Menú

Diego Alves da un punto de oro al Valencia

Lampard adelantó al Chelsea, pero Soldado, al transformar un penalti absurdo cometido por Kalou, terminaba dando a los chés un merecido empate.

0
Lampard adelantó al Chelsea, pero Soldado, al transformar un penalti absurdo cometido por Kalou, terminaba dando a los chés un merecido empate.

El Valencia ha firmado un empate ante el Chelsea (1-1) que deja prácticamente todo igual en el grupo E de la Liga de Campeones. El equipo de Unai Emery, que fue de menos a más, es tercero con dos puntos, por detrás de su rival de esta noche, que suma cuatro, y del Bayer Leverkusen (3), que ha vencido por 2-0 al Genk belga en el otro duelo de la segunda jornada.

Juan Mata estaba llamado a ser el gran protagonista de la noche en Mestalla al regresar al que fue su estadio hasta la pasada temporada, pero se lo acabó robando Diego Alves, que realizó hasta seis grandes paradas, casi todas ellas en la segunda mitad, y fue sin duda el héroe del Valencia. Roberto Soldado, a cuatro minutos, se encargó de transformar un penalti absurdo cometido por Salomon Kalou, neutralizando así el primer gol de la noche, a cargo de Frank Lampard, justo después del recital del portero brasileño del equipo ché.

El Valencia salió dormido al terreno de juego y el Chelsea empezó metiendo el miedo en el cuerpo a los locales. Lo intentó primero Fernando Torres, que se quedaba solo ante Alves, aunque el control se le quedó muy largo, y luego Ramires tras una buena jugada de Florent Malouda. Adil Rami y Víctor Ruiz tuvieron que emplearse a fondo para subsanar los errores de la retaguardia valencianista, especialmente por parte de un desafortunado David Albelda.

La primera ocasión clara para el Chelsea corrió a cargo de Lampard antes del cuarto de hora de partido, pero Diego Alves se lució desviando de puños. Ahí empezó el recital del guardameta brasileño, que esta noche ha reivindicado, y de qué manera, la titularidad en la portería valencianista.

El Valencia parecía a merced del conjunto blue que dirige el portugués André Villas-Boas, pero supo reaccionar a tiempo y a los 24 minutos dispuso de su primera ocasión clara con un disparo de Pablo Hernández, tras centro de Jordi Alba, que se estrelló en el lateral de la red. Entre Alba, Mathieu y Sergio Canales –notable partido del jugador cedido por el Real Madrid– se encargaron de hacer mucho daño por el costado izquierdo, donde el portugués Bosingwa se las deseaba para tratar de contener las acometidas locales. Ambos equipos decidieron entonces echar el freno de mano, reservando fuerzas para una segunda mitad que se antojaba de órdago. Ccon el empate sin goles se llegó al intermedio en Mestalla.

Un fenómeno de la naturaleza

Después de unos primeros 45 minutos anodinos y ramplones, la segunda mitad deparó un gran espectáculo, con los dos equipos adelantando líneas y buscando el gol. Lo intentó con mucha fe el Chelsea, pero se topó con ese fenómeno de la naturaleza llamado Diego Alves, un porterazo casi de otro mundo que realizó hasta cuatro paradones consecutivos para reclamar el protagonismo de la noche. Le comió la moral, entre otros, a Ramires, que la tuvo en un mano a mano, y a Fernando Torres, que probó fortuna con un soberbio testarazo, tras centro desde la derecha de Malouda, ante el que voló el cancerbero local.

Lamentablemente para el Valencia, nada pudo hacer a continuación su guardameta cuando, a los 56 minutos, Malouda sirvió un balón franco desde la derecha para que Lampard, que esperaba en el segundo palo, lo rematara a gol. Alves no pudo obrar esta vez el milagro. No en vano, hasta donde se sepa, sigue siendo humano.

Unai Emery trató de dar más mordiente al ataque de su equipo y metió al rápido y habilidoso Pablo Piatti en sustitución de Mathieu. El delantero argentino pidió el balón, se echó el equipo a la espalda y buscó el tanto del empate. De hecho, a los 70 minutos gozó de la mejor ocasión de los suyos y obligó a lucirse a un Peter Cech hasta entonces prácticamente inédito. Probó también fortuna el brasileño Jonas Gonçalves, que saltó al campo sustituyendo a Pablo Hernández, pero el meta checo de los blues evitó el tanto del empate con una intervención de mérito. Para entonces ya no estaba en el campo Fernando Torres, que fue despedido con pitos por la parroquia valencianista. En lugar del Niño entró un exmadridista, Nicolas Anelka.

A cinco minutos del final se produjo la jugada clave del encuentro. Salomon Kalou cometió un penalti absurdo al tocar el balón con la mano dentro del área en una pugna con Piatti. La pena máxima se encargó de transformarla Roberto Soldado, que engañó completamente a Cech.

El Valencia fue con descaro a por el tanto de la victoria, viendo que podía ganar un partido que durante muchos minutos tuvo muy cuesta arriba, pero la mejor ocasión, ya en el último minuto del tiempo reglamentario, fue para los blues. La tuvo en sus botas Anelka, pero el francés, cómo no, se topó con la intervención salvadora de Diego Alves. Otra más del portero brasileño, que ha acabado dando al Valencia un punto de oro.


Ficha técnica

Valencia, 1: Diego Alves, Miguel, Rami, Víctor Ruiz, Alba; Albelda, Banega (Jonas, m.72), Pablo (Feghouli, m.72), Mathieu (Piatti, m.58); Canales y Soldado
Chelsea, 1: Cech, Bosingwa, David Luiz, Terry, Cole; Ramires (Meireles, m.65), Obi Mikel, Lampard (Kalou, m.83), Malouda; Mata y Torres (Anelka, m.72)

Goles: 0-1, m.56: Lampard; 1-1, m.86: Soldado, de penalti
Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Mostró tarjeta amarilla a Víctor Ruiz (m.12) y Albelda (m.47), del Valencia; y a Kalou (m.85), Malouda (m.92), Mikel (m.93), Mata (m.93) y Ashley Cole (m.93)
Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo E de la Liga de Campeones disputado en el estadio Mestalla ante 36.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Francisco Real, ex entrenador del Valencia, y de Chus Pereda, fallecidos esta semana

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios