Menú

¿Cómo se expulsa el azúcar del cuerpo?

El azúcar es necesaria para el cuerpo, pero no la blanca de mesa. ¿Cómo se encarga de eliminarla? ¿Qué hacer para reducirla?

El azúcar es necesaria para el cuerpo, pero no la blanca de mesa. ¿Cómo se encarga de eliminarla? ¿Qué hacer para reducirla?
sangre, células, rojo | Pixabay/CC/qimono

El azúcar en el organismo es necesaria en cierta parte, pero en exceso es mala. Hay que tener en cuenta que el control natural del azúcar en sangre es muy complejo y puede desequilibrarse cuando uno tiene diabetes. Por ello, es importante comprender lo que se supone que tiene que pasar en el cuerpo, y cómo se regula el azúcar en sangre. El cuerpo humano tiene una maquinaria compleja y fascinante para gestionar la energía que obtiene de los alimentos, siendo el azúcar en forma de glucosa uno de sus combustibles primarios. Sin embargo, un exceso de azúcar en la sangre puede ser perjudicial, desencadenando mecanismos para expulsar o reducir sus niveles. La manera en que el cuerpo maneja este exceso involucra varios procesos interconectados, principalmente regulados por el páncreas, el hígado, los riñones y los músculos.

Cuando se consumen alimentos ricos en azúcares, estos se descomponen en glucosa, fructosa y otros monosacáridos durante la digestión, los cuales son absorbidos en el intestino delgado y entran al torrente sanguíneo. El aumento de la glucosa en sangre tras una comida señala al páncreas para que libere insulina, una hormona que actúa como una llave permitiendo que la glucosa entre en las células del cuerpo, donde se utiliza como energía o se almacena para uso futuro. Este es el principal mecanismo de "expulsión" del azúcar de la sangre: su conversión y almacenamiento.

La insulina es el principal regulador del azúcar

La insulina funciona como una llave que permite al azúcar en sangre ingresar a las células para que éstas la utilicen como energía. Pero, cuando el nivel de azúcar en sangre es elevado, el cuerpo no puede transportar la glucosa a las células, aumentando el riesgo de sufrir diabetes. Cabe señalar que los niveles de azúcar en sangre pueden fluctuar por muchas razones, incluso dentro de un mismo día.

  • Elección de alimentos
  • Falta de actividad física
  • Deshidratación
  • Cierto consumo de medicamentos, como esteroides
  • Dosis insuficiente de la medicación u omisión
  • Enfermedades como infecciones, lesiones o cirugías
  • Estrés
  • Cambios hormonales

Hay que tener en cuenta también que esta hormona es fabricada por las células beta y liberada continuamente hacia la corriente sanguínea. Las células beta se encuentran en el páncreas, que es un órgano detrás del estómago. Los niveles de insulina en la corriente sanguínea se calibran cuidadosamente para mantener la glucosa en sangre justo en la medida correcta. Los niveles altos de insulina impulsan al azúcar fuera de la corriente sanguínea, hacia el músculo, grasa y células del hígado, donde se almacena para uso futuro. Los niveles bajos de insulina permiten que el azúcar y otros combustibles se liberen nuevamente hacia la corriente sanguínea.

Durante la noche y entre las comidas, los niveles de insulina en la corriente sanguínea son bajos y relativamente constantes, algo que permite al cuerpo aprovechar sus fuentes de energía almacenadas, principalmente glucógeno y grasa, y también liberar azúcar y otros combustibles del hígado. Esta insulina durante la noche o entre las comidas se denomina insulina de fondo o basal. Pero, cuando se come, la cantidad de insulina liberada desde el páncreas, hace un pico rápidamente. Esta explosión de insulina que acompaña el comer se llama insulina de bolo. Después de una comida, los niveles de azúcar en sangre llegan a un pico menor de 140 mg/dl y luego caen nuevamente al nivel de la línea de base, previa a la comida. Los niveles altos de insulina ayudan al azúcar a salir de la corriente sanguínea y a almacenarse para uso futuro.

¿En qué consiste tener un exceso de azúcar en sangre?

La concentración de glucosa en sangre es la cantidad de glucosa que contiene la sangre. La glucosa es un azúcar que procede de los alimentos y también se forma y se almacena dentro del cuerpo. Es la principal fuente de energía de las células del cuerpo, y se transporta a todas y a cada una de esas células a través del torrente sanguíneo.

Hiperglucemia es la palabra médica que se usa para referirse a concentraciones altas de azúcar en sangre. La hiperglucemia ocurre cuando el cuerpo no puede fabricar insulina (diabetes tipo 1) o bien cuando no responde adecuadamente a la insulina (diabetes tipo 2). Hay que recordar que el cuerpo necesita insulina para que la glucosa contenida en la sangre pueda entrar en las células del cuerpo, que la utilizan como fuente de energía. Hay que recordar que la hiperglucemia puede dañar los vasos sanguíneos que llevan sangre a órganos vitales, lo que puede incrementar el riesgo de enfermedades de corazón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades renales, problemas en la vista y problemas neurológicos. Estos problemas no suelen afectar a niños ni adolescentes que hace pocos años que padecen una diabetes, pero pueden aparecer en la etapa adulta en algunas personas con diabetes.

¿Cuáles son los signos de una concentración alta de azúcar en sangre?

  • Orinar mucho: los riñones funcionan expulsando la glucosa sobrante a través de la orina. Las personas con hiperglucemia necesitan hacer pis más a menudo y en mayores cantidades.
  • Beber mucho: debido a que se está perdiendo mucho líquido a través del pis, se suele tener mucha sed.
  • Perder peso a pesar de no haber perdido el apetito: si no hay suficiente insulina para ayudar al cuerpo a utilizar la glucosa, este tendrá que descomponer el músculo y la grasa almacenada en un intento de proporcionar combustible a las hambrientas células.
  • Estar agotado: puesto que el cuerpo no puede utilizar adecuadamente la glucosa como fuente de energía, la persona se puede sentir inusualmente cansada.

El hígado almacena y también produce azúcar

El hígado actúa como la reserva de glucosa del cuerpo, y ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre circulante y otros combustibles del cuerpo parejos y constantes. Pero, además, el hígado almacena y fabrica glucosa dependiendo de la necesidad del cuerpo. La necesidad de almacenar o liberar glucosa es señalada principalmente por las hormonas insulina y glucagón. Hay que saber que, durante una comida, el hígado almacenará azúcar, o glucosa, en forma de glucógeno para un momento posterior cuando el cuerpo lo necesite. Los altos niveles de insulina y los niveles de glucagón suprimidos durante una comida promueven el almacenamiento de glucosa como glucógeno.

Pero además, cuando no se está comiendo, especialmente durante la noche o entre comidas, el cuerpo tiene que fabricar su propia azúcar, por ello, el hígado suministra azúcar o glucosa al convertir glucógeno en glucosa en un proceso llamado glucogenólisis. Pero no solo eso sino que el hígado también fabrica otro combustible, las cetonas, cuando hay poco suministro de azúcar…. Cuando está bajando el almacenamiento de glucógeno del cuerpo, éste comienza a conservar los suministros de azúcar para los órganos que siempre requieren azúcar. Estos incluyen: el cerebro, los glóbulos rojos y partes del riñón. Para suplementar el suministro limitado de azúcar, el hígado fabrica combustibles alternativos denominados cetonas, provenientes de las grasas. Este proceso se llama cetogénesis y la señal hormonal para que comience la cetogénesis es un nivel bajo de insulina. Los músculos y otros órganos corporales queman cetonas como combustible y se guarda el azúcar para los órganos que la necesitan.

Pero no solo el hígado sino que los riñones también contribuyen a la regulación de los niveles de azúcar en sangre. Cuando estos niveles son excesivamente altos, los riñones pueden filtrar parte de la glucosa del torrente sanguíneo y excretarla en la orina, aunque este mecanismo solo se activa cuando los niveles de glucosa en sangre son particularmente elevados, como en condiciones de diabetes no controlada.

¿Qué se puede hacer para ayudar a manejar los niveles de azúcar en la sangre?

Las decisiones que se tomen sobre el estilo de vida a menudo pueden ayudar a manejar los niveles de azúcar en la sangre. Por ello, acciones como tener una alimentación saludable con muchas frutas y verduras, mantener un peso saludable y hacer ejercicio con regularidad puede ayudar. Otros consejos para controlar el nivel de azúcar en la sangre incluyen:

  • Mantener un registro de los niveles bajos de azúcar en la sangre.
  • Comer en horarios regulares y no saltarse comidas.
  • Escoger alimentos bajos en calorías, grasas saturadas, grasas trans, azúcar y sal.
  • Manejar el peso y controlar el nivel de azúcar en la sangre.
  • Contar la cantidad de carbohidratos que consumes al día.
  • Aumentar el consumo de fibra.
  • Beber agua en lugar de zumos o refrescos.
  • Limitar el consumo de alcohol; beber demasiado alcohol puede causar niveles bajos de azúcar en la sangre.
  • Para darse un gusto con algo dulce, escoger fruta en lugar de golosinas.
  • Controlar las porciones, por ejemplo, servirse un cuarto del plato con carne u otras proteínas, un cuarto con alimentos con almidón y la mitad con verduras sin almidón.
  • Realiza actividad física regularmente.
  • Controla el nivel de estrés (positivo y negativo).

En Tecnociencia

    0
    comentarios