Menú

España juega con fuego

El equipo de Scariolo fue por delante en el marcador durante todo el encuentro, pero no supo cerrarlo hasta los últimos segundos.

0

En un campeonato del calibre de los Juegos Olímpicos no se puede subestimar nunca a un rival, y mucho menos jugar a medio gas contra él. Eso es precisamente lo que hizo España ante Gran Bretaña, y a punto estuvo de pagarlo muy caro. Después de ir ganando todo el choque por distancias que oscilaban entre los ocho y los doce puntos, se llegó al final del mismo con los británicos con opciones de ganar, rezando para que Calderón, sublime, no fallara ninguno de los seis tiros libres de los que dispuso en el último minuto.

El de Villanueva de la Serena no lo hizo, permitiendo la victoria por un punto de España. Y al final eso es lo que cuenta. Porque los de Scariolo siguen en el primer lugar del grupo, empatados con Rusia. Ambas selecciones, invictas hasta la fecha, se medirán este sábado en un encuentro que determinará quién evitaría a Estados Unidos en caso de una hipotética final.

Sensación equívoca de control

Desde el comienzo del partido España se despegó en el marcador. Tras un parcial de 6-0 inicial, y con Joel Freeland en plan estelar anotando los ocho puntos de su equipo, los de Scariolo, que por momentos rozaron la excelencia, se marcharon al primer descanso con nueve puntos de ventaja, 24-15.

A pesar de la superioridad que se le notaba a la selección, la ventaja nunca llegó a ser definitiva. Oscilaba continuamente entre los ocho y los doce puntos. Insuficientes para cerrar el partido. Si bien es cierto que Gran Bretaña nunca daba sensación de peligro, no lo era menos que en dos o tres jugadas consecutivas esa diferencia podía esfumarse y meter a los españoles en un lío.

Trató de evitarlo España en el tercer cuarto, con unos Rudy Fernández –importantísimo el paso al frente que ha dado el mallorquín tras la lesión de Juan Carlos Navarro- y Serge Ibaka magistrales, pero tampoco ellos consiguieron romper el partido. Y en cuanto comenzó el último cuarto, se vio a las claras que se iba a terminar sufriendo.

Luol Deng tiró de galones –no en vano, es la gran estrella del baloncesto británico- y con 10 puntos en apenas tres minutos –terminó con 26- metió a su equipo en el partido. Vaya si lo metió. Llagaron a ponerse a dos puntos a falta de menos de tres minutos. Entonces, España apretó en defensa y un robo primero de San Emeterio y posteriormente de Rudy Fernández terminaron en cuatro puntos consecutivos de Calderón.

Pero Gran Bretaña no se iba a rendir y, a base de triples imposibles, siguió luchando en busca de la victoria. Por suerte para España, Calderón se mostraría infalible desde la línea de personal, aportando cuatro puntos más en los últimos segundos. De haber fallado uno de los seis tiros libres, el estratosférico triple final de Luol Deng hubiera llevado al partido a una prórroga que nadie hubiera deseado. Quizá lo hubiera merecido España, como castigo por su indolencia. Los de Scariolo deben haber aprendido la lección. Rusia es mucho más equipo que Gran Bretaña. No habrá tiempo para errores.


Ficha técnica

España, 79 (24+13+23+19): Pau Gasol (17), Rudy Fernández (9), Calderón (19), San Emeterio (3) y Marc Gasol (12) -equipo inicial-, Sergio Rodríguez, Reyes (4), Claver (3), Llull (5), Ibaka (5) y Sada (2)
Gran Bretaña, 78 (15+14+19+30): Mensah-Bonsu (3), Sullivan (3), Deng (26), Freeland (25) y Reinking (5) -equipo inicial-, Achara, Lawrence (5), Archibald (2), Clark (8) y Johnson (1)

Árbitros: William Kennedy (Estadounidense), Sasa Pukl (Esloveno) y Olegs Latisevs (Letón). Reinking fue eliminado por cinco personales en el minuto cuarenta
Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del grupo B del torneo olímpico de baloncesto disputado en el Basketball Arena de Londres ante 7.951 espectadores

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD