Menú
Katy Mikhailova

Macné, tacones y ruina

Bienvenidos a tiempos del mascné, o el acné qeu sale debido al uso de mascarillas.

Katy Mikhailova
0
Bienvenidos a tiempos del mascné, o el acné qeu sale debido al uso de mascarillas.
Moda y mascarillas | Cordon Press

El mascné aterriza para quedarse. Así que la ‘Nueva Normalidad’ en la que seguimos sobreviviendo trae también ‘nuevos términos’ como este que les menciono, que hace referencia al acné que sale debido al uso de las mascarillas. Los expertos hablan de la falta de transpiración, de la humedad generada en la zona, el sudor y el calor generado por la mascarilla, la continua fricción de la misma con la piel como causas principales: yo añado, además, la higiene que brilla por su ausencia, frente a un producto que ha venido impuesto, nada cómodo, y que debe lavarse con cada uso o sustituirse por una nueva mascarilla. La ansiedad también ayuda al mascné. Y desde luego la ansiedad y el estrés que sufren los propietarios de comercios de moda y todas las personas que están al frente de este sector, porque se avecinan tiempos de curvas, y nunca mejor dicho, son razones de sobra para entender la aparición del macné. 

Las empresas de moda no se recuperarán hasta 2022, debido a esta pandemia y a la penosa gestión política y empresarial de la misma. Y es que tal como publica la décima edición del Barómetro Veepee-Modaes.es de Empresas de Moda en España, tres de cada cuatro compañías estiman que el impacto de la crisis del Covid en el sector de la moda ha sido mayor al del conjunto de la economía.

Este informe, elaborado a partir de declaraciones de 300 empresas españolas del sector textil y complementos, apunta a que, para recuperar los datos de consumo anteriores a la crisis del Covid-19, un 66% de tales empresas sitúan la “recuperación” en 2022 como muy pronto. A esto le sumamos los datos del ICEX, que estiman que las exportaciones de moda española ha visto una reducción del 15% interanual (hasta julio). Y es que según el informe de Boston Consulting Group, mientras en Europa y los Estados Unidos la industria de lujo se ve en peligro de “extinción” (o parón), en China ha vuelto a aumentar un 30%, lo que determina que los chinos han vuelto a su mentalidad anterior al Covid 19 de consumo agresivo. 

A estos datos tan abstractos y aburridos, a la par que demoledores, le añado que el consumo del tacón también ha bajado. Los expertos hablan de una caída del 15%. La ausencia de fiestas, el cierre de tiendas, la crisis económica y los erte que no llegan, podrían ser las razones más evidentes. De lo que no tenemos datos es de si, aun sin comprar tacones, se ha seguido optando por los que ya tiene una en su armario. Algunos sociólogos apuntan a que esta situación ha creado una mayor tendencia a elegir la normalidad y sencillez diaria, siendo el calzado plano más cómodo.

Y esto solo acaba de empezar. Y mientras tanto, que el confinamiento me “pille” en Las Rozas, que aquí todavía podemos hacer algo de vida normal. Puede que hasta me vaya a dar una vuelta por Las Rozas Village, para contribuir al sector, y porque en cualquier momento nos prohibirá incluso eso. Dicen que en los periodos de entreguerras la mujer se liberó (de encajes y corsés): con esta pandemia, dan ganas de recuperarlos.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios