Menú

Un Obama mesiánico anuncia que intervendrá GM con 30.000 millones

Obama cambia de registro. El azote de los "especuladores" que justificó la quiebra de Chrysler hace un mes se transforma ahora en un mesías nacionalizador para anunciar la intervención en GM con 30.000 millones. "No es que quiera gastar el dinero de los contribuyentes", dice.

Obama cambia de registro. El azote de los "especuladores" que justificó la quiebra de Chrysler hace un mes se transforma ahora en un mesías nacionalizador para anunciar la intervención en GM con 30.000 millones. "No es que quiera gastar el dinero de los contribuyentes", dice.

(Libertad Digital) Nuevo rescate público en EEUU. La declaración de bancarrota del gigante del motor General Motors (GM), dará pie a una amplia reestructuración y la convertirá en una empresa de menor tamaño, y la autorización de un juez que abre la vía a la fusión de Chrysler con la italiana Fiat.

El presidente de EEUU ha defendido su decisión de intervenir General Motors con una nueva inyección de capital de 30.000 millones de dólares aunque dejó claro que su administración no quería hacerlo, pero que se ha visto obligada a ello porque permitir su "colapso" habría sido "devastador" para la economía del país y para millones de estadounidenses.

"Ayudar a los contribuyentes"

No obstante, Obama ha explicado que esto no va a evitar que se cierren fábricas, concesionarios e incluso proveedoras de repuestos y materiales. También ha confesado que "entiende" que este tipo de inversiones estatales provoquen "que algunas personas tengan reservas" pero ha explicado que esto no significa que "que yo quiera gastar el dinero de los contribuyentes" sin que "lo que quiero es ayudarles".

Según ha explicado, el proceso de bancarrota de General Motors será "más largo" y "costoso" que el que está a punto de concluir su competidor Chrysler ya que, según subrayó, GM es una empresa "más grande" y "compleja", y con operaciones "en muchas partes del mundo".

Así de sencillo. Hace un mes Obama pronunció un duro discurso para culpar de la quiebra de Chrysler a "movimientos de especuladores" y señalar que GM se encontraba en buena posición. Ahora ha cambiado su tono crítico con los "especuladores" por otro más providencialista.

"Obligado" a nacionalizar

En su opinión, "la crisis económica que hemos heredado y que afecta a los mercados de capital y al mercado de la automoción nos está obligando a tomar medidas y ha obligado al Gobierno a ser accionista preferente de muchas empresas".

Con un tono casi mesiánico ha prometido que "se está terminando una vieja General Motors y está comenzando una nueva, que pueda construir vehículos más eficientes y de calidad y que ayude a proporcionar la independencia energética al país".

Al mismo tiempo ha señalado que "se va a hacer un sacrificio para las próximas generaciones, que beneficiará a sus hijos y a los hijos de todos nosotros".

"Por eso estamos haciendo este esfuerzo", dice Obama, para "convertir a los norteamericanos en accionistas"de estas compañías. Por esta razón, insiste el presidente, "el Gobierno quiere darle un nuevo impulso a la industria remozando la flota de automóviles del Gobierno".

Por último, ha señalado que "General Motors ha sido motivo de orgullo y aunque el futuro de esta empresa será diferente, una nueva General Motor va a salir adelante para dar a una nueva generación de estadounidenses la oportunidad de cumplir sus sueños , y cuando eso suceda podremos decir que lo que es bueno para General Motor será bueno para los EEUU".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados