Menú

Manu Baqueiro lloró al acabar de grabar el final de 'Amar es para siempre'

Acaba Amar es para siempre después de una larga trayectoria iniciada en 2005.

Acaba Amar es para siempre después de una larga trayectoria iniciada en 2005.
Manu Baqueiro e Itziar Miranda. | Gtres

Concluye una de las series más longevas de la televisión en España, aquella que empezó llamándose Amar en tiempos revueltos y termina como Amar es para siempre. Se alteraron esos títulos por una razón muy sencilla: Televisión Española la estrenó con el primero de ellos en 2005, y así duró hasta 2012. Como quiera que esa cadena no quiso continuarla, cedió sus derechos para Antena 3, quien la reanudó, llamándose de la otra manera, a partir de 2013. Está previsto, si no hay cambios, que el último capítulo se emita el próximo 1 de marzo, con algunas sorpresas, que sus protagonistas han prometido no desvelar, que lo grabaron el pasado 26 de octubre.

El cómputo final de capítulos emitidos desde Amar en tiempos revueltos hasta su adiós en Amar es para siempre es de cuatro mil quinientos cuarenta. Sólo han sido tres los actores que han trabajado en las dos series ininterrumpidamente: José Antonio Pelayo Sayagués (en el papel de Pelayo), Itziar Miranda (como Manolita) y Manu Baqueiro, hijo del primero en la ficción, personificando a Marcelino. Como quiera que hace tiempo dedicamos un par de artículos a aquellos, lo hacemos hoy con este último. Los tres junto a sus compañeros de reparto más habituales, Anabel Alonso (Benigna) e Iñaki Miramón (Justo Quintero) se emocionaron al terminar la postrera grabación mencionada. Lo celebraron con todo el equipo artístico y, a más de uno, se le escaparon unas lagrimitas. Al fin y al cabo, nada menos que durante diecinueve años los más veteranos, formaron una muy unida familia.

Resulta que el tal "Marce", casi siempre detrás del mostrador de "El Asturiano" sirviendo croquetas o en la aledaña plaza de los Frutos es, en la vida real un amante de la gastronomía, y al punto tiene varios restaurantes de su propiedad en Madrid. Un socio suyo ha sido, o es, Carles Francino. Diríase, por su interpretación, que toda su vida la ha dedicado a ese oficio. Cuando la verdad es que ejerció dos años su carrera de abogado, entre 1999 y 2001, para convertirse en actor a partir de 2002, una vez que estudió Arte Dramático y se inscribió en un seminario en Inglaterra. Hasta que lo contrataron en 2005 para Amar en tiempos revueltos, estuvo practicando con papeles en cine y teatro, lo que ya como profesional también hizo, involucrándose en la realización de algunos cortometrajes.

amar-para-siempre.jpg
Con el reparto de Amar es para siempre | Archivo

Manuel Baqueiro López de Sa es madrileño, de cuarenta y cinco años, descendiente de una saga aristocrática. Una tía suya era marquesa de San Eduardo, título que se remonta a 1872, en la actualidad ostentado por un primo del actor. Mantuvo siempre Manu en el secreto esa circunstancia familiar, pero la reveló durante los programas en los que intervino en Máster Chef Celebrity 7, donde participaba Isabel Junot, marquesa. En dicho programa, una noche bien de forma puramente en tono de broma, o no, besó a otra concursante, Patricia Conde, de lo que algunos dedujeron que ambos estaban enamorados. No pudo atestiguarse luego si en verdad lo eran. Manu Baqueiro ha llevado siempre una vida discreta en asuntos sentimentales, de tal manera que únicamente se le ha conocido un noviazgo entre 2001 y 2003 con quien fuera Miss España, Lorena van Heerde. Quizás se haya dado el caso de que haya muchos telespectadores que lo crean "casado" en verdad con quien era Manolita, su "esposa" televisiva. Y por ello "padre" de ocho hijos.

Manu es hermano por parte de madre de Alfonso Bassave, actor asiduo también en series televisivas. Su popularidad en las dos series que nos ocupan, le han proporcionado lógicamente suficiente tranquilidad económica, al tener asegurado por la productora y los guionistas su personaje a lo largo de casi veinte años. Un chollo, si se tiene en cuenta que los actores españoles según declaraciones de algunos de ellos padecen crisis laborales que les afecta a un elevadísimo porcentaje. No le faltará trabajo, probablemente en el inmediato futuro, a Manu ni a otros de sus queridos colegas. La serie que ahora concluye les ha aportado suficiente notoriedad como para que resulten rentables en televisión, cine o teatro.

De sus aficiones, sabemos que practica varios deportes: en inviernos esquía y en verano va a Tarifa donde aprovecha las olas de su embravecido mar para el kitesurf, o bien en aguas gallegas navega. Y en cualquier época se monta en bicicleta. Imaginamos que por la calle es reconocido y se presta a los inevitables "selfies". Tiene buen carácter, dicen que es sencillo en el trato y haga lo que haga a partir de ahora será siempre recordado como "el Manu del Asturiano".

En Chic

    0
    comentarios