Opinión
Noticias y opinión en la red
En espiral

La última versión de Windows

Todos ustedes saben que Vista es la última versión de Windows. Lo que tal vez les sorprenda es saber que Vista será la última versión de Windows. O, al menos, de Windows tal como lo conocemos hoy.

Y esto será así por varios motivos. El primero, porque cada vez es más difícil para Microsoft aportar valor en un sistema operativo. Para convencer a la gente de que se gaste unas decenas de euros en sustituir algo que funciona razonablemente bien, hace falta algo más que unos efectos gráficos impactantes. Y más todavía si el cambio supone adquirir un nuevo ordenador.

A esto se suma que cada vez es más frecuente que nuestras aplicaciones y nuestros datos estén en Internet y no en nuestro ordenador. Enrique Dans hablaba el otro día de Gmail.com, el correo electrónico de Google, pero no es el único caso. ASPGems, una joven empresa española, ofrece una aplicación de control de gastos online, con la misma filosofía de sencillez y utilidad. Y hay muchas otras. Para utilizar estas aplicaciones no se requiere un ordenador con un sistema operativo extremadamente avanzado. Basta un navegador fiable, y cada vez es más frecuente que ese navegador se use desde un teléfono móvil.

Estos son motivos circunstanciales, pero lo que obligará a Microsoft a cambiar su modelo de negocio y de desarrollo, es que el software libre es mucho más eficaz. Ubuntu, por ejemplo, presenta una nueva versión "oficial" cada seis meses, pero se actualiza casi a diario. Si hay problemas de seguridad se solucionan en horas. Si algún programador incorpora una mejora usted la disfruta enseguida, porque a ningún experto en marketing se le ocurre que esa mejora debe ir a la próxima versión del software que saldrá dentro de dos años.

Ubuntu ha conseguido en poco más de tres años pasar de la nada a mirar de igual a igual a Windows en cuanto a funcionalidad y facilidad de uso. Y por encima del hombro en cuanto a seguridad y fiabilidad. Con esta diferencia en el ritmo de evolución, para cuando Microsoft pretenda sacar su próxima versión (en el 2010 o 2012, si los rumores sobre Vienna son ciertos) ya será imposible ofrecer algo que resulte más atractivo que la versión de Ubuntu que exista para entonces. Con toda seguridad, mucho antes de 2010, Microsoft habrá cambiado su modelo de "desarrollo-secreto-durante-cinco-años, lanzamiento-con-marketing-espectacular, beneficios económicos y parches durante cinco años".
Borja Prieto es autor del blog Desencadenado.