Opinión
Noticias y opinión en la red
Libro del día

Testigo del Holocausto

El Holocausto –en el que perecieron más de seis millones de judíos a manos de los nazis y de sus aliados– ha sido considerado por multitud de estudiosos como la tragedia por antonomasia del siglo XX, una centuria ciertamente no desprovista de grandes dramas que van de la revolución bolchevique a la revolución cultural china pasando por los fascismos, dos guerras mundiales o decenas de despiadadas dictaduras. Sea lo que se piense sobre el tema, sea cual sea el papel que se le asigne en el listado de dramas vividos por la Humanidad en las últimas décadas, lo cierto es que en castellano existe una penosa pobreza de libros sobre la cuestión.

Actualmente, tan sólo se pueden encontrar una historia general del Holocausto publicada por Alianza editorial, un par de memorias de supervivientes del Holocausto –incluyendo las de Violeta Friedman editadas también por Planeta– y dos libros acerca del papel de España frente a aquel genocidio. Sobre ese trasfondo, el libro de Willy Berler es una novedad a la que sólo cabe darle la bienvenida.

La historia relatada en el mismo es la de un joven judío de familia acomodada que se vio obligado a abandonar Bélgica cuando, en mayo de 1940, se produjo la invasión de este país por las fuerzas de la Alemania nazi. Por desgracia para Berler, su intento de fuga resultó fallido y, una vez en manos de la Gestapo, emprendió un verdadero calvario por distintos campos de concentración (Monowitz, Gross-Rosen, Buchenwald y Auchswitz) del que no se vería libre hasta el final del III Reich.

Este libro constituye un testimonio directo del descenso a los infiernos que significó para millones de personas la existencia de la Alemania nazi, pero también es más. En secciones incrustadas en el texto de las memorias, el libro reproduce datos escalofriantes sobre la alimentación de los reclusos, sus condiciones de trabajo, las condiciones higiénicas, los crematorios o las cámaras de gas. Así, en su conjunto, se convierte en un texto sólido, duro, sin concesiones, que permite un magnífico acercamiento a una realidad dantesca y que, precisamente por ello, merece la pena leer.


Willy Berler, Superviviente del infierno, Barcelona, Planeta, 2001, 275 páginas.