Menú

Las víctimas del nacionalismo catalán

Distintas personalidades de Cataluña, víctimas del nacionalismo, relatan su experiencia a Libertad Digital.

41

"Escucha Sepharad: los hombres no pueden ser si no son libres. Que sepa Sepharad que no podremos nunca ser, si no somos libres". Con estos versos del poema "La piel de toro" del escritor Salvador Espriu la Asamblea Nacional Catalana ha convocado a la marcha independentista vespertina de la Diada 2012. El lema: "Cataluña, nuevo Estado de Europa".

Pero hay muchas personas que hoy no irán en ninguno de los 700 autobuses fletados para llegar a Barcelona. Personas, que no comprarán la bandera estrellada, este año agotada incluso en las tiendas de los chinos. A algunas de estas personas, para la ocasión, les hemos hecho una pregunta irónica que bien podría servir de eslogan de la Diada 2012, pero que formulada a ellos, a nuestros protagonistas adquiere un significado triste, amargo y melancólico. Eso si, como dice Enrique, ex concejal de San Pol de Mar, siguen luchando porque están "en términos bélicos en la trinchera". Vamos, que ponen su piel, por nuestra piel de toro.

Pues eso, ¿qué le tiene usted que agradecer al nacionalismo?

Enrique Abad Fernández, ex-concejal de San Pol de Mar.

La bandera española ondea en el Ayuntamiento de San Pol por este asturiano que lleva en Cataluña desde el 64... Ondea por él y porque hay una sentencia firme. "Costó lo suyo, dos años de problemas, luego la quemaron, la robaron... En fin, toda una retahíla con los talibanes de San Pol. Y ahora la han tenido que colocar en la parte más alta del edificio, donde no hay acceso desde la calle." Enrique se metió en política hace cinco años cuando se jubiló. Fue jubilarse y empezar una nueva vida...

"¿Agradecer? Haberme caído del caballo y ver la luz. Yo tenía bastantes amigos en la empresa, en el sindicato, de Esquerra Republicana. El pueblo de San Pol es muy nacionalista y yo tenía muchos vecinos nacionalistas que consideraba amigos y después de lo de la bandera y de ganar el juicio de la lengua, que habían declarado en un pleno el catalán como lengua única en el Consistorio, pues se quitaron la careta. Son auténticos talibanes. Es lo que se llama un régimen. Para mi son parafascistas, porque solamente quieren imponer por medio de la fuerza sus ideas, es idea única. Les tengo que agradecer muchos problemas, muchos malos ratos y horas de sueño que me han quitado. Influye en la vida familiar. Las notas en la prensa, las agresiones físicas que hubo... En la casa rotura de cristales, pedradas, tirar petardos dentro. Lo peor de todo, con la connivencia del alcalde que era de Convergencia. Lo denuncié en un pleno y no hizo nada y eso que había dos trabajadores del Ayuntamiento identificados a las 3 de la mañana tirando petardos en mi casa. Esto a lo mejor a otra persona le acoquina pero para mi no, fue un acicate para luchar contra ellos. Estoy en primera línea, eh? Cuando tomé el cargo de concejal prometí acatar la Constitución y defenderla es lo que he hecho y lo sigo haciendo."

Laura López, víctima de la dictadura lingüística.

Encontramos a Laura haciendo las maletas, está de mudanza porque ya no aguanta más. Tiene un niño que tendría que empezar la educación infantil este año y ha vivido un "calvario" para poder escolarizarle en español. "Ha sido la gota que ha colmado el vaso", nos comenta con amargura. Así que su pareja y ella se van. Dejan su trabajo, "a pesar de la situación laboral", de Arquitecta e Ingeniero Químico y se van de Sabadell a Zamora. A partir de ahora "ganará en tranquilidad".

 "Al nacionalismo le tengo que agradecer que me voy, esta sociedad es cada vez más cerrada, entiende menos la diversidad, así que nada, nos echan. Es que se cierran: no me gustas o no vales si no piensas como yo. Es muy difícil meterse en el sistema público. Está fuera de toda lógica, tener que hacer una solicitud como el que hace algo excepcional, que para que hagan algo en castellano, tengamos casi rogarlo. Se les ha ido de las manos, esto va a peor, casi todos los partidos políticos luchan por saber cuál es el más independentista."

Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Ciudadana.

Ve al nacionalismo catalán como al monstruo de Frankenstein, "creado para satisfacer unos determinados intereses pero que se vuelve contra su creador". Para hacer más gráfico lo que significaría la independencia económica nos cita a Josep Pla "que no es sospechoso de ser anti catalán". En una de sus cartas, al primer Presidente de la Generalidad democrática tras la Dictadura, le decía: "estos nacionalistas deberían pensar que sí, efectivamente los catalanes producimos muchos calzoncillos, pero no tenemos tantos culos."

Sonríe, ante la pregunta, "la verdad es que la única respuesta es irónica". Es una pregunta bien difícil porque uno repasa la actuación del Gobierno catalán durante estos últimos 30 años y lo que ve es la ruina política, económica y moral de Cataluña causada por las acciones de ese gobierno. El nacionalismo es una enfermedad grave que ha contraído esta sociedad y la verdad está conduciendo a Cataluña a la verdadera ruina. No se les ha parado los pies en el momento oportuno y ahora el impulso es mayor. Se comprueba el fracaso absoluto de las componendas de los gobiernos centrales y la ruina política a la que ha conducido el sistema de las Autonomías, que es ya insostenible económica y políticamente. "

Xurde Rocamundi, comerciante multado por rotular sólo en español.

Xurde tiene el próximo 17 de septiembre el juicio contra la Generalidad por negarse a poner en el escaparate de su inmobiliaria, en Arenas de Mar, anuncios en catalán. Pero Xurde ya ha cerrado su negocio. Los vecinos dejaron de entrar y de hablarle, que quizá fue mejor que los insultos que le dedicaron otros. Nos relata con tranquilidad que a día de hoy hay personas que se cambian de acera si se cruzan con él.

(Se ríe) "¿Y quieres que te lo responda...? (Pausa) ¿Pues qué les tengo que agradecer? Pues absolutamente nada. Quiero decir, a lo mejor haber conocido la parte oscura de la política. El estar por delante los sentimientos al territorio que a los ciudadanos, el darme cuenta de que vivimos en una falsa democracia... Quizá miedo de hasta dónde pueden llegar. Esta Diada y la que viene son un ensayo general para la del 2014, cuando se cumpla el 300 aniversario del famoso 11 de septiembre de 1714."

Xavier García Albiol, alcalde de Badalona.

Para él ya es un clásico tener que soportar agresiones, pitadas e insultos los 11 de septiembre, aunque asegura que "uno acaba llevando el peso con mucha dignidad". El año pasado decidió mantener en el Ayuntamiento de Badalona la bandera española, que otros años se quitaba durante este día. Ve la manifestación como "una juerga" y un "cajón desastre" pero teme que en plena crisis económica cuaje en una parte de la población el discurso de que si los impuestos se quedaran en Cataluña su situación mejoría.

"Yo lo que le tengo que agradecer a esta presión nacionalista que quiere ejercer la gran mayoría de la clase política catalana y una parte de la sociedad civil organizada, es que me reafirmo en mi sentimiento de catalán, y como catalán, español, que son sentimientos totalmente compatibles y naturales. A mi esta presión constante a la que estamos sometidos lo que hace es que te aflore más ese sentimiento de orgullo de pertenencia a un proyecto común que es España."

CARLOS SILVA, Catedrático de inglés. Trabaja en un Instituto de Educación Secundaria.

A Carlos lo de 1714, como nació en el 65, dice que "la verdad, me pilla un poco lejos de mi vida". "La manifestación, cada vez más "exacerbada" no tiene nada que ver con nuestra vida cotidiana". Por eso "se siente abandonado por el Partido Socialista y el Partido Popular" en el devenir de los acontecimientos.

"Lo que tengo que agradecer al nacionalismo es que a pesar de haber nacido en Barcelona, me siento como un extraño en mi propia tierra gracias a este tipo de celebraciones como el 11 de septiembre que pretenden clasificar a la gente, utilizarla políticamente y decir quién es un buen y un mal catalán. "

José Domingo, ex diputado de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía y Presidente de Impulso Ciudadano.

Desde su asociación está ayudando a Xurde Rocamundi o la Laura López a defender sus derechos, incluso asumiendo los costes de los procesos judiciales. Nunca ha celebrado el 11 de septiembre porque no es la fiesta de Cataluña. Propone otra fecha, el 23 de abril, San Jordi.

"Al nacionalismo no hay que agradecerle nada y hay que censurarle todo. Todos somos catalanes y todos somos Cataluña. Pero las hipérboles siempre son malas y en este caso, el exceso de amor contribuye al odio. Agradecer... De una forma irónica tengo que agradecerle la división de la sociedad catalana, una escuela monolingüe, que Cataluña está más empobrecida, que ahora mismo es una sociedad más fragmentada, y tengo que agradecerle la tensión permanente y nada positiva que genera el nacionalismo en la propia sociedad catalana y respecto a la sociedad española".

El nacionalismo, actualmente el único motivo por el que los políticos se hacen agradables a los ojos de algunos ciudadanos, de los votantes. Único motivo de aplauso y de perdón.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'El PP de Rajoy pide el voto para Vox'
    2. Se filtran las primeras fotografías de la espectacular nueva novia de Matamoros
    3. Avalancha de insultos contra Paz Padilla: "Ten cuidado con lo que dices"
    4. Hablan los vecinos de Pablo Iglesias en Galapagar: "Tienen hasta criados, los hemos visto entrar y salir"
    5. ¿Qué hay detrás de la nueva estrategia de 'marca blanca' de Mercadona?
    0
    comentarios

    Servicios