Menú

Mafo carga contra Corbacho y los sindicatos: hay que abaratar el despido

El Banco de España rechaza la propuesta de reforma laboral del Ministerio de Trabajo y reclama una reducción de los costes del despido para aumentar la productividad de la economía y frenar, a la larga, la sangría laboral. Un "contrato único" sería un buen comienzo.

0
El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha vuelto a cargar contra la falta de reformas en el mercado de trabajo español que permitan reducir la dualidad (contratos fijos vs contratos temporales) y que aumenten la productividad.

La rigidez en la negociación colectiva, la ineficiencia de las políticas activas de empleo y los elevados costes del despido de los contratos indefinidos son los tres grandes problemas. Y sobre estos temas no quiere dialogar el Ministerio de Trabajo ni sus compañeros de CCOO y UGT.

En la Mesa del Diálogo Social, compuesta por los dos sindicatos más subvencionados de España y CEOE, en estos momentos se está debatiendo una serie de parches que el Gobierno quiere vender a la opinión pública como una reforma laboral de calado, que permitirá reducir la sangría laboral. Pero, como denuncia veladamente el Banco de España, ninguna de las propuestas presentadas por el departamento que dirige Celestino Corbacho servirá para lograr ese objetivo. De hecho, el ministro considera "radical" y "extrema" esta posición.

El ministro ha sido muy claro respecto al contenido de la reforma laboral: quiere que se respete el guión y de ahí no piensa salir. Las discusiones se ceñirán a lo que figura en el documento: analizar los contratos temporales y el contrato de fomento del empleo estable (despido de 33 días por año trabajado). La intención inicial de CEOE de crear un "contrato único" con una menor indemnización por despido (que fue retirada 24 horas después) será otro de los temas que no se acuerden.

"Esos son los dos espacios a discutir y al aceptar el documento, se aceptó que fuera así. Esto no se puede cambiar cada semana (...) No nos vamos a apartar ni un milímetro de esta posición", destacó hace un mes el titular de Trabajo, que marcó finales de abril como el plazo máximo en el que debería estar resuelto el debate sobre la reforma laboral. "Finales de abril es el tiempo para el encuentro, el desencuentro o para el acuerdo", señaló el ministro.

En este contexto, el Banco de España ha publicado este martes su boletín económico de marzo, informe en el que dedica un apartado especial a los problemas del mercado laboral español. El organismo Banco de España aboga por la creación de un único contrato de trabajo de carácter indefinido con un coste de despido inferior al actual. Es decir, hace suya la propuesta de la patronal que retiró, por cobardía, la patronal.

En su informe, el regulador advierte sobre los efectos negativos del modelo dual de mercado de trabajo español y afirma que la introducción de un contrato único con un menor coste de despido "aumentaría la creación de empleo y reduciría la volatilidad".

Reducir la temporalidad y el coste del despido

El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez señala que la dualidad del mercado de trabajo español, dividido entre aquellos con un contrato temporal "sin costes de despido" y los que tienen uno indefinido con un "coste elevado" de rescisión, "exacerba las fluctuaciones entre el empleo y el desempleo", informa Servimedia.

Por esta razón, el Banco de España apuesta por eliminar la contratación temporal y crear un único contrato indefinido, aunque advierte de que la transición a este nuevo modelo de mercado de trabajo será "compleja".

En este sentido, alerta también sobre los efectos negativos que tendría que en el momento actual se penalizara la contratación temporal y se mantuvieran los costes de despido. Una opción que barajan el Ministerio de Trabajo y los sindicatos.

"Tratar de reducir la segmentación laboral, en la coyuntura actual, penalizando la contratación temporal y manteniendo al mismo tiempo las condiciones actuales de la contratación indefinida, perjudicaría notablemente las perspectivas de recuperación del empleo", asegura la entidad.

"En cambio", continúa, "la introducción de una nueva figura contractual común para las nuevas contrataciones con un coste de despido inferior al del contrato indefinido actualmente en vigor, aumentaría la creación de empleo y reduciría la volatilidad del mercado laboral, tanto a corto como a largo plazo".

En este sentido, el organismo que gobierna Fernández Ordóñez reitera que para reducir la volatilidad del empleo y, a su vez, recortar el desempleo, será necesario que la unificación de contratos se haga de forma que suponga un abaratamiento del despido.

El modelo dual de mercado de trabajo que hay en España supone, sostiene, que la creación de nuevos empleos se produzca exclusivamente a través de contratos temporales, debido a que "lo único que diferencia ambos tipos de contrato son los costes de despido".

Negociación colectiva

El documento precisa que existen otros dos problemas que hay que solucionar: la rigidez de la negociación colectiva y la ineficiencia de las políticas activas de empleo. En otras ocasiones, el Banco de España ha dejado muy claro que el sistema de negociación colectiva ha alimentado la destrucción de empleo en España, generada por la crisis económica. Este sistema de fijación de salarios perjudica a la economía y a los trabajadores productivos.

La razón se encuentra en la elevada rigidez de esta figura. Los convenios colectivos son ultraactivos, es decir, que si un convenio no se renueva sigue vigente el anterior. La ultraactividad confiere a los convenios, en la práctica, el rango de ley o decreto, obviando que se trata de acuerdos económicos entre sindicatos y patronales que necesariamente tienen que modificarse con las circunstancias, las positivas y las negativas.

En una época como la actual, es vital aumentar la competitividad de los salarios españoles, es decir, que crezcan menos que en el resto de socios europeos y, lo más importante, que no suban más que la inflación. Pero con el sistema español lo que se está produciendo es justo lo contrario la subida salarial pactada en convenios colectivos supera siempre a la inflación.

La última vez que el Banco de España se pronunció al respecto, el secretario general de UGT Madrid, Ricardo Martínez, mandó al gobernador "a su puta casa" por realizar este tipo de diagnóstico.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD