Menú
Katy Mikhailova

Núcleo irradiador: tu culo, su culo

Yo errejoneo, tú errejoneas, él errejonea, nosotros errejoneamos, y ellos se parten de risa.

Katy Mikhailova
0
Yo errejoneo, tú errejoneas, él errejonea, nosotros errejoneamos, y ellos se parten de risa.
Moda de verano | Cordon Press

Las tendencias para esos tejidos que esconden los encantos de la fémina durante estos meses calurosos se rigen por los caprichos de los entes poderosos de las grandes multinacionales capitalistas que idearon la indumentaria para romper la igualdad del demos. En este nuestro período estival el azul celeste pepero se funde y se confunde con el naranjita ciudadanos, enterrando nuestro morado república, en los singulares trajes de baño de dos piezas. Las formas geométricas que componen las mismas no son más que una reminiscencia de aquellos 60 infelices y despóticos años a caballo entre la oscuridad y la luz, y la incertidumbre del devenir de la política y la estética controlada por ésta.

Así pues, el populus acoge esta tendencia obligado por la enajenación a causa de la frialdad del oro y de la seducción de los laterales de los michelines y las cartucheras. El núcleo irradiador e irradiante no es sino vuestro pandero engrandecido y endiosado por el recelo hacia la Kardashian y la madre que la parió, y alguna que otra hamburguesa de más. Hablando de parir, toda mujer debería por ley de la naturaleza y de la misteriosa ciencia tener la libertad de interrumpir voluntariamente la ingesta de chocolate por las mañanas. Empero, manifiesto co… convencid@ que esta nuestra moda, para esos 40 grados sobrevividos durante este final de la semana y de parte de nuestra efímera e insignificante existencia, va a reconducirnos al abismo de la vanidad entre el núcleo irracional y la seducción de los gilipollas.

CONCLUSIÓN. Este verano se llevan los bikinis con estampado en formas geométricas y de color fosforito. La extremada delgadez por desgracia sigue imperando, aunque los traseros voluptuosos poco a poco van cogiendo protagonismo. Las dietas son el pan - y nunca mejor dicho- de cada día. Ahora repitan conmigo. Yo errejoneo, tú errejoneas, él errejonea, nosotros errejoneamos, vosotros errejoneáis y ellos se parten de risa. ¡Feliz fin de semana!

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios