Menú

Verdasco completa la proeza y da a España su tercera Copa Davis

Argentina era favorita en las quinielas, sobre todo por la ausencia de Rafa Nadal. Pero España ha consumado la sorpresa en Mar del Plata y se ha adjudicado su tercera Copa Davis -la primera como visitante- gracias al dramático triunfo de Fernando Verdasco ante José Acasuso en el cuarto partido de la final.

ESPAÑA GANA LA COPA DAVIS

Los 'siete magníficos' de Emilio S. Vicario
Palmarés de la Copa Davis
0
Argentina era favorita en las quinielas, sobre todo por la ausencia de Rafa Nadal. Pero España ha consumado la sorpresa en Mar del Plata y se ha adjudicado su tercera Copa Davis -la primera como visitante- gracias al dramático triunfo de Fernando Verdasco ante José Acasuso en el cuarto partido de la final.
L D (EFE) Casi cuatro horas ha necesitado Verdasco para llevarse el punto decisivo ante Acasuso por 6-3, 6-7 (3-7), 4-6, 6-3 y 6-1, después de más de cuatro horas de partido. Un día más, 'Fer' se ha sobrepuesto a la presión y a un destino que parecía sombrío para derrotar a José Acasuso en el cuarto partido y sellar el triunfo de España sobre Argentina por 3-1 en la final de la Copa Davis disputada en Mar del Plata. Con drama en la pista donde ambos jugadores han estado atenazados, con sufrimiento en el piso donde Acasuso ha acabado con problemas abdominales, España ha sumado su tercer título en esta competición al vencer en tres horas y 56 minutos.

Sin Rafael Nadal en el equipo, rompiendo los pronósticos que daban a Argentina como favorita después de 13 eliminatorias invicta en casa y diez años de ser grande, España se ha hecho con el tercer título después de los logrados en 2000 contra Australia en Barcelona y en 2004 en Sevilla contra Estados Unidos. Desde que Croacia ganó el título en 2005 en Bratislava a Eslovaquia por 3-2, nadie había osado vencer como visitante. España lo ha logrado con una formación nueva en la que Feliciano López es el único superviviente del equipo que disputó y perdió la ensaladera contra Australia en la final de Melbourne en 2003.

El zurdo madrileño Fernando Verdasco, 16 del mundo, fue el elegido por Emilio Sánchez para sustituir a David Ferrer en un partido de vital trascendencia. Y a pesar de sus nervios, de jugar prácticamente agarrotado dos sets y medio, ha sabido templar sus emociones, abstraerse de la atmósfera ambiental y sacar adelante el partido más complicado de su vida. Los casi 9.500 aficionados argentinoshan recibido a Verdasco con tambores de guerra. Tronando más que en los días anteriores, dejándose las gargantas en un grito común a favor del jugador de Misiones, y de su amada Argentina. Era la última esperanza para llegar al quinto encuentro y forzar un milagro que parecía lejano desde que los españoles ganaron el doble el sábado.

"Chucho, ponla huevos, ponla huevos", le han gritado a su jugador, un tenista que esta temporada sólo ha ganado dos partidos en pista cubierta, a su compatriota Guillermo Cañas en Metz (Francia) y al alemán Matthias Bachinger, y que tenía la responsabilidad de alargar el sueño argentino hasta el límite y dar la posibilidad a David Nalbandian de cerrar la contienda contra Feliciano López.

Verdasco ha sufrido lo suyo porque a él también le ha pesado en exceso la obligación de resolver y además ha vuelto a tener al público en su contra. "Ivanovic te engaña", le han gritado al referirse a su actual novia, la jugadora serbia. Y al final, tras concretar el tercer punto de partido, con una soberbia derecha que ha pillado desarmado a su rival, ha caído al suelo, y todo el equipo español se ha lanzado a abrazarle con pasión.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios