Menú

El Museo Thyssen explora la relación entre Picasso y Chanel

La exposición reúne una veintena de los primeros diseños de la francesa en diálogo con óleos y dibujos del malagueño.

La exposición reúne una veintena de los primeros diseños de la francesa en diálogo con óleos y dibujos del malagueño.
El Museo Thyssen acoge la exposición Picasso/Chanel | Laura Galdeano

Cada uno en su disciplina está considerado un genio, grandes influencias del siglo XX que siguen inspirando en la actualidad. Dos mundos diferentes que un día se cruzaron y bebieron el uno del otro. El Museo Nacional Thyssen Bornemisza explora la relación entre Pablo Picasso y Gabrielle Chanel en una exposición en la que dialogan diseños de la francesa y pinturas del malagueño.

9-chanel-kamer.jpg
Vestido de noche |Colección Martin Kamer, Suiza

La muestra se organiza en cuatro grandes secciones que se suceden en orden cronológico y que abarcan, aproximadamente, la década que media entre 1915 y 1925. Reúne una selección excepcional de vestidos, óleos, dibujos y otras piezas procedentes de museos y colecciones americanos y europeos. "Es una lectura inédita de las creaciones de Chanel desde la Historia del Arte. Chanel era el emblema de la ropa sencilla y práctica, liberó el cuerpo de la mujer de los corsés. Vemos esos diseños junto a la obra de Picasso, una reflexión sobre la modernidad", destacó la directora del Museo Nacional Picasso de París. "Ambos han llevado a cabo revoluciones estéticas que han resonado con los años y han encontrado una nueva relación con las formas. Tienen la capacidad de destruir para volver a construir cánones nuevos y una potencia creadora que les hizo trabajar sin cesar buscando el perfeccionismo", añadió Hélène Fulgence, directora de Patrimoine de Chanel.

picasso-mujer-mar.jpg
Mujer frente al mar, 1922 | The Minneapolis Institute of Art

Se conocieron en torno a la primavera de 1917, seguramente a través de Jean Cocteau. Picasso ya era un pintor bastante cotizado y Chanel había triunfado como diseñadora de moda, tras comenzar como sombrerera, y había abierto varias boutiques. La francesa se introdujo pronto en el círculo del artista español junto a músicos, literatos y pintores. Trabajaron juntos en, al menos, dos ocasiones. Para la adaptación de Antígona de Cocteau, que se estrenó en París en 1922, con decorados y máscaras de Picasso y vestuario de Chanel; y para un ballet de Diághilev en 1924, con libreto de Cocteau, inspirado en el deporte y la moda de baño.

La exposición evidencia cómo el cubismo influyó en las creaciones de Chanel ya desde sus primeros diseños, en los que vemos un lenguaje formal geometrizado, reducción cromática y líneas rectas y angulosas en los trajes.

Otra de las secciones está dedicada a Olga Picasso, la primera mujer del artista, bailarina rusa y devota clienta de Chanel. Los retratos de Olga dialogan con algunos vestidos de este periodo inicial de la diseñadora francesa. Chanel frecuentó con asiduidad al matrimonio Picasso. De hecho, posiblemente, diseñó el vestido de novia de Olga. La bailarina ocupó su armario con muchos diseños de Chanel, como se aprecia en fotografías y películas caseras, algunas presentes en la exposición.

picasso-chanel-thyssen.jpg
Exposición Picasso/ Chanel | Laura Galdeano

La tercera sección muestra la común adoración por la Grecia clásica y vemos la participación de ambos en Antígona, adaptación moderna de la obra de Sófocles realizada por Cocteau. El British Museum ha cedido una vasija griega de hace 2500 años, la única antigua en la que se representa Antígona.

chanel-conjunto-deporte.jpg
Conjunto de deporte, 1927 | Patrimoine de CHANEL

La exposición se cierra con Le Train Bleu (El tren azul), el título del ballet producido por Diághilev en 1924. Picasso ilustró el programa de mano y su Dos mujeres corriendo por la playa (La carrera) fue la imagen para el telón de la obra; mientras que Chanel confeccionó los trajes para los bailarines.

Gracias a esta exposición, podemos disfrutar en España de algunos de los primeros diseños de Chanel, de los que apenas se conserven: vestidos de noche, conjuntos de día, abrigos y ropa de deporte. "Ha sido más difícil traer algunas de los vestidos de Chanel que las obras de Picasso", reconoció la comisaria de la muestra, Paula Luengo. Asimismo, reúne dos icónicos cuadros del pintor malagueño: Dos mujeres corriendo por la playa" (1922) y Las bañistas (1918), un cuadro del que nunca se separó. La exposición está incluida dentro de la programación del Año Picasso.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios