Menú

El magno centenario cultural

Dentro de un año se empezarán a celebrar los fastos del IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes y William Shakespeare.

Amando de Miguel
2

Dentro de un año se empezarán a celebrar los fastos del IV centenario de la muerte de los dos escritores más influyentes del mundo: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Fallecieron el mismo día de sus respectivos calendarios: un 23 de abril. Bien es verdad que, en la práctica, esa fecha estaba separada por 11 días. Por una vez nos adelantamos a los acontecimientos. En LD estamos atentos a una celebración tan extraordinaria.

De momento, se acaba de constituir el germen de lo que puede ser una comisión no oficial para celebrar tan magno acontecimiento. La constituyen dos personas: José Enrique Gil-Delgado y un servidor. Los dos somos quijotistas, aunque yo más bien de la rama pancista. Además, el de Burgos es un eminente shakespiriano. Acaba de publicar un libro originalísimo, una especie de fabulación documentada: "…Y Shakespeare leyó el Quijote". Su tesis coincide con la mía: don Guillermo y don Miguel se conocieron y se apreciaron. La prueba objetiva es que el bardo inglés leyó el best-seller del momento, el Quijote. Del cual extrajo tema para una obra de teatro, Cardenio, que desgraciadamente se perdió después de representarse en Londres. El libro de Gil-Delgado describe los pormenores de esa pérdida y del donoso encuentro que tuvieron los dos escritores en Valladolid. Mi tesis es que se habían visto antes en Madrid en 1605 con ocasión de los festejos por el bautizo del que habría de ser Felipe IV. Lo he documentado en mi Sociología del Quijote. La indeterminación de tales encuentros va mucho con los personajes, ambos interesados en ocultar sus respectivas biografías. Don Guillermo fue seguramente de familia católica y don Miguel de familia de marranos o conversos del judaísmo. Aun así, sigue siendo un misterio por qué se escondieron tanto. Aunque Shakespeare fue dramaturgo y Cervantes novelista, los dos quisieron ser sobre todo poetas. Los sonetos de ambos son imperecederos.

La novela de Gil-Delgado nos relata una biografía imaginada de Shakespeare en torno a sus relaciones con Cervantes. Cuida mucho los decorados naturales, los detalles del paisaje y hasta el lenguaje, intencionadamente arcaico en ocasiones. Debería convertirse en una serie de televisión como parte de las honras del IV centenario. Me adelanto en esta seccioncilla a proponer la iniciativa. Precisamente el libro de nuestro autor ha sido prologado por Federico Trillo, embajador español ante la Corte de San Jaime, quien es también shakespiriano. Incorporado queda a la Comisión. Está abierta a todos los que profesen alguna querencia por don Miguel o don Guillermo.

Gil-Delgado practica la elegancia de editar su obra en formato electrónico con algunos ejemplares de papel para los amigos. Yo he hecho eso mismo con mi relato Amores septuagenarios. Puede que se convierta en el formato predominante del futuro. Gil-Delgado es, además, profesor de inglés y políglota, algo que deja en suspenso a sus compatriotas. Solo una persona así podría presidir la Comisión que digo. No debería ser oficial ni diplomática, sino formada por pecheros y aficionados a las Letras. Tampoco se excluyen a los funcionarios, políticos o emprendedores, sobre todo si proporcionan las munificentes ayudas que se van a necesitar. Lo fundamental es que no graven los presupuestos públicos. Voy a invitar a Ángel Martínez de Lara, un cervantista que anda ahora por tierras americanas celebrando el IV centenario de la segunda parte del Quijote. Es la verdadera obra maestra de Cervantes. Solicito igualmente la participación de Andrés Amorós, un embalse de sabiduría literaria. Esta seccioncilla está abierta a todas las iniciativas. Tenemos un año por delante.

Contacte con Amando de Miguel

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios