Menú
Juan Manuel González

Tráiler: 'El Juego de Ender'

0

Una de las mayores estrellas del cine, que ahora mismo cuenta 70 primaveras, y un joven actor de 16, son la curiosa pareja protagonista de uno de los previsibles pelotazos cinematográficos del último tercio del año. Me refiero al sobradamente conocido Harrison Ford, por fin decidido a recuperar el beneplácito del gran público tras una década de intentos en falso, y a Asa Butterfield, un joven actor que lideró el reparto de la mejor película de hace un año, La invención de Hugo de Scorsese (esa maravilla que salió derrotada en los Oscar por la olvidada The Artist, cosas que pasan en los premios). La película a la que me refiero El Juego de Ender, adaptación de la novela homónima de Orson Scott Card, publicada a mediados de los ochenta, y un proyecto largamente acariciado por los grandes estudios, pero demorado hasta ahora para desesperación de los fans de la ciencia ficción.

La película nos llega en un buen momento, con el género recuperando fuerza de manera inusitada gracias a la inminente Star Trek: En la Oscuridad y las nuevas películas de Star Wars que está a punto de abordar la factoría Disney, pero también el hueco dejado en la memoria del aficionado por la saga Harry Potter. Y es que el argumento de El Juego de Ender remite tanto a unas como a otras (y un poco a la igualmente memorable Starship Troopers de Verhoeven, pero sin sangre y tetas, aunque esto es más de mi cosecha), al presentarnos a la vez una invasión alienígena a punto de acabar con la civilización, como una escuela espacial de alumnos aventajados destinados a acabar con la amenaza extraterrestre, denominada como “insectores”, y entrenados desde la infancia por un equipo altamente especializado ubicado en Hogwarts... perdón, en una estación espacial en órbita.

Decíamos arriba que la película ha estado en la cocina de los estudios desde casi el momento de la publicación de la novela. Hace prácticamente una década, el director alemán Wolfgang Petersen (La historia interminable, Air Force One, La Tormenta Perfecta) se hizo cargo del proyecto sólo para dejarlo caer en el momento de decir “acción”, lo cual es una verdadera pena, ya que con él la película hubiera quedado la mar de bien y elegante. El estudio Summit, en su eterna búsqueda de una saga juvenil que sustituya a Crepúsculo en las preferencias de aquel público, retomó el proyecto (cuyo guión fue escrito por el mismo Orson Scott Card) y encomendó su reescritura y dirección al surafricano Gavin Hood, todavía con ganas de abordar una superproducción en Hollywood tras los disgustos que le dio la Fox en la muy mediocre X-Men Orígenes: Lobezno. Y de ahí su reescritura del guión y la película que nos llegará en noviembre. El tráiler, dicen los que entienden, es profuso en spoilers sobre la película, pero resulta indudablemente espectacular, y resulta un placer el ver recuperado a Harrison Ford, o al menos, convenientemente ubicado en el reparto de una producción destinada a hacerle perdurar en la memoria de los nuevos cinéfilos. Con ustedes, el primer avance –subtitulado- de El Juego de Ender.

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 5 comentarios guardados

    Servicios