Menú

La obsesión con la privacidad de Telma Ortiz

Casco de moto, gafas de sol y pañuelo anudado al cuello. Para la hermana de Letizia nada es suficiente a la hora de evitar que la saquen fotos.

Chic
4
Casco de moto, gafas de sol y pañuelo anudado al cuello. Para la hermana de Letizia nada es suficiente a la hora de evitar que la saquen fotos.
Telma Ortiz, en una imagen de archivo | Cordon Press

La hermana de la princesa de Asturias, Telma Ortiz, es a su pesar objeto de actualidad. Su reconciliación con Jaime del Burgo, pocas semanas después de anunciarse su divorcio, la ha vuelto a situar en las portadas del corazón, pese a la animadversión evidente de ella y el empresario a todo lo que signifique prensa.

Es por ello que la hermana de Letizia ha redoblado sus esfuerzos para evitar se fotografiada o ser objeto de noticia de cualquier manera posible. Y si eso significa mostrarse irreconocible pues adelante con ello. Por eso, Telma aparece montando en moto con la cabeza cubierta por un gran casco -evidente-, pero también gafas de sol e incluso un pañuelo anudado que le tapa la nariz y la parte baja del rostro. No obstante, la hermana de la princesa cae así en una paradoja: lo único que consigue llamar la atención por su exceso de celo, es decir, ser noticia por sus esfuerzos en ocultarse.

Telma, de 40 años, ha sido captada de esa guisa en Barcelona por los objetivos (la imagen, también con casco, es de archivo), y tras aparcar su moto, se paseó con el casco y el pañuelo para evitar que se tomasen imágenes de su rostro. La revista Sálvame es quien publica las nuevas imágenes.

Pese a ello, las imágenes tienen su valor, ya que nos ayudan a situar el paradero de la hermana de la princesa, que de querer establecerse en Nueva York con su marido -algo que los tribunales echaron por tierra al no darle la custodia total de su hija-, o a cualquiera de las ciudades por las que pasa su marido, el empresario Jaime del Burgo, ha recalado de nuevo en Barcelona, su punto inicial de partida.

Ahora Telma se ha instalado en un nuevo piso en la Ciudad Condal con su hija y ha retomado su actividad profesional al conseguir un puesto en la escuela de negocios Eserp como directora de Relaciones Públicas Internacionales. Nada de eso parece tranquilizar a Telma, que no sale de casa sin gafas de sol y sigue dedicando denodados esfuerzos a evitar cualquier tipo de contacto con la prensa.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios