Menú

El Inter aleja de la final a un Barça desconocido

El Barcelona deberá remontar la próxima semana en el Camp Nou tras perder (3-1) contra el Inter de Milán en San Siro, en un partido marcado por el nefasto arbitraje del portugués Benquerença. Pedro adelantó a los azulgrana, pero Sneijder, Maicon y Milito le dieron la vuelta al duelo.

0
El Barcelona deberá remontar la próxima semana en el Camp Nou tras perder (3-1) contra el Inter de Milán en San Siro, en un partido marcado por el nefasto arbitraje del portugués Benquerença. Pedro adelantó a los azulgrana, pero Sneijder, Maicon y Milito le dieron la vuelta al duelo.

Demasiado premio para el Inter de Milán. Los pupilos de José Mourinho fueron mejores que el Barcelona en la primera mitad, aunque terminaron pagando el esfuerzo derrochado. En cualquier caso, ni mucho menos el Barça jugó a un buen nivel. Además, los italianos se vieron beneficiados por la actuación del colegiado portugués, que dio por bueno un gol ilegal de Diego Milito al encontrarse en fuera de juego y no interpretó como penalti un posible derribo de Wesley Sneijder a Dani Alves dentro del área, aunque también señaló al Inter varios fueras de juego cuanto menos discutibles. La UEFA debería replantearse designar a árbitros como Benquerença para partidos de esta magnitud, pero mientras Michel Platini siga al frente...

En cualquier caso, el Inter de Mourinho salió con la lección aprendida después de la derrota encajada hace cinco meses en el Camp Nou (2-0). Le tenía ganas el campeón italiano al equipo catalán –no había sido capaz de marcarle un gol en cuatro enfrentamientos anteriores–, y la táctica del portugués pareció surtir efecto. Con el 4-3-3 habitual, el conjunto neroazzurri ahogó de inicio al bloque de Pep Guardiola, quien apostó por el mismo esquema: Pedro, Messi e Ibrahimovic jugaron como hombres en punta, por delante de Busquets, Xavi Hernández y Keita.

Un fuera de juego de Diego Milito que no era, tras una gran acción individual de Samuel Eto'o, y un robo legal del camerunés a Seydou Keita que el infame colegiado luso señaló como falta, precedieron a la jugada del 0-1. A los 19 minutos el Barcelona se pondría por delante en el marcador en su primera aproximación al área del meta Julio César. Maxwell contó con la complicidad de Thiago Motta y Maicon –el lateral brasileño es un futbolista con una gran proyección ofensiva, pero a veces defensivamente sufre unas pájaras monumentales– para encontrar una autopista por la izquierda. El 19 del Barça, titular en detrimento de Eric Abidal, apuró la línea de cal para ponerla hacia atrás y encontrar a Pedro Rodríguez, quien apareció en el área para fusilar a Julio César y estrenar el marcador. El canario prolonga su idilio con el gol y el campeón de Europa ya iba por delante con la ley del mínimo esfuerzo.

Pero este Inter no es el Arsenal de Arsene Wenger. Bien conjuntadas sus líneas, el equipo italiano empezó a tener la pelota y a los 26 minutos tuvo una gran oportunidad en las botas de Diego Milito –encomiable el esfuerzo realizado por el ex jugador del Zaragoza–, aunque la cruzó en exceso ante Víctor Valdés. Era el anticipo al empate. Así, el 1-1 llegó a la media hora de partido: Eto'o tocó para Goran Pandev y éste habilitó con un gran balón al ex madridista Wesley Sneijder, que batió a Valdés para hacer justicia en el marcador. El Inter ya era otro después de haber tenido que remar contra corriente. En un partido de ida y vuelta antes de llegarse al descanso, tan cercano estaba el segundo gol del equipo milanés como el 1-2. Pero al final de los primeros 45 minutos se llegó con empate a uno.

El escenario del encuentro cambió tras el paso por vestuarios. Después de un par de internadas protagonizadas por Pandev y Milito, a los dos minutos de la reanudación llegó el 2-1. Milito aprovechó un gran pase al hueco de Sneijder para habilitar a Maicon, que apareció en el corazón del área para acabar superando a Víctor Valdés con cierto suspense. Cambiaban las tornas en San Siro y era esta vez Guardiola quien se quedaba sin argumentos ante la tela de araña bien tejida por Mou en el centro del campo.

Poco después, Carles Puyol vio una amarilla que le impedirá jugar la vuelta la próxima semana en el Camp Nou. Pudo haber empatado el líder de la Liga española con un disparo de Leo Messi que obligó a Julio César a lucirse (m.52) o un cabezazo de Busquets abortado por el meta brasileño sólo dos minutos después, pero lo que acabaría llegando fue el 3-1, a la postre definitivo. A la hora de partido, Sneijder peinó de cabeza un centro de Eto'o desde la derecha y encontró en el segundo palo a Diego Milito. El ex zaragocista, en claro fuera de juego no señalado por el colegiado, batió con la testa a Valdés.

Guardiola movió pieza dando entrada a Abidal por un desentonado Zlatan Ibrahimovic, a quien la afición interista silbó constantemente. Minutos antes, Mourinho había dado la alternativa a Stankovic en sustitución de Goran Pandev, un torbellino esta vez para la defensa barcelonista. La mala noticia para el técnico portugués fue la lesión de Maicon, que tuvo que abandonar el campo en camilla y dejar su puesto a Christian Chivu. Pero la auténtica revolución llegó con la entrada de Mario Balotelli, a quien Mou castigó durante cinco partido por exhibir la camiseta del eterno rival Milan en un programa televisivo. Como no podía ser de otra manera, el delantero de origen ghanés, sustituto de un desfondado Milito, volvería a hacer de las suyas al encararse con el público y lanzar con desprecio la camiseta del Inter al suelo.

La recta final del choque fue de claro dominio barcelonista. El equipo de Pep Guardiola, un auténtico vendaval ante las inmediaciones del área local,  pudo haber logrado un gol que allanase un poquito su camino hacia la final de Madrid. Pero ni Messi, en un lanzamiento de falta (m.78); ni Piqué, con un cabezazo que salvó Lucio bajo palos (m.86); ni Pedro, en un remate de chilena en el tiempo de descuento que atrapó Julio César, pudieron conseguir ese 3-2 que hubiera dado más esperanzas al Barcelona para estar el 22 de mayo en el Santiago Bernabéu.

Ahora al Barça le toca remontar el miércoles de la próxima semana en el Camp Nou. La última vez que ambos equipos se enfrentaron fue el 24 de noviembre de 2009 en el coliseo azulgrana, con victoria para los catalanes gracias a los goles de Pedro y Piqué. Como advertía José Mourinho en la víspera de este partido de ida de semifinales, este Inter no se parece en nada al de hace cinco meses, sobre todo en cuanto a manejo de balón, creación de juego y en el apartado defensivo. Así pues, al campeón de Europa le tocará ponerse el mono de trabajo si quiere aspirar a revalidar el trono continental.
 

Ficha técnica del partido

Inter de Milán, 3:
Julio César; Maicon (Chivu, m.73), Lucio, Samuel, Zanetti; Cambiasso, Motta, Sneijder; Pandev (Stankovic, m.56), Eto'o y Milito (Balotelli, m.75)
FC Barcelona, 1: Valdés; Dani Alves, Puyol, Piqué, Maxwell; Busquets, Xavi, Keita; Messi, Pedro e Ibrahimovic (Abidal, m.62)

Goles: 0-1, m.19: Pedro; 1-1, m.29: Sneijder; 2-1, m.47: Maicon; 3-1, m.60: Milito
Árbitro: Olegario Benquerença (Portugal). Mostró tarjeta amarilla a Eto'o (m.12) y Stankovic (m.81), del Inter; y a Busquets (m.45), Puyol (m.50), Piqué (m.60), Keita (m.67) y Dani Alves (m.83)
Incidencias: Partido de ida de semifinales de la Liga de Campeones disputado en el estadio San Siro de Milán ante unos 83.000 aficionados en las gradas, entre ellos unos 5.000 seguidores del Barcelona. Carles Puyol y Dejan Stankovic se perderán el partido de vuelta, el miércoles de la próxima semana en el Camp Nou, al ver la cartulina amarilla.

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 24 comentarios guardados

    Servicios