocupa más espacio y, aquí está la clave, impide que le llegue la pelota a un jugador rival, Casemiro. Es tan claro que desde la sala VOR le corrigen a Hernández Hernández y le dicen que es penalti. Aún así, aún con el reglamento, aún viendo las imágenes, no pitó penalti en un tipo de jugada que se ha señalado como tal en decenas de ocasiones esta temporada. Ya solo pido una cosa, que Velasco Carballo, como hizo hace dos días, nos venda que el criterio con las manos lo tienen claro todos los árbitros. Lo único que tengo claro es que el Real Madrid roba. Al menos no tendremos que escuchar este tipo de comentarios durante un par de semanas, que es el tiempo que darán de margen para volver con la misma cantinela. Un par de jornadas y volverá "el VAR ayuda al Madrid" y derivados. 

Dicho lo cual —que el penalti no lo oculte, conmigo no pasará—, hay que destacar el horrible partido del Real Madrid, que no fue superior hasta que le entró miedo a Simeone en el último tramo del derbi. Hasta en las derrotas, salvo alguna excepción, he comentado que el Madrid ha competido al máximo. En este derbi el equipo de Zidane no ha sido mejor en nada. No defendió bien, porque el mejor de los suyos fue Courtois y con claridad. No atacó bien y, lo más sorprendente, no dominó el centro del campo. Ahí hay que hablar bien de Simeone que ideó un esquema perfecto para inhabilitar a Kroos y Modric. No consiguieron imponer su ritmo, siempre con alguien encima. Cuando pasa esto, que no es habitual, suele aparecer Benzema o los dos acompañantes de éste, pero insisto en que el partido del francés, pese a su gol, fue tan decepcionante como el de Rodrygo y sobre todo Asensio. Sobre todo porque con este último uno ya empieza a desesperarse y cuestionarse si aparecerá aunque sea una vez, una, de aquí a final de temporada. Y no será por las oportunidades que le da Zidane. ¡Lleva 13 partidos consecutivos siendo titular!

El técnico del Real Madrid, eso sí, no tardó en mover sus fichas. Punto positivo para él. Valverde y Vinicius dieron otro aire al equipo y justo lo mismo le pasó al Atlético con la entrada, entre otros, de Joao Félix. En su caso le dieron otro aire... negativo. Que se deje de gestitos y se ponga a jugar. Culpa de él o de Simeone, pero parece que ni tiene ganas de jugar. Está triste. Hay caso ahí y no es cualquier caso. Es el de un jugador con un talento descomunal y que costó más de 120 millones. No creo que el partido cambiara en los últimos minutos por méritos de Zidane. Más bien fue por demérito del Cholo y es algo que ya le ha pasado en más de una, dos, tres, cuatro veces... la verdad que he perdido la cuenta. Todo el elogio que debe recibir por la primera hora, se eclipsa por echar al equipo atrás. Es como si no llegara a creerse que puede ser mejor que el Madrid y ganarle así. Llevó el partido a —como le gusta decir— lo que más les interesaba. Buscó y consiguió presionar más arriba de lo que suele hacer en los partidos grandes y provocó errores groseros de todos los futbolistas del Madrid en la salida de balón. No generó demasiado pero fue suficiente para imponerse. Ya he escuchado a Simeone decir que fue el Madrid quien, por necesidad, les echó atrás. Sus feligreses le compraran esa teoría como en tantas ocasiones en el pasado. Yo no porque no creo en las casualidades. Zidane mejoró a su equipo y Simeone empeoró al suyo. 

El Real Madrid persiguió sombras durante mucho tiempo. Demasiado. Le costó sacar el balón, no presionó arriba, no se impuso en ninguna zona del campo y su ataque es digno de un equipo de media tabla. Si Benzema no tiene el día, no hay nadie que muerda arriba ni con desborde, movimiento sin balón -salvo Modric- o asociación. Casemiro es el más peligroso en ataque por una razón simple: es el factor sorpresa. Si tu mediocentro defensivo, el que menos talento tiene, es tu segundo jugador más determinante en ataque, está todo dicho. Así es casi imposible ganar una Liga, con un balance ofensivo tan pobre de goles e incluso de ocasiones. Y hablando de balances, también es una losa el de los penaltis: sólo al Cádiz (1) le han señalado menos penaltis a favor que al Madrid (2) en esta Liga y a nadie le han pitado más penaltis en contra que a los blancos. El Madrid titubeó con un match point y un error no forzado de Simeone permitió que el partido continuara. El madridismo le da las gracias y también el FC Barcelona. Veremos si no se acuerda de estos dos puntos a final de temporada.

PD: A excepción del periodo de esplendor de la BBC, el Real Madrid siempre ha dominado y, a mi gusto, jugado mejor con cuatro centrocampistas. Viendo el actual nivel de los acompañantes de Benzema, creo que Zidane haría bien en olvidarse del 4-3-3. Al menos, de forma tan regular.

 

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD