Opinión
Noticias y opinión en la red
James Carafano

WikiLeaks y Guantánamo

WikiLeaks, que ha estado guardando una enorme batería de documentos clasificados del Gobierno de Estados Unidos, entregó otro lote de material a sus "socios" de las agencias de noticias en Estados Unidos y Europa, incluyendo al New York Times para su publicación. Según las notas de prensa, los documentos incluyen "valoraciones de inteligencia de casi todos de los 779 individuos detenidos en la bahía de Guantánamo, Cuba, desde 2002. En ellas, los analistas han creado retratos detallados de los detenidos con datos de inteligencia sin procesar, incluyendo el material recogido en interrogaciones".

Un funcionario de Pentágono afirmó que "es desafortunado que varios medios de comunicación hayan tomado la decisión de publicar los numerosos documentos obtenidos de forma ilegal por WikiLeaks referente al centro de detenciones de Guantánamo. Estos documentos contienen información clasificada sobre detenidos actuales y anteriores de Guantánamo y condenamos firmementela filtración de esta delicada información". Además, estos documentos están incompletos y según el funcionario "pueden o no representar la opinión actual de ciertos detenidos"

De hecho, habiendo hecho yo mismo varios viajes a Guantánamo, puedo atestiguar de primera mano que el Gobierno tiene una enorme reserva de evidencias y material.

Aunque estos documentos puedan proporcionar abundantes detalles, en gran medida confirman lo que ya sabemos sobre las instalaciones en Guantánamo: los que están allí, lo están por sólidos motivos. Los detenidos que ya quedan o bien son un serio riesgo para la seguridad de Estados Unidos, o bien no pueden ser liberados en ningún lugar seguro. Mantener abiertas estas instalaciones tiene sentido. Como la Fundación Heritage ha observado: "El centro de detenciones de Guantánamo es de primera clase y se trata bien a los detenidos. El Congreso debe negarse a financiar el cierre del centro hasta que no se necesite más".

Además, la administración tiene la obligación continuada de asegurarse de que retiene solamente a individuos que representan un verdadero riesgo para la seguridad. Heritage ha dicho que la administración "debería llevar a cabo una revisión de todos los casos de detenidos puestos en libertad o transferidos fuera de Guantánamo para evaluar el índice real de reincidencia. Esta revisión deberá incluir un análisis de los acuerdos diplomáticos que Estados Unidos tenían con los países que recibieron a detenidos de Guantánamo para asegurarse que los paises receptores están cumpliendo con los compromisos adquiridos. Los comités de jurisdicción en el Congreso deberían recibir esta información en audiencias secretas". Mientras tanto, la administración debería seguir adelante con las comisiones militares para los detenidos que son sospechosos de crímenes de guerra.

En cuanto a WikiLeaks, su última revelación solamente confirma la inquietud que despierta la organización. Es hora de que el Congreso de Estados Unidos actualice ya las viejísimas leyes de espionaje de la nación.

©2014 Libertad.org
* Traducido por Miryam Lindberg