Menú

Qué alimentos protegen del sol

Protegernos del sol y conseguir un bronceado saludable es posible por cremas solares y alimentos. Algunos ayudan a preparar la piel previamente

Protegernos del sol y conseguir un bronceado saludable es posible por cremas solares y alimentos. Algunos ayudan a preparar la piel previamente
jugo de zanahoria, vasos, beber | Pixabay/CC/Couleur

La llegada del verano y el buen tiempo hace que nuestra piel esté más expuesta al sol y antes de que esto suceda hay una serie de factores y consejos que debemos tener en cuenta para cuidar y proteger nuestra piel, y la alimentación puede ayudarnos a ello.

De hecho, de cara a enfrentarnos a las jornadas de sol y calor, no todo son fotoprotectores, gafas de sol, sombreros y ropas de lino. En verano podemos añadir un plus a nuestros cuidados frente al sol, que van más allá de las medidas convencionales que todos conocemos. Además es importante que estos cuidados empiecen por lo menos un mes antes de iniciar la exposición al sol de manera prolongada.

¿Qué podemos hacer además de protegernos externamente? Pues muy sencillo, simplemente debemos adaptar nuestra alimentación ya que esta tiene un papel clave para protegernos del sol y lucir un bronceado saludable. Hay que destacar que es fundamental seguir una dieta enfocada a la fotoprotección de la piel, esto debe hacerse todo el año pero con más hincapié en épocas de sobreexposición al sol. Para ello es fundamental no olvidar una serie de nutrientes.

¿Cómo podemos hacerlo de manera efectiva? La clave está en incorporar a la dieta alimentos que ayuden a regular la producción de melanina, una sustancia natural que le da color al cabello, la piel y el iris del ojo, y que nos protege de la radiación solar. Está producida por unas células llamadas melanocitos que se encuentran en la epidermis.

Para entrar un poco en contexto hay que explicar la importancia de protegerse frente a los rayos solares. Antes de nada hay que saber que los rayos solares son necesarios para la síntesis de vitamina D, esencial para el organismo humano. Pero en exceso, los rayos solares (radiación ultravioleta) pueden ser muy perjudiciales ya que pueden quemar la piel y, con el tiempo, reducir su elasticidad, provocar envejecimiento prematuro e incluso provocar cáncer.

En la capa exterior de nuestra piel hay células que contienen melanina. La melanina, es un pigmento que protege nuestra piel de los rayos ultravioleta del sol. El bronceado tiene lugar porque la exposición a la luz solar hace que la piel produzca más melanina y se oscurezca. Ese tono oscuro se va desvaneciendo a medida que estas células llegan a la superficie y se caen. Por esto, las personas con poca melanina se queman muy fácilmente.

Ahora que ya conocemos que la alimentación es importante también para protegernos del sol y hemos conocido el por qué hay que exponerse al sol siempre con protección vamos a conocer cuáles son los alimentos que nos ayudan en esa protección.

Alimentos que protegen la piel

  • Calabaza

Su contenido en betacarotenos la convierte en un alimento perfecto frente al sol. Este nutriente se considera uno de los más importantes elementos precursores de la vitamina A y por ello se le conoce también como pro-vitamina A. Ayuda a mantener la piel sana, evitando los daños de la radiación.

  • Coliflor

Contiene vitamina C, que trabaja con la fotoprotección natural de la piel, ayudando a equilibrar la respuesta inflamatoria del cuerpo y a los mecanismos antioxidantes.

  • Cítricos

Una de las fuentes principales de vitamina C son las frutas cítricas tales como el pomelo, la naranja, la mandarina, el limón o la lima. Esta vitamina es imprescindible para la síntesis de colágeno, responsable junto a la elastina de la firmeza y la elasticidad de la piel, que se resienten frente al sol.

  • Espinacas

Las espinacas son una fuente buenísima de ácido ascórbico, es decir, vitamina C, activo preventivo del envejecimiento de la piel.

  • Marisco

En el marisco está presente de forma natural la coenzima Q10, que es el primer antioxidante en degradarse en la piel por la acción del sol. De ahí la importancia de tomar alimentos que la contengan.

  • Albaricoques

Junto a los melocotones, los albaricoques aportan carotenoides que, según numerosos estudios, absorben los rayos UV para proteger la piel de los eritemas solares. Los carotenoides son probablemente los más eficaces en la
neutralización del "oxígeno singlet", causante de la formación de radicales libres.

  • Granada

La granada es rica en polifenoles, cuya principal misión es plantar cara a los radicales libres, responsables del envejecimiento.

  • Salmón

El salmón (fresco o ahumado) es un alimento muy completo para el cuidado de la piel, ya sea en circunstancias normales o expuesta al sol. Este pescado es además un buen aliado para problemas dermatológicos como rosácea, psoriasis y colabora en la prevención del cáncer de piel.

  • Pimientos

Los pimientos son un alimento que favorece el bronceado. También rico en betacarotenos, antioxidantes que se depositan en las células adiposas y favorecen que los melanocitos (responsables de la producción de melanina) funcionen correctamente.

  • Zanahorias y tomates

La zanahoria aporta vitamina A, que contribuye al sostén, crecimiento y restauración del tejido cutáneo. Además, ambos contienen carotenoides, compuestos con capacidad antioxidante que absorben la radiación ultravioleta y nos protegen.

Otros alimentos ricos en carotenos son albaricoques, mango, sandía, hortalizas de hoja verde (espinacas, acelgas) o pimiento rojo.

  • Frutos rojos

Arándanos, cerezas, grosellas o frambuesas entre otros, son alimentos cargados de antioxidantes, entre ellos la Vitamina C y polifenoles, que inhiben el daño de los radicales libres causados por una exposición continuada al sol.

Además, la vitamina C participa en la formación de colágeno y elastina, necesarias para mantener la piel firme y con buen aspecto.

  • Aceite de oliva

Su alto contenido en vitamina E, antioxidantes y ácidos grasos monoinsaturados, representan una combinación perfecta para proteger tu piel desde dentro facilitando la regeneración celular mientras inhiben el daño oxidativo y además previenen la inflamación.

  • Frutos secos, semillas y pescado

Alimentos como las nueces, la chía, el lino, las sardinas o el salmón contienen Omega-3. Los ácidos grasos Omega-3 intervienen en los mecanismos de inflamación protegiendo la piel. Incluye estos productos en tu dieta y notarás sus beneficios.

  • Aguacate y frutos secos

Alimentos con vitamina E, que previene el daño de los radicales libres, es antiinflamatoria y mejora la capacidad de la piel para actuar como barrera de protección. Además, nos va a ayudar a reparar la piel después de haber tomado el sol.

  • Té verde

Importante fuente de diversos polifenoles con efectos beneficiosos para la piel. Un té verde helado es una manera muy refrescante de aprovechar los beneficios de esta planta en esta época.

  • Chocolate (al menos 60% cacao)

Presenta un elevado contenido de flavonoides, potentes antioxidantes, que mejoran la capacidad de las células para repararse ante las quemaduras.

Temas

En Chic

    0
    comentarios