Menú

Cleopatra, el gran mito erótico de la Antigüedad

Con la colaboración de Luis Alberto de Cuenca, Ayanta y Eva se adentran en la figura de la reina más sensual de Egipto.

Chic
12

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Es Sexo de Todo: Cleopatra, un mito erótico de la antigüedad Es Sexo

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Es Sexo de Todo: Cleopatra, un mito erótico de la antigüedad" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tienes alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×
Liz Taylor como Cleopatra

En la SexTulia de esta madrugada, Ayanta Barilli y Eva Guillamón han hablado de uno de los mayores mitos eróticos y sexuales de la historia: Cleopatra.

Ayanta Barilli y Eva Guillamón han entrado de lleno en el mundo de los mitos y fantasías sexuales. El tema a profundizar durante la SexTulia ha sido la figura de Cleopatra como referente sueño sexual. Para adentrarse en la figura mitificada de la última faraona del Oriente Fértil, Ayanta y Eva han contado con la ayuda de Luis Alberto de Cuenca, poeta, académico y colaborador del programa de La Casa de Herrero.

A quien conocemos como Cleopatra de Egipto es en realidad Cleopatra VII, ya que no fue la primera en portar ese nombre. Luis Alberto resalta de ella su personalidad "particularmente cruel" tanto en su medio familiar como dinástico, ya que no se lo pensó dos veces para "eliminar a muchos de sus competidores al trono". Esta faceta agresiva por parte de Cleopatra quizás mitifique aún más su figura sexual. El experto explicó durante la tertulia que, aunque no sea un hecho conocido, Cleopatra era de origen griego, al enlazar el árbol genealógico de la dinastía ptolemaica con Alejandro Magno.

La mitificación de Cleopatra no es sólo cosa de los tiempos modernos. Ya en la Época Antigua era considerada una diosa sexual. Plutarco, historiador y ensayista de la Grecia Antigua, en sus crónicas manifestaba el hecho de que en realidad "su belleza consideraba en si misma no era tan incomparable para provocar asombro o admiración, pero su buen trato era tal que hacía la hacía irresistible". Plutarco añade que "su feliz personalidad dejaban en la mente un aguijón que penetraba en todos. Si Platón en sus estudios reconocía cuatro tipos de halagos, ella tenía mil".

Se habló de Cleopatra como una mujer inteligente de cabeza fría, que "tenía ganarse a los hombres más poderosos del Imperio romano". Como subrayaron Eva y Ayanta, "era una mujer rodeada, no de 100 hombres a quien practicar sexo oral, sino de ejércitos enteros". Cleopatra tuvo que aprender las artes de la políticas y también de la seducción, que, como se apuntó a lo largo del programa, "son a veces casi más importantes". Nuestro experto en el tema, Luis Alberto de Cuenca deja claro que es imposible saber a ciencia cierta el poderío sexual de la reina, al no haber escritos que detallen esos aspectos. Pero añade que entendemos que "fue frenética, ya que cautivó a los hombres más poderosos de la época, Julio Cesar y Marco Antonio". De los textos políticos antiguos se deduce que "Cleopatra era capaz de volver loco a cualquier romano".

Por su parte la voz de la calle lo tiene claro. "Cleopatra era una víbora", señala un entrevistado. Otros reconocen el fetiche sexual de Cleopatra y destacan que "fue la reina más seductora de Egipto". También es reconocido por la audiencia la fuerte personalidad de Cleopatra, que ha conseguido que su corte de pelo y su estilo dorado sean identificados directamente con ella para toda la posteridad.

Ayanta y Eva también quisieron resaltar la faceta política de la reina más sensual de Oriente. Cleopatra, lejos de lo que se pueda pensar, fue una dirigente dinámica con una intensa actividad legislativa para aplacar los escándalos de corrupción, tuvo también que devaluar la moneda para mejorar las exportaciones e incluso flexibilizó las leyes religiosas para beneficiar a sus ciudadanos.

Cleopatra, es evidente, sabía cuidarse, una mujer que "hacía muchas cosas y todas bien". Según Luis Alberto de Cuenca, era una mujer que recurría a todos los "aceites e instrumentos a su alcance para mantenerse guapa". El colaborador de esRadio aseguró en Es Sexo que "el encanto oriental que siempre ha emanado para los occidetnales se debe a que pensamos que allí, en Oriente, se hacen las cosas que no se hacen aquí. Pero en realidad ignoramos sus costumbres sexuales, sólo tenemos la imagen que nos ha prestado el cine, que la envuelven pero no ocultan las formas".

El mito de Cleopatra, aseguró, es el "caldo de cultivo para la imaginación erótica del occidental". Y mencionó como atributo más notorio su "nariz respingona irresistible, que es muy importante para las relaciones amorosas y fue lo que cautivó a Julio César y Marco Antonio".

Las obras artísticas más notables que han contribuído a dibujar el mito han sido, sin duda, la película de Hollywood... pero también la obra de William Shakespeare, Antonio y Cleopatra , que dibuja a partir de Plutarco la imagen de Cleopatra con todas las características que nos las entregarán en nuestro imaginario hasta que Occidente deje de existir.

Y de ahí, el programa saltó a analizar la película Cleopatra, que nos entrega una mujer pequeñita, como Liz Taylor, con esos ojos indescriptibles. Dirigida por Mankiewicz en 1963, protagonizada por una Elizabeth Taylor en un momento de "extrema belleza", dijo Ayanta.

En Chic

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Sánchez dispara el coste de las hipotecas: los clientes ya pagan más que antes
    2. Así es como Podemos quiere boicotear tus compras del Black Friday
    3. El Supremo rechaza que una mujer indemnice a su exmarido por ocultarle que no era el padre de su hijo
    4. Opazo llama a los españoles a manifestarse masivamente el 1 de diciembre en Madrid
    5. Desagradable pelea de Isabel Pantoja con una pescadera: "¡Voy a denunciar a la feona esa!"
    0
    comentarios

    Servicios