Menú

La jubilación forzosa y sus consecuencias

La llegada de la jubilación supone uno de los momentos más transcendentales que experimenta el ser humano a lo largo de su vida.

0
La llegada de la jubilación supone uno de los momentos más transcendentales que experimenta el ser humano a lo largo de su vida.
Jubilación Forzosa | Archivo

La jubilación es tan importante porque pasamos gran parte de nuestra vida trabajando. Algunas personas viven la jubilación como un momento liberador, una sensación de libertad total. Otras, no son capaces de gestionar el cambio y sus vidas pierden un punto de referencia claro.

La jubilación es el momento vital en el que un trabajador, que se encuentra activo laboralmente, alcanza una edad con la que el Estado permite a este ciudadano dejar de trabajar y percibir una pensión contributiva –esto es, dependiendo de la cantidad de dinero con la que haya contribuido al Estado a través del pago de impuestos- hasta el día de su fallecimiento.

La edad de la jubilación en España estaba situada en los 65 años, pero en 2013 el gobierno decretó una subida progresiva que la situará en los 67 años en 2027, lo que, evidentemente, supondrá un gran ahorro en la hucha de las pensiones del Estado.

La jubilación anticipada forzosa

Una de las jubilaciones más traumáticas es la jubilación anticipada forzosa. Esta se da cuando un trabajador que se encuentra cerca de alcanzar la edad de jubilación –pero aún no ha llegado a ella- se queda sin trabajo por motivos ajenos a su voluntad, por ejemplo, por un despido. Las personas en esta situación pueden cobrar una pensión de jubilación, pero deben cumplir unos requisitos.

Para ser beneficiario de esta pensión, es preciso tener, como máximo, 4 años por debajo de la edad de jubilación ordinaria y llevar un mínimo de 6 meses inscrito como demandante de empleo. También es necesario acreditar, como mínimo, haber cotizado 33 años en la Seguridad Social.

La jubilación forzosa es una medida que persigue proteger a aquellas personas que, por edad, no pueden acceder al mercado laboral.

Cómo afecta la jubilación a las personas

Tras décadas de trabajo diario, llega un momento en el que, de pronto, toda esa rutina que se había construido y en la que los trabajadores se encontraban cómodos, desaparece. Este cambio repentino puede generar consecuencias, a veces positivas y a veces negativas.

Consecuencias positivas

  • Los jubilados pueden experimentar una sensación de libertad. Ante ellos se abre una nueva etapa en la que pueden disponer a su antojo de su tiempo. Es el momento de hacer todas aquellas cosas que durante su vida laboral no pudieron realizar.

  • Mejora en las relaciones personales y familiares. La pareja y los familiares pasan a ocupar un lugar central en el día a día de los jubilados.

  • Se abre un periodo de realización personal en el que el jubilado se enriquece gracias a nuevas experiencias. La jubilación se convierte en una época de redescubrimiento vital.

Consecuencias negativas

  • Puede aparecer estrés por varios motivos. El primero por el cambio brusco, que puede generar cierto vértigo. El segundo porque la nueva situación genera cambios económicos y una pérdida de poder adquisitivo.

  • Sentimiento de melancolía por el cual el jubilado puede sentirse solo, a pesar de estar rodeado de familiares y/o amigos.

  • Baja autoestima. Cuando el jubilado deja de hacer aquello a lo que ha dedicado su vida y que dominaba como ninguna otra cosa, es muy habitual que caiga en la tentación de pensar que ha perdido valía.

  • Sentimiento de pérdida. La falta de un objetivo vital lleva en muchas ocasiones a que los jubilados no sepan qué hacer en la vida. Les falta un propósito al que agarrarse y que les ofrezca un entretenimiento en el día a día.

  • Sensación de aburrimiento y falta de interés generalizad

Cómo completar la pensión de jubilación

  • La pensión de jubilación no suele aportar una gran cantidad de dinero a sus beneficiarios y, desde luego, los jubilados no cobran el mismo dinero siendo pensionistas que cuando todavía se encontraban en activo. La jubilación lleva aparejada una pérdida del nivel adquisitivo, algo que puede llegar a ser un serio problema si el jubilado llevaba un tren de vida bastante elevado. Lo ideal es que los jubilados hayan ido preparando la llegada de este momento reforzando sus ingresos económicos con alguna de las siguientes opciones:

  • Planes de pensiones. Un producto de ahorro con notables ventajas fiscales con el que complementar la pensión de jubilación.

  • El seguro de ahorro individual a largo plazo (SIALP): El SIALP es otra herramienta de ahorro a largo plazo. Está pensada para personas que quieran llevar a cabo un ahorro sistemático al menos durante cinco años. Transcurridos estos cinco años se pueden rescatar las aportaciones realizadas con exenciones tributarias de los rendimientos positivos.

  • Fondos de inversión. Productos financieros que generan rentabilidad. A medida que se acerque la fecha de la jubilación, es recomendable optar por una estrategia de inversión más conservadora.

  • Inversiones. Muchas personas durante sus años en activo optan por invertir en viviendas, startups, oficinas… Las rentas generadas por este tipo de inversiones terminan ofreciendo un buen colchón de seguridad adicional.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia