Menú
Zoé Valdés

La vileza del Fraudillo

Cuando ya pensábamos que lo habíamos visto todo de parte del presidente del Gobierno español, llegó la gota de hiel que desborda la descomunal copa.

Zoé Valdés
0

Cuando ya pensábamos que lo habíamos visto todo de parte del presidente del Gobierno español, llegó la gota de hiel que desborda la descomunal copa. Ni siquiera por las más de 50.000 víctimas del coronavirus este infame presidente ha expresado con tanto énfasis como acaba de hacerlo su pésame por un etarra.

Que a nadie se le escape que, mientras que ese rostro siempre luce entre lo apretado y lo torcido, cuando manifestaba su mensaje de condolencia y apoyo a Bildu a este Fraudillo (por fraude y por caudillo) por fin la piel se le distendió y los ojos mostraron algo de compasión en la oscura mirada. Compasión por un terrorista. No lo olvidemos.

No acabo de entender cuál ha sido el tipo de anestesia que han inyectado a los españoles, cómo es posible que hayan votado por semejante petimetre podemita y comunista, mutado para su conveniencia en socialista.

¡Los socialistas, ah, los socialistas españoles! ¿Dónde ha quedado esa brillantez, esa cordura, esa ejemplaridad con la que siempre han pretendido destronar a la derecha? ¿No se dan cuenta de que se la están colando al duro y sin vaselina?

La política de este Fraudillo Sánchez es verdaderamente miserable, sólo observen cómo ha dirigido la crisis de la plandemia, no hay más que centrarse en las mentiras, y en cómo, de la manera más ultraizquierdista que se conozca, intenta virar la tortilla y culpar de fake news o de mentirosos a los que hoy por hoy se están jugando todo por que en España impere la verdad y los derechos.

Volvamos al pésame de este Fraudillo tras el suicidio en la cárcel del criminal Igor González Sola, miembro del Comando Donosti, el del secuestro y vil asesinato del joven político del Partido Popular Miguel Ángel Blanco. Cada una de sus palabras de lamento y condolencias sonó como una bala una y otra vez disparada en el cráneo de quien devino un símbolo desde Ermua hacia el mundo.

No sé si este presidente ha ido alguna vez a decirle algunas palabras similares a Marimar Blanco, la hermana de Miguel Ángel Blanco, o a alguna de las víctimas de ETA. Tampoco queda claro si ha ido a condolerse junto a los familiares de las más de 50.000 víctimas provocadas por la mala gestión de la pandemia del coronavirus de su Gobierno, por el 8 de Marzo más vergonzoso de la historia de la humanidad, y por tanto engaño, fraude y mentira juntos, en lo que ha sido un acto genocida silenciado y ocultado a ojos de todos, a la vista del mundo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios