print
Y, DE PASO, CONFIRMA QUE HABRÁ OPACIDAD

El Gobierno maquilla como medida social la moratoria para parados con hipoteca

A la espera de los datos de paro y afiliación, el Gobierno ha hecho coincidir dos anuncios contra la crisis. Por un lado confirma que habrá opacidad en el rescate bancario. Por otro, anuncia una moratoria para parados con hipoteca. El PP tacha de ineficaces las medidas pero las apoyará.

El PP no se opone
Fidalgo no descarta movilizaciones

Noticia publicada el 03-11-2008

(Libertad Digital) La crisis deja una nueva semana con malos datos económicos. Este martes se conocerán las cifras de afiliación y paro, que serán negativas según ha adelantado ya el ministro del ramo, Celestino Corbacho.
 
Además, el comisario Joaquín Almunia ha anunciado este lunes que la Comisión Europea rebaja sus previsiones de crecimiento y asume que Europa ya está en recesión. En el caso de España, augura una recesión prolongada a lo largo de 2009 y una tasa de paro de al menos el 15% en 2010.
 
Con esta perspectiva, el presidente del Gobierno, afanado en lograr su asiento en la cumbre de Washington, ha hecho un hueco en su agenda para convocar de urgencia una rueda de prensa en Moncloa. Así, Zapatero ha comunicado una serie de medidas que han tenido como anuncio estrella la "moratoria temporal parcial" para parados con hipoteca durante dos años. Además ha relatado algunas medidas de tipo fiscal y otras de impulso de empleo como los cheques de 1.500 euros que el Gobierno dará como bonificación a las empresas que contraten indefinidamente a un desempleado con cargas familiares.
 
Pero este mismo lunes, el Gobierno también ha anunciado que los ciudadanos no conocerán los nombres de las entidades financieras que recurran a la ayuda estatal prevista en el plan de rescate bancario hasta cuatro meses después de que le sea concedida. Es decir, que el Ejecutivo confirma la opacidad de su plan. En cambio, David Vegara, secretario de Estado de Economía, ha señalado que este anuncio lo que confirma es la "máxima transparencia" y el PP lo ha apoyado.
 
La moratoria Social de Zapatero
 
La moratoria "parcial temporal" anunciada por Zapatero es una medida destinada a aquellos trabajadores por cuenta ajena y parados o que pierdan el trabajo antes del 1 de enero de 2010 y que tengan suscrito un préstamo para primera vivienda no superior a los 170.000 euros antes del 1 de septiembre de 2008.
 
En caso de cumplir estos requisitos, estas familias podrán dejar de pagar el 50% de la cuota hipotecaria, con un máximo de 500 euros por mes, a partir del próximo 1 de enero y durante dos años.
 
En cuanto a los autónomos, sólo los que tengan cargas familiares y hayan cerrado su negocio, o bien, acrediten pérdidas que reduzcan sus ingresos hasta tres veces el Indicador Público de Efectos de Renta Múltiple (IPREM, 516 euros), podrán acogerse a la medida. Según Zapatero también podrán hacerlo aquellos que pasen a ser pensionistas de viudedad con cargas familiares.
 
Una moratoria con trampa
 
Lo que no ha explicado Zapatero es la letra pequeña de este plan de ayuda. Uno de los primeros colectivos en denunciar la pobreza e ineficacia de estas medidas ha sido el de los autónomos. En un comunicado, la Asociación Nacional de Empresarios y Profesionales Autónomos, ha recordado que la moratoria es "aparentemente beneficiosa" pero imposible para el colectivo de los empresarios y profesionales autónomos.
 
Según recuerdan, los autónomos que han perdido su empleo no tienen "derecho a paro" y avalan su actividad con su patrimonio, por lo que muestran sus dudas de que las entidades financieras les permitan aplazar sus deudas durante dos años.
 
100 euros más a la hipoteca
 
Por otro lado, lo que aparentemente es una medida social que beneficiará a los parados con menos recursos puede convertirse en una trampa que empeore la situación de las familias que se acojan a la medida y que acabe afectando al bolsillo del contribuyente.
 
El Ejecutivo parte de la idea de que en el año 2010, la situación económica va a mejorar, la actividad se habrá reactivado y retornará la creación de empleo. También cuenta con el Instituto Oficial de Crédito como garante de ese 50% de la cuota hipotecaria que los parados que se acojan a la medida dejarán de pagar a las entidades financieras.
 
Según contempla la medida, pasados los dos años, la entidad financiera hace una estimación de las cantidades demoradas (unos 12.000 euros para los casos estándar) y las prorratea en las mensualidades correspondientes a 10 años. Con lo que, el hipotecado en paro que se acoja la medida se encontrará con que en 2011, tendrá que pagar el cien por cien de la cuota hipotecaria que le corresponda más los 100 euros de la demora que ha acumulado. El Gobierno ha impuesto un plazo de 10 años para recuperar la cantidad demorada y no la totalidad de la vida del préstamo (que es normalmente de entre 25 y 30 años).
 
Quién paga
 
Así las cosas, una familia en paro que se acoja a esta medida, podrá beneficiarse de la misma en tanto en cuanto al final de la moratoria haya conseguido empleo. De no ser así, el banco tendrá que ejecutar el crédito. En este punto, hay que recordar que los parados lejos de disminuir siguen creciendo y que en 2010 la Comisión Europea tiene previsto una tasa de paro que podría superar el 15%, con lo que en 2011 es muy previsible que los parados no hayan resuelto sus problemas.
 
Esta situación abre una nueva problemática. En caso de que, pasados los dos años de gracia, el parado no puede pagar su deuda, el banco lleva a cabo el embargo. El parado se quedará sin las llaves de su casa, pero la deuda la asumiría el Estado, es decir todos los contribuyentes pagaremos la deuda de dos años de parado insolvente. Y, de momento, el Ejecutivo no ha hecho ninguna previsión de los fondos que movilizará con esta medida.
 
A quién beneficia
 
En cambio, esta medida que el Ejecutivo ha presentado como "social" afecta de manera más positiva a la banca. Fuentes de Moncloa han reconocido que la medida se había hablado con la banca antes de hacerla pública.
 
¿Por qué beneficiaría esta medida directamente a la banca? Por un lado, en caso de insolvencia, el Estado se haría cargo del impago. Por otro, el aumento de la morosidad que crecería a cuenta del incremento del paro queda parcialmente neutralizado. La moratoria estatal permitiría a las entidades financieras dejar de computar el incremento de la morosidad en sus balances, y así poder obtener financiación en los mercados interbancarios a cuenta de esas hipotecas que de otra manera no tendrían valor.
 
Quiénes se quedan fuera
 
Además, según la Organización de Consumidores y Usuarios OCU, las medidas anunciadas por Zapatero se limitan a hipotecas inferiores a 170.000 euros y con 500 euros de cuota como máximo. Una condición que evitará que la medida se extienda a "muchas familias de las grandes ciudades, donde las hipotecas son superiores".
 
Puntualizó que las familias con hipotecas más altas, contratadas a partir de 2005, son las que "más están sufriendo la crisis" y lamentó que se quede "fuera de los beneficiados", por ejemplo, una familia en paro que hubiera pedido un préstamo hipotecario por el 80 por ciento de 208.000 euros, que es el coste medio de un piso en España.
 

 
OTRAS MEDIDAS
 
Se anticipan las devoluciones por vivienda
 
En una comparecencia extraordinaria en el Palacio de la Moncloa, Zapatero también anunció que la devolución fiscal que reciben quienes pagan una hipoteca cuando hacen la declaración de la Renta se incorporará a las retenciones mensuales de sus nóminas, lo que reducirá dichas retenciones hasta en dos puntos y permitirá a los ciudadanos disponer antes de este beneficio fiscal.

Zapatero anunció que esta última medida sólo será para quienes tienen rentas inferiores a los 33.000 euros, y podría beneficiar a tres millones y medio de contribuyentes, mientras que la primera medida, la del aplazamiento del pago hipotecario, podría ser utilizada por medio millón de personas.
 
Medidas en apoyo a los sectores productivos
 
El presidente también ha anunciado que está trabajando en otra línea de medidas coordinadas con la CE, fundamentalmente de apoyo a sectores productivos e industriales. En este sentido, Zapatero ha afirmado que el Ministro de Industria, Miguel Sebastián, ya se ha reunido con los representantes de los sindicatos para articular estas medidas, y ha anunciado que entre estos sectores estará la automoción.
 
Este anuncio está en línea con el realizado por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quien afirmó recientemente que la UE presentará el próximo 26 de noviembre un plan para reactivar la economía de la UE. Entre otras cosas, Barroso avanzó que la idea principal era utilizar el Fondo europeo de ajuste ante la globalización para impulsar la inversión en infraestructuras, transporte, energía y alta tecnología.
 
Bonificaciones a las contrataciones
 
Además, el jefe del Ejecutivo ha confirmado que el Gobierno bonificará con 1.500 euros a las empresas que contraten parados con cargas familiares y también premiará los contratos con compromiso de permanencia en sectores "estratégicos" vinculados con el nuevo modelo productivo.

También anunció que el Gobierno regulará la actividad de las empresas de recolocación en los procesos de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y confirmó que se ampliará hasta el 60 por ciento del total el pago de la prestación por desempleo de los parados que quieran convertirse en autónomos.

Según Zapatero,  todas estas medidas tendrán un coste aproximado de 170 millones de euros para 2009 y 2010, y también anunció que se destinarán 1.106 millones de euros en los planes de empleo y formación para las administraciones locales.



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados