Menú

El miedo a estar gordo es una de las mayores estupideces que observo en la televisión.

Katy Mikhailova
0
El miedo a estar gordo es una de las mayores estupideces que observo en la televisión.
Terelu se come una porrra | Mediaset

La Gordofobia manifestada por las Campos -que continuó en su segunda entrega el pasado jueves- sigue dando titulares y corrompiendo, en mayor o menor medida, a las nuevas generaciones que se alimentan de Telecinco e interpretan que tener kilos de más es un gravísimo error que anula la felicidad de cualquiera.

El miedo a estar gordo es una de las mayores estupideces que observo en la televisión. Centrarse de esta manera en el tema y que tu vida gire en torno a los kilos de más o de menos que tiene una es para hacérselo mirar, pero no con un nutricionista: hay que acudir a un psicólogo o a un coach.

Tengo un amigo vasco, propietario de una cadena de restaurantes en Madrid, que está detrás de la venta de un Rubens. Cabe reflexionar sobre las mujeres gruesas, rollizas, rellenitas o llámalo ‘X’.

Estar gordo -que no serlo- no es el peor de los males que le puede pasar a una mujer. Es una pena que una gran parte de la sociedad tenga esa fobia a coger unos kilos de más. Estar gordita o simplemente con unos kilos de más —aunque ¿quién decide cuántos kilos de más o de menos son los ideales?— no es más que una manifestación de una constitución o de unos hábitos abundantes.

Temer a estar gordo es tan estúpido como temer a estar solo en casa con las luces apagadas, corriendo del dormitorio al baño como si alguien fuera a atacarte por la espalda. Y es que la gordura tiene remedio si uno así lo desea.

Me parece cuanto menos patética la actitud de Terelu Campos, más si tenemos en cuenta que esta influyendo de muy mala manera en jovencitas que al ver la reacción de la presentadora se replantean adónde van con esas figuras.

También me interesa reflexionar sobre el término "gorda" y su connotación peyorativa en el imaginario social colectivo en España -algo que no ocurre en América Latina-. Decir gordita en vez de gorda hace que parezcamos más políticamente correctos. Y si en lugar de decir gordita, empleamos el término rellenita o mujer con curvas, la cosa mejora aun más. ¿Por qué ser gorda es casi una ofensa en tanto que gordo es una mera realidad? No veo nada malo en ser gorda, siempre cuando esto no afecte a la salud.

La Gordofobia es un mal que acecha a nuestra sociedad desde un enfoque muy distinto. Ya no es la "filio-delgadez" sino es la gordofobia, el miedo a estar gordo. Miedos que, analizados, no son más que una pamplina elaborada por una mente llena de estupideces que se basan en personajes como Terelu Campos, cuya mayor preocupación es verse en el espejo y no reconocerse a sí misma. Pues, déjeme que le diga, señora Campos, empiece por eliminar todas esas guarrerías que se zampa en los platós de Telecinco y quéjese un poco menos. No hay mayor virtud y elegancia que el convivir en silencio con un complejo que debería dar vergüenza manifestar públicamente, cuando convivimos con múltiples desgracias que, de padecerlas la colaboradora de Sálvame, no tendría tacones de manifestar con tanta frivolidad.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios