Menú

El Príncipe, padrino ausente

Emilia Landaluce, Rosa Belmonte y Carlos Pérez Gimeno acuden a la Crónica Rosa de Es la mañana de Federico.

5
Emilia Landaluce, Rosa Belmonte y Carlos Pérez Gimeno acuden a la Crónica Rosa de Es la mañana de Federico.
Los Príncipes de Asturias | Cordon Press

La obsesión de los británicos con su monarquía ya tiene nueva mecha con el embarazo de Kate Middleton, a pesar de que debe estar embarazada de apenas unas semanas. Este domingo, el príncipe Guillermo cancelaba su asistencia a un acto militar con la excusa de que quería permanecer junto a su convaleciente esposa, aunque la auténtica razón podría tener que ver con la necesidad de no dejarse ver demasiado tras el suicidio de la enfermera que protagonizó la broma de la radio australiana, y que está haciendo que se saquen las cosas de quicio. Este fin de semana precisamente se cumplían 20 años del anuncio del divorcio de Diana y Carlos. Un momento que conviene recordar, ya que fue la propia Diana la que utilizó a los hoy tan criticados medios de comunicación para airear su historia y poner a los británicos de su parte.

José Fernando Ortega Jurado se ha estrenado en televisión. Aunque su aparición en Sálvame Deluxe se salió de lo convencional (no estaba en plató, se trataba de una comparecencia grabada), a los dos minutos de entrevista entendimos el porqué: si hubiera estado en el estudio, se lo habrían comido vivo. El hijo de Rocío Jurado y José Ortega Cano es lento a la hora de responder y no se explica demasiado bien. Contó de forma inocente, o aparentemente inocente, sus problemas con las mujeres (prostitutas, concretamente), o su visita a un club de alterne "para relajarse" a 10.000 euros la noche que tuvo que pagar su padre. También dijo que ahora se lleva bien con el torero, negó que sufra trastorno bipolar y dejó a todos boquiabiertos cuando confesó que ya ha cobrado la herencia de su madre. Pero de eso no quiso decir ni una palabra más.

El príncipe, padrino ausente. Al menos, de las fotos. Aunque hasta última hora de la tarde del sábado se esperó a Felipe de Borbón en la parroquia malagueña de San Miguel de Miramar, donde estaba previsto que ejerciese como padrino del primogénito de Álvaro Fuster, parece ser que al final el heredero no acudió. Al menos, que se sepa. Dicen que la razón podría ser evitar dar mala imagen por el gasto que habría supuesto el traslado y la escolta de un miembro de la Familia Real para un acto privado, un argumento poco creíble a estas alturas. También se comenta que Álvaro Fuster, mejor amigo de soltero del príncipe Felipe, no está en la lista de favoritos de Letizia.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation