Menú

Este del Oeste: un cómic que junta Juego de Tronos y Dune con un toque western

La obra de Hickman, Dragotta y Martin es una mezcla de géneros espectacular para una obra sublime de ciencia ficción que nos trae Norma Editorial

La obra de Hickman, Dragotta y Martin es una mezcla de géneros espectacular para una obra sublime de ciencia ficción que nos trae Norma Editorial
Este del Oeste: un cómic que junta Juego de Tronos y Dune con un toque western | David Vinuesa

Se viene reseña de las que gustan hacer y de las que tienes todo el rato en la cabeza mil ideas y mil conceptos que según vas leyendo quieres transmitir a los lectores para que busquen posteriormente a nivel personal esas mismas sensaciones que uno ha tenido leyendo la obra. En este caso os hablo de Este del Oeste, una de las mejores oportunidades que el mercado ofrece en el mundo de los cómics para saborear de principio a fin una epopeya de ciencia ficción que, siempre desde el respeto a estas grandes obras, tiene trazos de espectáculos narrativos y visuales como Juego de Tronos, Dune o La Cosa de Carpenter. Todo ello desde un punto de vista distópico y western que convierte a este cómic en una de las grandes creaciones del guionista Jonathan Hickman

Créanme que no exagero a la hora de haber citado las obras que he dicho anteriormente ya que todas ellas tienen parte de su esencia en Este del Oeste, porque aquí Hickman, desatado en su creatividad, saca a relucir todo su talento para generar mundos alternativos y dotarlos de un lore que va más allá de lo que cuenta el argumento. Algo parecido a lo que ocurre con Star Wars o la propia Juego de Tronos, que provoca una reacción en los fans que se ancla en el ADN de cada uno de ellos generando un mundo dentro y fuera de la propia obra que no para de crecer.

img-20240208-203536.jpg

Hickman logra aquí una curiosa mezcla de géneros que en principio no son tan compatibles como lo puede parecer en este cómic. En Este del Oeste encajan a la perfección porque el guion es sublime y el desarrollo de personajes y contexto es colosal, sin embargo, alguna vez se ha intentado mezclar ciencia ficción copiando a los grandes maestros del género y la cosa ha quedado en una burda copia o en una marca blanca de productos legendarios. No es el caso en Este del Oeste, una obra que estando en el mundo de los cómics tiene una legión de fans descomunal, pero de la que estoy convencido de que si pasase a la gran pantalla de forma correcta podría llegar a ser emblemática también fuera de las viñetas.

img-20240208-203714-edit-87783164684521.jpg

Antes de seguir con la reseña, vamos con el apartado técnico de este primer tomo de los tres que se van a publicar: guion de Jonathan Hickman, dibujo de Nick Dragotta, Norma Editorial, cartoné tapa dura, contiene El Apocalipsis año uno, 504 páginas y un precio de 45 euros.

Vamos con la reseña

Los cuatro jinetes del apocalipsis en un oeste distópico, político y repleto de ciencia ficción

Después de todos los elogios que he dicho antes, si no os ofrezco un argumento que os llame la atención, me vais a matar. Lo entiendo. Me lo merecería. Sin embargo creo que no os va a decepcionar si digo que estamos ante un mundo distópico. Con una sociedad western y futurista dividida en facciones que conviven con una paz tensa que está a punto de romperse. Con la aparición de tres de los cuatro jinetes del apocalipsis que no pueden llevar a cabo el fin del mundo porque Muerte, el cuarto miembro del grupo, ha tomado la decisión de cambiar la destrucción por un motivo que a cualquier ser humano le haría cambiar de opinión. ¿Cuál? El amor. ¿Estoy diciendo que Hickman habla de una mujer capaz de enamorar a la mismísima muerte? Así es. ¿Estoy diciendo que alrededor de este fin del mundo hay una batalla táctica, territorial y conspiranoica repleta de acción, misterios, secretos, asesinatos, traiciones, alianzas, religión y política? Otro "así es" como la copa de un pino. Casi nada, señoras y señores.

Con este argumento, complejo y repleto de elementos atractivos, Norma Editorial recupera el Este del Oeste de Hickman que nació hace más de una década y que será recopilado ahora en España en tres tomos integrales. Lógicamente con todo lo mencionado en el párrafo que precede a este, estamos hablando de un guion que sin ser pesado o tedioso, porque el ritmo que tiene es alucinantemente rápido para todo lo que quiere contar, es capaz de colocar innumerables piezas y personajes en el tablero de la partida. Todo con una estructura limpia, ordenada y sólida. Quizá no sea una historia que un jovencísimo lector de cómics pueda exprimir al máximo como sí lo hará un público más adulto, pero al igual que pasa con Dune, Juego de Tronos o Blade Runner, que la obra sea compleja no quiere decir que sea plomiza. Mi sensación ha sido dinámica en todo momento. Incluso cuando el guion tenía la necesidad de mucho texto y muchas explicaciones. A veces eso puede resultar pesado, pero está tan bien contado y tan sumamente bien apoyado en el dibujo espectacular de Dragotta, que Este del Oeste se puede devorar de una sentada en pocos días.

img-20240208-203628.jpg

Por otro lado, el desarrollo de los personajes es sobresaliente y a pesar de que son muchos y de que están situados en idas y venidas constantes, se conecta muy fácil con los principales protagonistas ya sea por su carisma, inteligencia, brutalidad o villanía. Porque, ojo, aquí hay pocos buenos y muchos malos. Hay infinidad de grises tirando a lo oscuro en los personajes y eso hace que este carrusel de ‘cabronazos’ y ‘cabronazas’ se conecten al lector para meterlo muy rápidamente en este mundo distópico repleto de conspiraciones.

Además, esa mezcla de géneros hace que por momentos veamos a Muerte como un vaquero albino dando caña en el Saloon tras llegar a lomos de un robot extraño que hace de caballo, para pasar luego a ver un Estados Unidos distópico con ciudades futuristas espectaculares que parecen sacadas de una mezcla entre Blade Runner, Star Wars o Dune.

Os dejo varios ejemplos de lo que digo:

img-20240208-203520-edit-87811540595454.jpg
img-20240208-203827-edit-87764895090773.jpg

En cuanto a la acción tendremos grandes batallas y duelos de todo tipo, aunque si algo hay que destacar de Este del Oeste, aparte de escenarios, batallas o personajes, son las conversaciones de los mismos y los duelos entre facciones por controlar el poder y ese fin del mundo que se avecina y del que muchos son fanáticos. ¿Tiene componentes religiosos? De forma velada sí. Aunque lo lleva por otro sitio, Hickman siempre mete esa crítica social, política y religiosa que dotan de complejidad a sus trabajos. Aquí lo vuelve a hacer con su estilo característico y toda la suma de ingredientes que hay en el plato hacen que la comida y la digestión sean de restaurante cinco estrellas.

Conclusión: me parece un cómic estupendo para hacerte con él y pasar unos días maravillosos de lectura. Tiene una suma de elementos tan bien enlazados y fusionados que harán las delicias del amante del género fantástico, del western, de los futuros distópicos y de los salseos políticos que tanto juego han dado siempre en las cotas más altas de poder. Personajes bien creados, desarrollados, con un toque de humor negro que siempre viene bien y con conversaciones tremendamente interesantes. Todo ello con un puzzle complejo y adulto que no se hace pesado en ningún momento a pesar de ser un guion alejado de hacer un simple blockbuster palomitero. Además, la edición de Norma incluye extras de todo tipo como mapas, guiones o bocetos y un papel poroso que le queda de lujo al dibujo y sobre todo al coloreado de Martin. No podía dejar pasar el uso del color porque es, sin duda, uno de los puntos que hacen que esta obra destaque muchísimo en lo visual. Si gustan, disfruten de la lectura.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios