Menú
Katy Mikhailova

Siempre critican

Incluso cuando dona 20 millones de euros a Cáritas, Amancio Ortega es objeto de linchamiento.

Katy Mikhailova
0
Incluso cuando dona 20 millones de euros a Cáritas, Amancio Ortega es objeto de linchamiento.
Amancio Ortega | Archivo

La envidia es el deporte internacional, pero en algunas naciones es más pronunciado. Y es que el dinero de un empresario sigue sacando de quicio a más de uno. La generosidad se confunde con 'peloteo' y el deseo de evadir impuestos; la creación de empleo los rojos –o ya no sé si también verdes, y no va por la envidia solamente- lo interpretan como esclavización y explotación de los trabajadores; y los beneficios fiscales son la consecuencia de alguna mafia que blanquea dinero. ¡Tienen respuesta para todo!

No les hace falta que diga más. Saben que hablo del tercer hombre más rico del mundo, cuyo grupo textil emplea a más de cien mil trabajadores solo en España. Y, cuando dona 20 millones de euros a Cáritas, Amancio es objeto de linchamiento.

Pero esto es ya agua pasada. Por fortuna, los linchamientos en las redes sociales duran, en el mayor de los casos, un par de semanas. Y sin querer dar ideas, ahora es el Grupo Cortefiel el que destina más de 130.000 euros a cuatro proyectos solidarios que de momento no han sentado mal a nadie. Me da que Amancio es para los progres lo que es Nadal para los franceses… Lo gracioso es que tanto los progres españoles van a comprar a Zara como los franceses adinerados van a ver jugar a Rafa en vivo y en directo al Open de Paris, por citar un torneo. Ironías de la vida, ¿no?

Pues bien. El segundo grupo textil español más potente –se entiende que no hace falta decir cuál es el primero- en febrero del año pasado abrió un concurso para seleccionar a qué ONGs respaldar económicamente con donaciones. Y sólo esta semana el grupo español, fundado en 1880, ha entregado las ayudas económicas, marcando un hito en la empresa por destinar la mayor cantidad a un proyecto social en la existencia de más de dos siglos del grupo.

Por un lado, la cadena Cortefiel ha recaudado 38.155 euros para la Fundación Amigos de los Mayores con el fin de apoyar el proyecto "Actuando contra la soledad"; Pedro del Hierro por su parte ha donado 30.545 euros para la financiación del proyecto "Atención temprana específica para niños con parálisis cerebral" de la Fundación Bobath; la marca de moda joven del grupo, Springfield, alcanzó los 33.770 euros para financiar el "Mantenimiento de la unidad médica móvil en Kameswaram en la India" de la Fundación Ciudad de la Esperanza y la Alegría; y la firma de lencería femenina Women’Secret ha destinado 27.746 euros a la Asociación Asion con el fin de apadrinar el proyecto "Mi hijo tiene cáncer".

Así da gusto. Empresa española, expandiéndose por todo el mundo –en especial ahora por Estados Unidos-, empleando a miles de trabajadores y llevando fuera de nuestras fronteras la ‘marca España’ que por Gordillos y demás humanoides se ha visto minada. Dios bendiga al grupo y evite un linchamiento virtual, pues a los trolls anónimos no hay quien les pare. Siempre van a criticar, hagamos lo que hagamos, porque, para los rojos y los verdes el empresario está por un lado y el trabajador por el otro. Vamos, que uno explota al otro. Resulta curioso que en alemán la palabra empresario literalmente se traduce por <el que da trabajo>, y que en español nos olvidemos de ello. Parece mentira que a estas alturas aun tengamos que explicar a ciertos individuos qué es la ‘mano invisible’ de Adam Smith. Y es increíble que aun sigamos esperando un verdadero liberalismo económico; que no libertinaje moral. Son dos cosas muy distintas.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios