Menú

Cuando Cebrián manda firmes: del 'discurso del método' al federalismo

No es la primera vez que el PSOE obedece sin rechistar a Cebrián. Ya consiguió que Zapatero destruyera el frente constitucionalista vasco.

0

Ni 24 horas han pasado desde que apareciera publicado el artículo dominical de Juan Luis Cebrián en El País hasta que el PSOE ha hecho suyas las tesis del presidente del periódico referente de los socialistas. La consigna está clara: ahora la solución sin ambages es el federalismo.

No es la primera vez que desde las páginas de El País Cebrián dicta la que debe ser la política a seguir del PSOE y que éstos han seguido sin rechistar. Y curiosamente siempre con temas relacionados con el nacionalismo.

Ahora es el federalismo como solución al desafío secesionista de Cataluña. Y en 2001 la solución para el País Vasco era dilapidar el frente constitucionalista formado por entonces por Nicolás Redondo Terreros y Jaime Mayor Oreja.

Tal y como ha hecho ahora, en 2001 Juan Luis Cebrián ponía firme al PSOE en un artículo titulado pomposamente ‘El discurso del método’. En él arremetía contra el frente constitucionalista formado por PP y PSOE frente al nacionalismo. Como ahora, los socialistas no tardaron en reaccionar al texto escrito en El País y rápidamente Rodríguez Zapatero quitaría de en medio a Redondo haciendo desaparecer esta política nacional frente al nacionalismo y poniendo en su luga a Patxi López y Jesús Eguiguren.

En el texto llegaba a asegurar que se sentía "aliviado" con el triunfo del PNV en el País Vasco e indicaba que contemplaba "con preocupación la batalla verbal –y no sólo verbal- que desde el nacionalismo español se había entablado contra el nacionalismo vasco, alimentando un espíritu casi de cruzada".

En su mensaje dirigido a la cúpula socialista, encabezada por un recién llegado Zapatero, ya ponía en la diana a Nicolás Redondo. "Lo menos que puede decirse del resultado de las elecciones es que no es casual, sino fruto de una política, a todas luces errónea, diseñada e instrumentalizada directamente desde Moncloa y que contó no sólo con el beneplácito, sino con el aplauso ancilar del candidato socialista", afirmaba Cebrián.

Dicho y hecho. Zapatero captó rápidamente el mensaje y una de sus primeras medidas como secretario general del PSOE fue obedecer el dictado de Cebrián y cargarse al "candidato socialista" nunca nombrado en el artículo pero ya sentenciado por el jefe de Prisa.

Después de aquello, el lendakari Juan José Ibarretxe planteó su 'plan Ibarretxe', un desafío a la unidad nacional muy similar al que hora encabeza Mas en Cataluña. Fue rechazado por el Congreso de los Diputados, el 1 de febrero de 2005, con los votos de PP y PSOE. Pero entonces, Cebrián todavía no había visto la luz federal.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD