Menú

El Desafío Español brilla en la primera regata del Acto 7 de Malmoe

El Desafío Español ha certificado su progresión también en las regatas de flota y se ha colocado tercero después de la primera jornada del Acto 7 de Malmoe (Suecia) marcada por la ausencia de vientos, que llevó a la flota a ralentí en el último tramo de la primera regata y obligó a suspender la segunda.

L D (EFE) El BMW Oracle se ha convertido en el primer líder del Acto 7 tras su triunfo en la primera y única de las regatas disputadas este viernes, aunque el Alinghi ha dejado patente sus credenciales también en esta modalidad, después de haber ganado invicto el Acto 6 de match race . El equipo suizo fue segundo en la primera regata y evidenció su superioridad en la segunda, en la que fue líder desde la salida hasta que, a pocos metros de la meta, se suspendió la carrera porque se había excedido los cuarenta minutos de límite máximo permitido en cada tramo del recorrido.

Con el polaco Karol Jablonsky a la caña y la misma tripulación que en las regatas de match race, el barco español protagonizó dos buenas regatas, siempre con el grupo de cabeza al paso por cada boya, lo que les permitió ser terceros en la primera regata y ocupar el mismo puesto cuando se suspendió la segunda. El equipo español mantuvo la buena línea de la última regata de flota en Valencia, donde ganaron, y certificó su progresión. Las salidas, que lastraron la actuación española en Valencia, fueron perfectas en Malmoe. Con vientos que apenas superaban los ocho nudos, se inició la primera regata con una salida sin incidentes, que dividió por el campo de regatas a la flota. El Desafío optó por el lado izquierdo y pronto cerraba un grupo de seis barcos, con el +39 de líder, seguido de Luna Rossa, Alinghi, Emirates y BMW.

Alinghi se puso líder en el primer tramo contra el viento pero se vio sorprendido por el Luna Rossa, que le sacó apenas un segundo al paso de la primera boya. El Iberdrola pasaba cuarto, a 49 segundos, por delante de los estadounidenses y neozelandeses. En la empopada (a favor del viento), toda la flota optó por la derecha del campo de regatas, con el Luna Rossa al frente, pero a punto de montar la baliza de barlovento, el +39 adelantó a sus rivales y pasó a la cabeza de un grupo que sólo variaba de puestos pero no de integrantes. Durante la segunda ceñida, la falta de viento ya era muy evidente y neozelandeses y españoles acertaron con su táctica para pasar primero y segundo, respectivamente, por la tercera marca.

El Desafío se decantó por el lado derecho y pronto cogió la cabeza de la prueba pero la falta de viento dejó parada a la flota y a la tripulación expectante a la búsqueda de un role de viento que devolviera la tensión a la regata y les hiciera avanzar a la meta. El barco estadounidense con Chris Dickson al mando aprovechó la situación para neutralizar la desventaja que llevaba, alternar la cabeza con los españoles y, a cámara lenta, cruzar la línea de meta, por delante del Alinghi, que en los últimos metros, superó al barco español.

El viento apenas superaba los tres nudos al final de la primera manga pero aumentó hasta los diez y posibilitó el inicio de la segunda carrera, que desde la salida tuvo al Alinghi a la cabeza de la flota, un puesto que marcó en todos los pasos y que llevaba al barco patroneado por Jochen Schuemann directo a meta. Al paso por la última marca, el Desafío Español era quinto y perdía 2:26 con el equipo suizo, pero el acierto en su elección del lado izquierdo del campo de regatas, le imprimió velocidad y ganó dos posiciones.

A mitad de la empopada, cayó el viento y se repitió el final de la regata anterior: la calma se apoderó de la flota y su entorno. A poco metros de la meta, y con Alinghi primero, seguido de Emirates Team New Zealand y el Desafío Español, el Comité de Regatas suspendió la regata.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios