Menú

Fukushima impone la moratoria nuclear a nivel mundial

Fukushima reabre el debate nuclear a nivel mundial. Sobre el tapete, 442 reactores operativos, 65 en construcción y más de 400 en proyecto.

Reacción inmediata y casi unánime a nivel mundial: la crisis nuclear que sufre Japón a raíz de histórico terremoto sufrido el pasado viernes ha hecho replantearse el futuro de este tipo de energía. Europa, China y otras grandes potencias defienden, no sólo someter a un exhaustivo análisis la seguridad de sus centrales, sino incluso detener momentáneamente la ampliación de la vida útil de las plantas y las centrales en construcción. Es decir, una especie de moratoria nuclear, sólo que a nivel mundial.

La crítica situación de la central atómica de Fukushima, tras el terremoto y el posterior "tsunami" nipón, ha provocado que varios países revisen la seguridad de sus plantas y se replanteen su política nuclear de cara al futuro. La UE, China, Rusia, así como diversos países latinoamericanos y asiáticos han anunciado que van a someter a un exhaustivo análisis la seguridad de sus centrales.

EEUU es casi la única gran potencia que ha esquivado, al menos por el momento, este pánico nuclear generalizado. El presidente Barack Obama aseguraba el martes que las centrales nucleares del país están supervisadas muy estrechamente y han sido diseñadas para resistir todo tipo de desastres naturales, incluidos los terremotos. Aún así, reconoció que "debemos examinar cómo podemos mejorar la seguridad y el funcionamiento de estas plantas". La UE, por su parte, aboga por realizar test de resistencia a las centrales europeas, tanto operativas como en construcción, aunque con carácter voluntario para cada país miembro -España y Bélgica ya han anunciado que efectuarán revisiones-.

Merkel, la más dura

En concreto, los gobiernos de Alemania y China son los que han liderado la reapertura del debate nuclear a nivel internacional. La canciller germana, Ángela Merkel, ha sido la más taxativa a nivel europeo. Berlín ha decretado una moratoria de tres meses para la ley aprobada el pasado otoño, que contemplaba ampliar la vida útil de las centrales nucleares del país hasta 14 años.

En el año 2000, el Gobierno de coalición entre socialdemócratas y verdes, presidido por Gerhard Schröder, aprobó que las entonces 19 centrales nucleares en funcionamiento se fueran cerrando de forma paulatina hasta 2021. Desde entonces, Alemania ya ha clausurado dos plantas, quedando las 17 restantes aún operativas. Merkel derogó esa norma el pasado septiembre y aprobó alargar la vida útil de las centrales una media de 12 años -ocho para las más antiguas y 14 años para las más modernas-.

Sin embargo, la situación crítica de Fukushima ha suspendido cautelarmente esta reciente apuesta por la energía nuclear. Tras la moratoria germana, se desconoce si finalmente se mantendrá la prolongación de la vida útil de las centrales y, de hecho, Merkel ha ordenado ya el cierre de las 7 plantas más antiguas del país.

La canciller ha defendido este viernes ante el Bundestag (Parlamento) la legalidad de la moratoria y la orden de clausura de las siete plantas, aunque ha matizado que se trata de una medida "preventiva" para verificar la seguridad de las instalaciones atómicas y configurar una nueva política nuclear en Alemania. Sin embargo, al mismo tiempo, ha apoyado un abandono "medido" de la energía atómica y una clara apuesta por las renovables.

En este sentido, Merkel ha defendido el uso de la energía nuclear como "tecnología puente" hacia el desarrollo de las energías alternativas, y en breve aprobará un crédito millonario para la construcción de varios parques eólicos en alta mar. Pese a este cambio de rumbo, no faltan voces en Alemania que la acusan de mero electoralismo ante los decisivos comicios regionales de los dos próximos fines de semana en tres estados federados.

Asimismo, China anunció el miércoles la realización de nuevos controles en sus plantas operativas, así como la paralización temporal de las centrales en construcción hasta que se aprueben y apliquen nuevos criterios de seguridad. En la actualidad, China cuenta con 13 reactores en funcionamiento y otros 27 en construcción. De hecho, su plan energético a largo plazo contempla construir hasta un total de 60 reactores adicionales antes de 2020 y aumentarlos hasta cerca de 100 en 2030.

El efecto en Asia

Dentro del continente asiático, Tailandia también ha paralizado por el momento un proyecto para construir cinco centrales nucleares, la primera de las cuales -con una capacidad prevista de 1.000 megavatios- estaba prevista para 2020. Malasia ha reaccionado con cautela y su ministro de Energía, Peter Chin Fah Kui, manifestó que tras lo sucedido en Japón es necesario investigar la idoneidad de construir dos centrales nucleares de 1.000 megavatios, la primera prevista para 2021.

La cuestión es que, en mayor o menor medida, los países asiáticos que iniciaron el camino a la energía nuclear o proyectan hacerlo revisarán sus planes e, incluso, algunos suspenderán el proceso de aprobación de nuevas plantas, según los expertos. "La carrera para construir centrales nucleares por China en el sur, Vietnam, Indonesia (el país con más terremotos del mundo) y Tailandia se analizará en vista de lo sucedido en Japón, a pesar de su tecnología y fuerte cultura de seguridad", dijo en el South China Morning Post el director del Instituto de Estudios de Asuntos Internacionales de Singapur (SIIA), Simon Tay.

Latinoamérica

En la órbita latinoamericana destaca el caso de Venezuela. Su presidente, Hugo Chávez, anunció que se paralizaban los planes preliminares de "programa nuclear pacífico" de su Gobierno tras la "tragedia" de Japón, que, según el presidente, alterará "de manera muy fuerte los planes de desarrollo de la energía nuclear en el mundo". "He ordenado (...) que congelemos los planes que hemos venido adelantando, estudios muy preliminares, del programa nuclear pacífico venezolano", indicó Chávez, en alusión a acuerdos incipientes principalmente con Rusia, de los cuales no hay mayores detalles, informa Efe.

El mapa nuclear mundial

En la actualidad, existen un total de 442 reactores operativos en todo el mundo y otros 65 en construcción, según los últimos datos actualizados a marzo de 2011.

Además, según datos de 2010, estaban proyectados (aprobados y con compromisos firmes de financiación) otros 142 reactores, en su mayoría previstos para operar en 8 ó 10 años, y un total de 327 propuestos (programas específicos o propuestas de localización) para operar en 15 años.

De este modo, la crisis de Fukushima obligará, en mayor o menor medida, a revisar los criterios de seguridad de 507 reactores nucleares (los 442 operativos y los 65 en construcción). Asimismo, la reapertura del debate nuclear pone en tela de juicio, al menos temporalmente y de forma parcial, la construcción de los 142 reactores proyectados para 2020, así como los más de 300 propuestos de cara a 2030.

Por último, en caso de prosperar a nivel internacional la propuesta alemana de cerrar las plantas anteriores a 1980 (las más antiguas) se verían afectados más de 100 reactores operativos, casi el 25% del parque nuclear mundial existente en la actualidad.

Independientemente de las decisiones políticas que se adopten en materia de energía nuclear de cara al presente y al futuro, la cuestión es que, hoy por hoy, Fukushima ha reabierto un debate mundial que parecía ya cerrado. No obstante, a lo largo de los últimos años los países emergentes -sobe todo, los asiáticos- han apostado de forma creciente por la energía nuclear ante la constante incertidumbre política de Oriente Medio, principal suministrador de petróleo, a fin de asegurarse su seguridad energética.

Asimismo, el debate sobre la cuestión nuclear se reabre también en Europa en un momento en el que la crisis económica y el cambio climático habían facilitado el argumento de los gobiernos favorables a este tipo de energía, debido a su baja emisión de dióxido de carbono (CO2) y su contribución para reducir la dependencia energética del exterior (petróleo).

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso