Menú

Defensa celebra los diez años sin mili con un acto salpicado por la polémica

Emilio Butragueño y Cándido Méndez, protagonistas del acto, contaron algunas anécdotas de su servicio militar.

0

El ministerio de Defensa celebró este miércoles un acto conmemorativo por el décimo aniversario de la suspensión del servicio militar obligatorio. Pero, pese a que el mismo estaba enfocado como una celebración, no pudo quedar exento de la polémica generada por el rifi-rafe posterior entre el propio ministerio, el PP y el PSOE.

La razón de esa discusión política fue la ausencia en el acto del popular Federico Trillo, que fue el titular de la cartera de Defensa entre abril de 2000 y el mismo mes de 2004, y que como tal firmó el Real Decreto que el 9 de marzo de 2001 suprimía la mili a partir del 31 de diciembre de ese mismo año.

El PP expresó su malestar por esta falta de invitación y denunció el "sectarismo" de Chacón, que convoca "actos para su mayor gloria". En esa misma línea se expresó el propio Trillo en declaraciones a Libertad Digital TV. "El PP ni siquiera quiso hacer una explotación partidista y política del final de la mili, que yo protagonicé con el Gobierno Aznar y era un compromiso parlamentario de la legislatura anterior que desarrollamos en tiempo record. Y no lo quiso hacer porque consideró que era un tema de Estado", dijo.

"Después de 200 años, el tener un sistema absolutamente distinto, como es el profesional, muy bien estudiado, y que ha salido muy bien, merecía un acto de Estado, y así lo hicimos con su majestad el Rey el día de las Fuerzas Armadas, inaugurando un monumento a los soldados de la mili en Alicante", añadió.

Respecto a la ministra, afirmó que "esta señora ha querido adornarse con plumas ajenas, celebrar algo en lo que ella no participó, a lo que su partido puso muchas pegas, por cierto". "Hay personajes de los que no se puede esperar más, ni merece tampoco mucho más", concluyó.

En su defensa, el ministerio argumentó que al acto conmemorativo no se invitó en un principio a ninguno de los ministros que dirigieron el departamento entre 2001 y 2011, es decir, ni a Federico Trillo, ni a José Bono (abril de 2004 a abril de 2006), ni a José Antonio Alonso (abril de 2006 a abril de 2008), pero que se invitó al ex ministro Eduardo Serra, que ocupó la cartera con el Gobierno Aznar entre mayo de 1996 y abril de 2000, y que fue quien adoptó la decisión de profesionalizar las Fuerzas Armadas en 1999, lo que trajo consigo la suspensión del servicio militar obligatorio.

Además, añadió que cuando en la mañana de este mismo miércoles la secretaria de Trillo se puso en contacto con Defensa para interesarse por el acto, desde el departamento que dirige Chacón le transmitieron de forma verbal que el ex ministro podía acudir al acto si así quería.

Éste último extremo fue negado por el ex ministro popular, quien dijo no recibió "ninguna llamada explicativa, al contrario, se me ha dicho que era un acto restringido en el que ya estaba representado el Gobierno Aznar".

Desde el grupo parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados acusaron a Trillo de pretender "crear una falsa e intencionada polémica" con "mala fe". "No era su voluntad estar en el acto, sino en los medios de comunicación con una polémica que él ha creado", dijeron. Además, consideraron que actúa "de mala fe" porque en el PSOE consta que el ex ministro del PP fue invitado por la mañana cuando llamó a Defensa para interesarse por el acto.

Butragueño y Méndez, protagonistas

El acto en sí se celebró en el Acuartelamiento de Artillería Capitán Guiloche de Fuencarral (Madrid) y los protagonistas del mismo fueron dos invitados de lo que el ministerio denominó como "sociedad civil", el ex futbolista Emilio Butragueño y el secretario general UGT, Cándido Méndez, que contaron su experiencia durante el servicio militar obligatorio.

Butragueño destacó que sin la ayuda del brigada del economato del Ejercito del Aire donde hacía la mili "no hubiera podido llegar a ser jugador profesional", y contó cómo fue la primera vez que le pidió permiso para salir antes porque por la noche tenía que jugar un partido: "Le digo, yo sé que no me va a creer, pero esta noche juego en el Bernabéu, y no sé si será posible que me pudiese ir a casa a comer, y así me echo la siesta. Total, que el brigada me mira y me dice, ‘¿usted se está riendo de mí?’", recordó el futbolista.

Así, destacó que guarda "muy buenos recuerdos" de sus meses de mili, que calificó de "una etapa muy instructiva", pese a que calificó como "muy acertada" la decisión de la profesionalización de las Fuerzas Armadas. Además, destacó que tiene un "enorme respeto" por el Ejército.

Por su parte, el líder de la Unión General de Trabajadores desveló que cumplió con el servicio militar en una compañía de operaciones especiales destacada en la localidad malagueña de Ronda en 1973. "Era una mili muy dura pero, en fin, tenía, a mi juicio, sus compensaciones. Por ejemplo, aprendí a esquiar en la mili, aunque no he vuelto a esquiar", dijo.

Del mismo modo, contó que recomendó a su hijo que hiciera el servicio militar obligatorio, aunque finalmente no tuvo que prestar servicio porque se libró por problemas de visión.

De 200.000 soldados a tan sólo 80.000

Al acto asistieron, entre otros, el ex ministro Serra; el general José Julio Rodríguez, Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD); el general Fulgencio Coll, Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME); el general José Jiménez Ruiz, Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA); el Almirante General Manuel Rebollo García, Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA); el general Félix Sanz Roldán, director del CNI; el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez; así como los portavoces en el Congreso de PP y PSOE en materia, Beatriz Rodríguez-Salmones y Jesús Cuadrado, respectivamente.

Durante su intervención, Chacón destacó las dificultades que los responsables de los sucesivos ministerios de Defensa se encontraron en el camino para la plena profesionalización de las Fuerzas Armadas. "Fue un camino difícil, pero también un camino de éxito, que les ha valido ser la institución más admirada por los españoles", dijo, para recordar después que "parte de ese respeto es patrimonio de los millones de españoles que, con dedicación y sacrificio, contribuyeron con su Servicio Militar a hacer de las Fuerzas Armadas el ejemplo que hoy es".

"Hace 10 años teníamos más de 200.000 soldados y marineros. Hoy sólo son necesarios unos 80.000. Hace 10 años, apenas se cubrían las convocatorias en las Academias de oficiales. Hoy se presentan siete candidatos por plaza; y hoy soldados y marineros, oficiales y suboficiales, reciben una formación de primer nivel, civil y militar, y gozan de expectativas profesionales acordes con la vital importancia de su misión", añadió.

Según datos facilitados por el propio ministerio de Defensa, las Fuerzas Armadas están compuestas en la actualidad por 17.759 oficiales, 28.680 suboficiales y 82.875 soldados y marineros.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco