Menú

La vida caótica de Nicolas Cage, que incluso ligó con Penélope Cruz

La propia vida de Nicolas Cage, que acaba de cumplir 60, daría para una película.

La propia vida de Nicolas Cage, que acaba de cumplir 60, daría para una película.
Nicolas Cage y Alice Kim | Archivo

Nicolas Cage acaba de cumplir 60 años, semanas atrás. Se trata de uno de los actores cinematográficos norteamericanos más prolíficos en las pantallas y muy contradictorio tanto por su errática y numerosa filmografía como por su vida personal. Podría ser él mismo protagonista de su propia historia, si se atreviera a llevarla al cine o la televisión. Al tiempo que se le considera un actor capaz de interpretar personajes de muy diversa catadura, en su mayoría de acción,l se le acusa de ser un hombre violento con algunas de sus mujeres. No tiene, por lo investigado, contención alguna cuando le ataca la ira y la emprende con el primero que trata de tranquilizarlo. Ha ganado millones, pero buena parte de su fortuna tuvo que perderla por culpa de sus cuatro divorcios. También por la mala gestión de un administrador, causa de que lo multaran al no cumplir con sus obligaciones fiscales. Por lo contado, la biografía de este personaje no está exenta de interés.

Hijo de un profesor de Literatura de origen italiano y una bailarina y coreógrafa de ascendencia alemano-polaca, nació en Long Beach, California, el 7 de enero de 1964. Sobrino de Francis Ford Coppola, el acreditado director y productor cinematográfico. Nicolás se preparó para ser técnico de telecomunicaciones, aunque al final se decidió por la interpretación; y para que nadie pudiera pensar que apellidándose Coppola iba a beneficiarse de la fama de su tío, optó por apropiarse del sobrenombre de un héroe del comic, Luke Cage.

lisa-marie-nicolas-cage.jpg
Con Lisa Marie | Archivo

Decíamos que ha intervenido en muchas películas, produciendo buena parte de ellas, a veces cuatro o cinco anualmente. Muchas noches y madrugadas he comprobado que en distintos canales siempre se emiten algunas. Se lo han reprochado los críticos de Hollywood, considerando que gran número de esa filmografía de Nicolás Cage es de baja calidad, de serie B. ¿Por qué este actor, capacitado para mayores empeños, persiste en la cantidad de sus trabajos y no seleccionándolos en pos de la calidad? Parece que sus necesidades económicas lo impulsan a tales despropósitos artísticos. No obstante podemos elegir algunos títulos que, al menos, funcionaron en taquilla y obtuvieron en general buenas críticas, a pesar de que haya cosechado también bastantes fracasos. De lo mejor de sus filmes, éstos: The Cotton Club, Peggy Sue se casó, Hechizo de luna, Leaving Las Vegas sobre todo, La Roca, Ghost Rider, La mandolina del capitán Corelli, cinta que le obligó a practicar ese instrumento musical. Pudo haber sido el protagonista de Superman. Ha prestado su voz a otros colegas suyos. No puede decirse que sea vago, todo lo contrario. Mas queda dicho que parece guiarse más por el dinero cada vez que emprende un rodaje. Por eso montó su propia productora.

Si alocada y dispersa ha sido esa abundante filmografía de Nicolás Cage, más o menos le ha ocurrido con sus amores. Sus matrimonios han sido un total fracaso, como otras relaciones que no acabaron en boda. Por el momento sigue con su quinta esposa, la japonesa Riko Shibata, con la que se casó en 2021. Dados los antecedentes de Nicolás, no nos atrevemos a predecir su futuro con ella.

Si nos remontamos a su pasado sentimental, la primera vez que fue padre de un niño llamado Weston fue con la llamada Christina Fulton, con quien se relacionó en 1988. No se casaron. Dejó la soltería siete años después cuando se enamoró de una prometedora actriz, Patricia Arquette, unidos desde 1995 hasta 2001. Ese último año, rodando La mandolina del capital Corelli, historia de un capitán italiano que bebía los vientos por una chica griega, se enamoró de la actriz que interpretaba ese personaje, nuestra compatriota Penélope Cruz. Fue un ligue relativamente corto, pero del que al menos sacó beneficio publicitario la hoy esposa de Javier Bardem.

renfield-nicolas-cage.jpeg
Como Dracula en la película Renfield | Universal

En 2002 también Nicolás dio la campanada con su boda más publicitada, al ser su mujer hija de Elvis Presley y Priscilla, Lisa Marie. Sucedía en 2002: su convivencia se quebró a los tres meses. Entablaron una disputa judicial para divorciarse, que duró dos años. La hija del rey del rock and roll sería todo lo frívola que se quiera, ya separada también antes del andrógino Michael Jackson, pero tampoco Nicolás Cage supo congeniar con ella, tan caprichosa como inestable jovencita.

No tardó mucho Nicolas en encamarse con una camarera de un bar de hombres solteros, de nombre Alice Kim. Se convirtió en su tercera esposa, quien le dio un hijo, al que pusieron por nombre uno muy original, el de Kal-El, como se llamaba el periodista Clark que, fuera de la redacción, se transformaba en el mítico Supermán del comic. Doce años duró su convivencia, a partir de 2004, la pareja que más le duró a nuestro seductor. Aparentemente eso puede significar que vivieron ese tiempo felices y comiendo perdices. Pero, asimismo nos consta el día que él le dio una tremenda paliza a Alice encontrándose en una tienda de tatuajes de Nueva Orleans, empujándola hacia la calle, golpeándola. Furioso la emprendió con mirones, conductores de coche que increpaban al actor y cuando llegaron las fuerzas del orden Nicolas Cage seguía sin aplacarse. Lo llevaron a una comisaría, su esposa ejerció su derecho a denunciarlo, luego se arrepintió, retirando la demanda. Seguía amando al maltratador de su marido. Siendo después su más breve relación la sostenida con su cuarta mujer, la maquilladora Erika Koike. El enlace lo perpetraron en Las Vegas. Nicolás celebró esa ceremonia muy alegre. Había "levantado el codo" más de la cuenta. Y cuando se disipó la borrachera comprendió que había cometido una de las estupideces más sonadas de su muy ajetreada existencia. A los cuatro días se separó de aquella prácticamente desconocida mujer, y en aquella capital del juego no les fue complicado divorciarse en ese 2019.

Nicolas Cage se fue a Japón, cuando acabó la pandemia del maldito Covid, a rodar una película. Y allí se volvió loco por una nipona llamada Riko Shibata. Contrajeron matrimonio en 2021 y se instalaron en Hollywood. Tuvieron una niña, de nombre August Francesca, tercera de los descendientes del actor.

En esa nómina amorosa de Nicolas Cage figuran otros nombres de ligues, novias, amantes circunstanciales, entre los que registramos algunos muy conocidos: Angelina Jolie y Jessika Parker, por ejemplo. También otras mujeres de menor entidad. Como la joven a la que en un festival de Viena quiso forzar, Vicky Park. Todas esas incidencias, y otras que no contamos, hicieron de Nicolás Cage un personaje indómito, que se excedía tomando alcohol y no mantenía con el sexo opuesto una conducta normal. Se aprovechaba de su notoriedad como actor para sus conquistas.

A España vino en 2018 para presentar una película de terror en el Festival de Sitges, bien acogida por el público. De su filmografía hay que anotar que varían mucho los géneros que ha cultivado.

Ha dejado dicho, para el día que le llegue su última hora, que sea enterrado en el mausoleo que adquirió hace tiempo en el cementerio de Nueva Orleans, de gran dimensión: tres metros. Con él, quiere que estén bajo tierra su colección de calaveras de animales exóticos. Por lo contado, habrán percibido que este actor que vemos tan frecuentemente en las televisiones no es un tipo cualquiera. Al respecto, un crítico, ignoramos por qué, lo definió como "el James Stewart marciano". Será, tal vez, porque lo situó como surgido de otra galaxia.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro