Menú

El etarra De Juana Chaos vuelve a chantajear al Gobierno

De Juana Chaos echó un pulso al Gobierno y lo ganó. En dos años pasó de tener una petición de condena de 96 años a quedar en librtad.

0
De Juana Chaos echó un pulso al Gobierno y lo ganó. En dos años pasó de tener una petición de condena de 96 años a quedar en librtad.

Tal día como hoy, 7 de noviembre, pero de 2006, Libertad Digital contaba en su portada que "El etarra De Juana Chaos vuelve a chantajear al Gobierno con otra falsa huelga de hambre tras el éxito logrado con la primera". En esa primera falsa huelga de hambre que data de agosto de ese mismo año, el terrorista exigía con esta medida de presión su excarcelación.

A pesar de estar condenado a más de 3.000 años de prisión por 25 asesinatos en 11 atentados, había redimido unos 12 años de los 30 de cumplimiento máximo y un año antes ya estuvo a punto de salir de la cárcel si no llega a ser porque el juez de la Audiencia Nacional le procesó nuevamente tras percibir delitos de integración en banda terrorista y amenazas terroristas en dos cartas de De Juana publicadas en el diario proetarra Gara.

El chantaje del etarra al Gobierno que estaba inmerso en una negociación con ETA comenzó a dar sus frutos. La Fiscalía se limitó a pedir que se alimentara al etarra de forma forzosa si era necesario mientras que la Audiencia Nacional le trasladó al hospital 12 de Octubre de Madrid para controlar su salud.

Este asesino se alimentaba de las víctimas del terrorismo. Tras el atentado contra el concejal del PP Jiménez Becerril y su esposa en 1998, escribió una carta que decía: "Me encanta ver las cara desencajada de los familiares en los funerales. Aquí, en la cárcel, sus lloros son nuestras sonrisas y acabaremos a carcajada limpia. Esta última acción de Sevilla ha sido perfecta; con ella, ya he comido para todo el mes".

La Fiscalía le rebaja su petición de pena

Dos días después de llegar a Madrid, De Juana Chaos dejó la huelga de hambre después de 63 días y de ser alimentado forzosamente por vía intravenosa por orden de la Audiencia Nacional. El terrorista ya había logrado su objetivo. Había convencido a Cándido Conde Pumpido y la Fiscalía General del Estado estudió rebajar, e incluso suspender, su petición de pena. Para Mayor Oreja, la decisión de la Fiscalía y del etarra forma parte del pacto entre ETA y el Gobierno.

El entonces líder de la oposición, Mariano Rajoy, advirtió a Zapatero de que "va camino de rendir el Estado de Derecho a una organización terrorista" y puso como ejemplo que la Fiscalía fuera a reducir la petición de condena para De Juana. El jefe del Ejecutivo se destapó el mismo día en el que comenzaba el juicio por los artículos publicados por el terrorista en Gara diciendo que De Juana Chaos es "favorable al proceso de paz". No era la primera vez que decía algo semejante el inquilino de La Moncloa. Del batasuno Otegi dijo que tenía "un discurso por la paz".

De Juana obtuvo el 27 de octubre de 2006 su primera victoria tras la extorsión al Gobierno. El fiscal de la Audiencia Nacional, Fernando Burgos, rebajó la petición de cárcel de 96 años a un máximo de 13. Fue después de conocer la filtración de la decisión del Ministerio Público cuando decidió ponerse de nuevo en falsa huelga de hambre, esta vez en la prisión de Aranjuez. Una vez más, Rajoy exigió al Gobierno que no aceptara el nuevo chantaje de De Juana. El proetarra Otegi dio una vuelta más a la tuerca y amenazó al Gobierno con romper las negociaciones. Fue entonces cuando el diario británico The Times publicó una polémica entrevista acompañada de fotos en las que pretendía convencer al mundo de su deteriorado estado de salud.

Las presiones de los terroristas volvieron a surtir efecto. El Tribunal Supremo rebajó de 13 a tres años la condena al etarra José Ignacio de Juana Chaos por un delito de "amenazas no terroristas y enaltecimiento del terrorismo". De esta forma, la decisión de la excarcelación del asesino correspondía a Instituciones Penitenciarias o, lo que es lo mismo, al Gobierno de ZP. De Juana abandonó la huelga de hambre 12 días después. Un cambio de actitud que para las víctimas respondía a promesas recibidas.

El Gobierno le concede la prisión atenuada

Definitivamente y como era de esperar, el Gobierno cedió a las presiones al conceder la prisión atenuada a De Juana Chaos. El terrorista salió del hospital 12 de Octubre con destino a un hospital de San Sebastián donde pasaría una revisión como paso previo a cumplir el resto de la condena en su casa bajo una mínima vigilancia policial. Fue entonces cuando se vio una imagen realmente macabra. El etarra bajaba por su propio pie de una ambulancia y entraba por la misma puerta del mismo hospital por la que entró, en camilla y con un tiro en la nuca, Miguel Ángel Blanco, aquel 12 de julio de 1997.

Las reacciones políticas no tardaron en producirse. El entonces ministro del Interior y actual secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se atribuyó de forma "personal" la decisión de enviar a De Juana a casa por "razones legales y humanitarias" y para "evitar su fallecimiento". Ángel Acebes, por su parte, denunció que esa decisión "personal" era de Zapatero para "salvar su proceso". Visto el éxito del asesino de 25 personas, unos cuarenta presos decidieron ponerse en huelga de hambre para obtener los mismos privilegios que De Juana.

Fue el 5 de mayo de 2007 cuando las cámaras de Antena 3 captaron al etarra paseando por San Sebastián y escoltado por dos ertzainas. Desde el PSOE se aplaudieron los paseos con su novia porque eran una "recomendación médica". Conocer del éxito de sus presiones, De Juana Chaos volvió a desafiar al Ejecutivo de Zapatero y anunció que pase lo que pase y pese a quien pese, saldría del hospital la semana siguiente, justo después de las elecciones.

No tuvo que esperar tanto. Recibió el alta cuatro días después mientras el Gobierno se desentendía de su nueva situación. Fue el 6 de junio de 2007 cuando desde el Ejecutivo de Zapatero se cambió el discurso y el modo de actuar. ¿La razón? El anuncio de la banda terrorista ETA un día antes del reingreso en prisión del asesino múltiple de romper el alto el fuego. El Gobierno se escudó en los informes médicos y la mejoría de salud del etarra.

2 años después, De Juana sale en libertad

Era 13 de julio de 2008 y ya se sabía que el 2 de agosto Iñaki de Juana Chaos saldría de prisión. Se supo entonces que viviría en una casa en San Sebastián en la misma calle que cinco víctimas del terrorismo. Como no podía ser de otra forma, el terrorista salió de prisión el día indicado sonriente y relajado. Para Zapatero ya no era un hombre "favorable al proceso de paz" sino que le provocaba "una sensación de desprecio perfectamente entendible". La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega dijo que "no nos gusta que De Juana esté en la calle, nos repugna".

El terrorista seguía pendiente de juicio por un posible delito de enaltecimiento del terrorismo, pero ya no estaba en España. Se fue a Irlanda a asistir a actos del Sinn Fein. La Audiencia Nacional tuvo que dictar una orden de busca y captura sobre De Juana Chaos que paseaba por Belfast a pesar de que la Interpol lo buscaba y Rubalcaba aseguraba conocer su paradero. El propio etarra decidió comparecer ante un tribunal de Belfast mientras iniciaba una campaña contra su extradición a España y amenazaba con "suicidarse" si le extraditaban.

A pesar de que el tribunal irlandés aprobó la extradición del etarra, no se ha llegado a cumplir. Lo último que se sabe es que viajó a Venezuela con pasaporte falso y con conocimiento del CNI y que va a ser padre. Un progenitor sin escrúpulos como se pudo comprobar cuando el 6 de mayo de 1998 pidió en la cárcel "champán, langostinos y tarta", el día que ETA asesinó a Tomás Caballero.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios