Menú

El lado masculino del 'vintage'

Sin perder la delicadeza y el romanticismo del clásico vintage, podemos darle un tono más masculino y moderno.

0
Sin perder la delicadeza y el romanticismo del clásico vintage, podemos darle un tono más masculino y moderno.
Un salón vintage | Flickr/Ryan Tansey

Que no se espanten los hombres cuando la mujer decide decorar la casa al estilo vintage. Más de uno se escandalizará pensando en lo cursi y en tonalidades pastel de rosa y lavanda… Pero, ¿qué hay del azul, verde, gris y beige? Incluso el marrón puede ser el complemento ideal para el contraste del estilo que proponemos: el estilo vintage masculino.

Sin perder la delicadeza y el romanticismo del clásico vintage, perfectamente podemos darle a cada habitación un toque masculino para que todos estén conformes. Si nos centramos en el salón, es tan sencillo como disponer toda la decoración en torno al foco principal que será el sofá.

Este puede ser de un tono suave como el beige o gris pero, si nos atrevemos, podemos optar por un sofá tipo chéster de piel marrón chocolate, incluso algo viejo y desgastado. Sin duda, le dará mucha personalidad a la sala sin rozar lo cursi pero sin perder el aire antiguo del vintage. Y lo mejor será continuar esta línea en las butacas de su alrededor incorporando, por ejemplo, un toque industrial con hierros y aceros (incluso oxidados) o madera con los asientos de cuero o fibras naturales.

Junto al marrón, podemos seguir jugando con otras tonalidades más neutras nuevamente, como el gris, el beige, el caqui… incluso algunos estampados en las telas a base de rayas o motivos florales. El lugar perfecto en el que plasmar estos colores será en las telas de los cojines, las mantas, las cortinas y las alfombras. Aunque no debemos olvidar las paredes, donde podemos optar por el blanco, el gris, el beige, incluso por el negro; siempre dependiendo de cómo combinamos el resto de elementos.

El toque industrial se prolonga también hasta las lámparas aunque, si no queremos perder todo el romanticismo del vintage, podemos utilizar bonitas lámparas de araña decoradas con cristales y pintarlas de blanco o algún tono claro que combine con la atmósfera que estamos creando.

El hierro y el acero lo podemos compaginar también con la madera. Será una apuesta segura si lo reflejemos en las estanterías, en los marcos de las ventanas y en las mesas. Pero otra opción es trasladar la madera a objetos decorativos como son los baúles, piezas clave en un estilo vintage más masculino, que como siempre puede depender y variar según el color del que se pinte.

Otros objetos vintage que completarían nuestra habitación serían los relojes antiguos, viejas cámaras fotográficas, libros desgastados y cuadros formados, por ejemplo, de viejas fotografías y mapas. Aunque no queremos olvidar que se puede respirar aire femenino en esta decoración, así que los cuadros pueden decantarse por un estilo más romántico.

Sin embargo, la guinda del pastel en este estilo vintage masculino combinado con lo femenino está en decorar los rincones con plantas que mezclen su verde con el marrón del resto de los elementos y colocar sobre las mesas preciosos jarrones de flores frescas, o secas si no queremos estar cambiándolas a menudo.

Los mismos patrones se pueden seguir siempre en todas las demás habitaciones. Simplemente hay que recordar establecer bases masculinas como los colores tierra, la madera y el hierro, y luego jugar con las telas y otros elementos decorativos. Así que no, no hay que temer a mezclar estilos porque el vintage abarca lo masculino y lo femenino, junto o separado.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD