Menú

El día que Mike Tyson pilló a su mujer en la cama con Brad Pitt

El boxeador Mike Tyson estuvo a punto de romper la cara a Brad Pitt.

0
El boxeador Mike Tyson estuvo a punto de romper la cara a Brad Pitt.
Robin Givens y Mike Tyson | Gtres

Hay actores que han protagonizado sucesos en su vida personal más propios de un vodevil teatral. Y este que pasamos a contarles tiene su gracia. Por un asunto de cuernos, que es algo que en todo el mundo no es grato para el marido que encuentra a "su costilla" encamada con un desconocido. Es lo que le sucedió al entonces principiante en las lides cinematográficas Brad Pitt "haciendo el amor" con Robin Givens, a la sazón casada con el campeón mundial de los pesos pesados Mike Tyson. En seguida les contamos cómo el púgil negro no quiso estropearle la cara a quien sería llamado "el actor más sexy del momento".

Brad Pitt, insistimos en que por aquellas calendas era todavía un "mindundi" en el mundo del cine; no así, en notoriedad, un coloso del ring al que nada más verlo ya imponía con sus músculos y su mirada. El caso es que estaba en proceso de separación de Robin Givens pero legalmente era su esposo. Así es que cierto día acertó a regresar al nido hogareño para ir discutiendo algunos detalles sobre su futuro divorcio. Y al penetrar en el dormitorio encontró a un jovencito rubio metido en el catre con la citada Robin, en plan fogoso, refocilándose mutuamente. Mike Tyson se lo pensó dos veces aquel día infausto para él de 1988. Sorprendido también como es natural, Brad se incorporó, tapó sus partes pudendas, y en actitud compasiva imploró al campeón para que no le pegara porque no debía ser malpensado: lo que estaban haciendo Robin Givens y él era "repasar el guión de una película que iban a rodar juntos". Es lo que suele decirse en esos casos: siempre hay que negar. Tyson lo miró, Brad se escondió bajo las sábanas, el púgil pegó un portazo y se fue. Cuando le pareció oportuno relatar el incidente, siendo ya Brad Pitt un galán reconocido, Tyson dijo: "No le guardo rencor. En tal caso ya no estaría en el mundo de los vivos".

De haberle marcado la cara con unos cuantos puñetazos, al menos Brad Pitt nunca hubiera sido uno de los guapos más cotizados en el universo de Hollywood. Con cincuenta y seis años en la actualidad, este mozo de Oklahoma, con un patrimonio estimado en trescientos millones de dólares, rubio, ojos azules, metro y ochenta centímetros de estatura, ha tenido entre sus brazos a un sinfin de mujeres, entre las que únicamente vamos a reseñar las que por su condición de actrices son las más conocidas en nuestros pagos: Gwyneth Paltrow, a la que conoció cuando rodaban la película Seven, siendo amantes varias temporadas; Juliette Lewis y Julia Ormond. Las tres mil imaginarias mujeres que según Julio Iglesias, fantaseando, desfilaron por su cama, puede que sean, no tantas pero más que el cantante, las que en verdad ha tenido en su vida este golferas llamado Brad Pitt, al que no sé por qué, hay quienes lo confunden con otro Adonis llamado Leonardo di Caprio, que también reúne un buen historial amoroso.

William Bradley Pitt, que en principio estudió Periodismo y Publicidad, sin terminar la carrera universitaria, se marchó a Los Ángeles preparándose para ser actor. Las clases se las pagaba gracias a que en sus horas libres trabajó de camarero, chófer y hasta fue hombre-anuncio a las puertas del restaurante "El Pollo Loco". Pero ni aun con sus estudios de Arte Dramático y su atractivo lo contrataban. Llegada la hora de trabajar de "extra" y en breves cometidos ante las cámaras, no veía claro su futuro. Mucho menos cuando le dijeron que si seguía intentándolo el fracaso estaba cantado. No se amilanó el intrépido joven, que hasta llegó a anunciar los muy apreciados pantalones "Levi´s", lo que lo convirtió en un rostro familiar para muchos norteamericanos.

La suerte en el cine le fue cambiando tras intervenir en Dallas, donde empezó en 1987. Cuatro años más tarde despertó la curiosidad de los críticos, que alabaron el cuarto de hora que estuvo en pantalla como el "cow-boy" que haciendo auto-stop se sube en el coche ocupado por Thelma y Louise" Novio ratero de una de sus protagonistas, Geena Davis, alcanzó en 1992 una de sus primeras importantes actuaciones en El río de la vida, donde su director, el veterano Robert Redford, quiso utilizarlo como una especie de "alter ego". La lista que siguió años después en esa década de los 90 fue cuando logró el estrellato: Entrevista con el vampiro, Seven, Doce monos, para ya en el siglo XXI consagrarse en Ocean´s eleven, Troya, Señor y señora Smith…Cuatro veces candidato al "Óscar", por fin lo consiguió ya en los últimos tiempos por "Érase una vez en Hollywood, película que en 2019 y bien entrado este año logró importantes cifras de taquilla y estupendas críticas asimismo. Ganador de un "Óscar" ya no puede decirse sobre él que está en el cine únicamente por su espectacular físico.

jennifer-aniston-brad-pitt.jpg
Jennifer Aniston y Brad Pitt | Archivo

Pero entremos ahora en su vida sentimental, ilustrada con sus continuas aventuras como cotizado soltero. Conoció a la actriz Jennifer Aniston en 1988, convirtiéndose en encendidos amantes. Tanto se querían que él acabó proponiéndole el casamiento, lo que sucedió el 29 de julio de 2000, en ceremonia privada en Malibú. Por cierto que demandaron a la joyería Damiani Internacional por vender réplicas de su anillo nupcial. Fue en enero de 2005 cuando el propio Brad Pitt anunció a la prensa el divorcio. Tras aquel desencanto, ambos siguieron siendo buenos amigos, tanto es así que cuando tiempo atrás ella cumplió cincuenta años Brad Pitt estuvo a su lado ayudándola a apagar las velitas. Ahora bien, en su día él la abandonó porque ya estaba con Angelina Jolie, la atractiva hija de Jon Voight, una de las estrellas más cautivadoras de este siglo quien no ha dejado de dar escándalos al tres por dos. Una vez por declarar su condición bisexual, lo que negó más tarde. Y luego, sus continuas trifulcas con Brad, en medio de su obsesión por adoptar niños. Despertó por otro lado muchos sentimientos al saberse que se había sometido a una doble intervención de mastectomía, evitando así un cáncer mamario que presentía.

Si Angelina Jolie apareció en la vida sentimental de Brad Pitt, ella confesó algo muy discutible: que no había roto el matrimonio de éste con Jennifer Aniston y que por supuesto él no cometió adulterio alguno, alegando que precisamente su padre había engañado a su madre muchas veces, lo que no podía soportar como experiencia propia. Ya había firmado el divorcio Brad Pitt cuando aparecieron unas fotos de la pareja con su hijo Maddox durante un safari en Kenia. Documentos obtenidos en una playa que se vendieron por un importe de medio millón de dólares. Pero es que cuando nació su hija Shiloh Nouvel, "People" pagó por la exclusiva cuatro millones de dólares, que unidos a los tres y medio de "¡Hola!" y el dinero de otras publicaciones, el total por los derechos de reproducción de aquel material gráfico ascendió a diez millones de dólares, que el matrimonio destinó a obras benéficas. Ello da idea de la popularidad que despertaba el matrimonio en todo el mundo.

Después de unos años de vida en común, Brad y Angelina contrajeron matrimonio el 23 de agosto de 2014 en la finca que el actor había comprado al sur de Francia. La ceremonia tuvo carácter íntimo. Para entonces el hogar de la pareja se componía de seis retoños: tres propios y los restantes, adoptados, de varios países y razas. Daba la impresión Angelina que era toda una madraza, pero declaraciones de algunas de sus empleadas indicaban lo contrario: autoritaria, caprichosa en sus decisiones, mimando a los críos, sin un criterio ajustado a sus edades y a la razonable educación que precisaban. "Crecían como salvajes", apuntó una de ellas. Sólo cuando aparecía Brad, el padre, se imponía la cordura. Los Pitt vivían en Los Ángeles y en temporadas también en Nueva Orleans. Las continuas broncas entre el matrimonio aparecían en las páginas de la prensa mundial. En uno de esos periodos, Brad estuvo a merced de la bebida que tomaba compulsivamente: hubo de acogerse a unas sesiones en Alcohólicos Anónimos durante año y medio.

Y ya, al borde de la ruptura definitiva, tras once años de relaciones y sólo dos de matrimonio, Brad y Angelina anunciaron su separación. No quedó ahí la cosa: se cruzaban declaraciones ofensivas entre una y otro. Las de ella contenían mayor virulencia. Guerra que por fin acabó no hace muchos meses. En los archivos de la prensa rosa existen montones de reportajes acerca del mismo tema. Ya cansaba...

No obstante, rastreando el pasado de Brad Pitt hemos encontrado un par de perlas, entre otras. La vez que tuvo que maquillarse el trasero por necesidades de rodaje, Según su maquilladora, Jean Black, el culo del galán adolecía de ciertas marcas por el bronceado, y hubo de remediar los puntos más descoloridos con un maquillaje. Se trataba de que el actor apareciera en pelotas por detrás, ante las cámaras, con unos tonos igualados. Para deleite de sus millones de "fans"… Otra anécdota, con visos de incredulidad, es la que se difundió en 2009 cuando Pitt, entrevistado en un programa de máxima audiencia, Good morning América, sorprendió asegurando que Barack Obama y él eran parientes. Su insólita confesión era apoyada por una exhaustiva investigación de uno o varios supuestos expertos que llegaron a la conclusión de que un familiar de ambos, el policía de Virgia Edwin Hickman, fallecido en 1769 era antepasado del ex Presidente de color y el rubio galán. Muchos se lo creyeron. Y a nosotros nos parece que los aludidos, que ciertamente habían tenido algunos encuentros, debieron reirse a mandíbula batiente con ese "descubrimiento" que los convertía en parientes.

angelina-jolie-brad-pitt-crisis.jpg
Brangelina | Archivo

En cuanto a la vida sentimental de Angelina Jolie, se recuerda su matrimonio con Billy Bob Thornton, pero no se sabe de ningún otro amor tras su divorcio de Brad Pitt. Éste sí que no ha podido resistirse últimamente a los encantos de Alia Shawkat, actriz de treinta y un años, de ascendencia iraquí (un cuarto de siglo menor que él), a quienes les une entre otras aficiones, el interés por las Bellas Artes. Hay que recordar que el actor tiene auténtica pasión por la escultura. Durante el confinamiento, Brad la ha visitado en su domicilio en varias ocasiones. La revista "US Weekly" titulaba una reciente portada: "Nuevo amor, nueva vida", con los felices rostros de ambos.

Brad Pitt, que en cierta ocasión había anunciado que iba a retirarse pronto de sus actividades artísticas para dedicarse más a las gestiones de su productora Plan B Entertainment, vive ahora de nuevo muy ilusionado. Y ello se debe sin duda a la muy atractiva y seductora Alia Shawkat, que de aparecer en la serie de la televisión norteamericana Arrested Development ha incrementado en pocas semanas su popularidad por el interés de los lectores de las revistas que dan detalles periódicamente sobre este romance que, a lo mejor, podría acabar con la actual soltería del siempre admirado Brad Pitt.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios