Menú

Ricardo Darín, Úrsula Corberó y Chino Darín, confinados en Buenos Aires

Ricardo Darín, su hijo y la pareja de éste, la española Úrsula Corberó, pasan la pandemia en su casa de Buenos Aires.

0
Ricardo Darín, su hijo y la pareja de éste, la española Úrsula Corberó, pasan la pandemia en su casa de Buenos Aires.
Ricardo, Úrsula y Chino Darín | Gtres

La pandemia le sorprendió a Ricardo Darín en su vivienda de Buenos Aires, compartiendo el ya pesado, largo confinamiento con su esposa, Florencia Bas, su hijo Chino y la novia de éste, Úrsula Corberó. Un cuarteto que lleva lo mejor posible, con buen humor y paciencia, lo que a todo el mundo nos está costando superar. En el caso de la joven pareja, que celebra ahora sus cuatro años de vida en común, Chino le hizo una fotografía a su amada metida en un ascensor, que divulgó en su cuenta de Instagram. Venía a significar, algo así, como un breve viaje en tan reducido espacio dentro de la casa que los ampara. Le replicó Úrsula sorprendiendo a su amor casi desnudo, en calzoncillos, de espaldas luciendo el pandero, mostrando su musculoso cuerpo, machacado seguro en ejercicios gimnásticos, y desde el suelo, en un amago de lanzarse al vacío, como si fuera a proceder al muy referido siempre "salto del tigre", aunque en la imagen no se viera la cama ni tampoco en ella postrada su querida novia. Quien también vía Instagram la ha difundido con el éxito previsible de sus seguidores, adjuntando la leyenda de "Mi Adonis bailarín". Enterado el "suegro" de ambos, esto es Ricardo Darín, les envió un WhatsApp (aún estando bajo el mismo techo, de ahí su rasgo de humor) manifestando que su hijo cultiva "la elasticidad heredada".

Úrsula Corberó lleva una carrera ascendente. Tuvo antes otros amores: con el actor Israel Rodriguez, el tenista Feliciano López, el modelo Andrés Velencoso, pero con Ricardo Darín Jr. ("Chino"), ha encontrado la pareja estable que soñaba. Su conocimiento data de 2016 cuando coincidieron en el reparto de la excelente serie televisiva La Embajada. De los arrumacos en los descansos del rodaje, pasaron a mayores. Y ya no se han separado. Si es en Madrid, donde transcurren sus buenas temporadas, tienen la casa de Ricardo padre. Y si no, la actual en la que viven el confinamiento, en la capital argentina. A Úrsula le van muy bien las cosas. Con una nueva temporada en la cadena Netflix de la serie La Casa de Papel, que tan buena acogida tuvo desde el comienzo. Su popularidad deparó a la a actriz catalana un contrato publicitario anunciando una cadena de tiendas chilenas.

Ricardo Darín, venerado en su país, como admirado y querido también en España, fue requerido días pasados en un programa de televisión donde, a solicitud de su entrevistador, hubo de contar un episodio surrealista que el gran actor vivió en un pasado Festival de Cine de Cannes. Estando en una fiesta se cruzó con el director y productor Oliver Stone, quien visiblemente tambaleante por efectos del alcohol, quiso abrazarlo. Lo contuvo Darín como pudo, dada la envergadura del americano. Terció Brad Pitt, que pasaba por allí, y separó a los dos. Al poco rato, Ricardo, que ya había dado cuenta de varias copas de champaña, se reencontró con Oliver Stone, cuya cogorza iba en aumento. Se miraron a la cara y el realizador de Platoon hizo ademán de "querer meterle mano" y besarlo compulsivamente. Darín se zafó difícilmente de aquel acoso, pues también iba dando algún traspiés. Finalmente, no hubo necesidad de que interviniera de nuevo Brad Pitt y el argentino salió indenme de tan regocijante luego pero indeseada escena, que contaba divertido en ese espacio televisivo emitido en estos días en los que las cadenas tratan de ofrecer a sus audiencias programas de humor con los que ir superando la incierta situación que estamos viviendo encerrados en nuestras casas.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios