Menú
Juan Manuel González

Crítica: Step Up 3D

0

Si ustedes se preguntan, como yo, qué demonios es Step Up y qué le han hecho al mundo para tener que ver su tercera parte, atención a estos datos. La recaudación de esta saga de películas de baile callejero y juvenil auspiciada por Disney ha sido de 114, 150 y 137 millones de dólares en todo el mundo, siempre sobre presupuestos que, en el caso de la primera parte de la serie, apenas superaban los doce.

Pese a que Step Up 3, que se estrena el viernes 17 de septiembre, es una película, no debería ser vista como tal. Su nula entidad dramática y la idiosincrasia de unos personajes de cartón, extraídos directamente de algún culebrón televisivo, impiden otorgarle semejante tratamiento. Sin embargo, hay que reconocer que se trata de un espectáculo visual y musical notable, que satisfará al público más joven y bailarín al que va dirigido.

Otra cosa es que nos metamos a fondo con el producto, que no filme, el tercero de la exitosa trilogía comenzada en el año 2006. La labor como director del coreógrafo Jon M. Chu es mononeuronal, más allá de utilizar un 3D eficaz y encadenar unas cuantas secuencias de baile de forma trepidante. O que los interludios entre ellos se dediquen desarrollar una serie de míseros conflictos humanos entre saltimbanquis imberbes que parecen sacados del canal Disney.

No obstante, la total blancura de su sentido del humor, la carencia de pretensiones del producto, así como la calidad de algunas postales neoyorkinas (y sí, sus números musicales), convierten Step Up 3D en un producto competente y eficaz para amantes del subgénero del baile callejero, aunque sea inaguantable para el resto del género humano. Pero, hay que reconocerlo, incluso el desfile de estereotipos raciales y de clase se aceptan aquícomo un inofensivo peaje en un espectáculo musical que ha de ser valorado como tal, porque como película ni siquiera existe. Por lo menos, se trata de un filme amable, algo que algunos precedentes como aquel detestable remake de Fama, estrenado hace meses, no pueden decir.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios