Menú

Lucía Etxebarría deja de escribir

La escritora tomó su decisión tras comprobar que su último libro había sido más descargado que vendido.

0
La escritora tomó su decisión tras comprobar que su último libro había sido más descargado que vendido.

Tal día como hoy, 19 de diciembre, pero de 2011, Libertad Digital contaba en su portada la reacción de Lucía Etxebarría a las descargas por Internet de sus libros y titulaba: "Lucía Etxebarría anuncia que deja de escribir: "No trabajo como una negra para esto"".

La escritora anunció en su perfil de la red social Facebook que no volverá a publicar libros en "una temporada muy larga" porque ha comprobado que "se han descargado más copias legales" de su novela El contenido del silencio "que copias han sido compradas". Para quejarse utilizó un comentario algo racista al asegurar que "a mí no me apetece pasarme tres años trabajando como una negra para esto".

Tampoco debería trabajar tanto si atendemos a la demanda por "apropiación indebida" y "vulneración del derecho de propiedad intelectual" que le interpuso el psicólogo Jorge Castelló por "copiar" parte de su novela Ya no sufro por amor. Según Castelló, la escritora valenciana toma parte de su artículo "Dependencia emocional y violencia doméstica".

Cinco meses después, reconoció que utilizó los artículos del psicólogo y llegó a un acuerdo con el demandante por el que "reconoce que se documentó para su libro" en los trabajos del psicólogo valenciano. Etxebarría tuvo que pagar 3.000 euros de indemnización "por los gastos ocasionados". Y no era la primera acusación de este tipo que pesaba sobre Etxebarría. También fue acusada en 2001 por la revista Interviú de plagiar al poeta Antonio Colinas en su obra Estación de infierno, así como a Elizabeth Wurtzel en su libro Amor, curiosidades, prozac y dudas. La escritora llevó a los tribunales a la revista por "acusarla falsamente" y en febrero de 2003, los tribunales dieron la razón a Interviú.

En aquel anuncio en el que expresó su decisión de dejar de escribir citó, entre otros, a Miguel Ángel, El Greco o Baudelaire, al decir que "la cultura nunca ha sido gratis" y que en la actualidad, "en nombre, supuestamente, de la democracia, se está asesinando la cultura". Aseguró que buscaría un nuevo trabajo porque no quería "regalar gratuitamente" su obra a gente que luego la critica. Afirmó que como no tenía posibilidad de venganza, sí podía elegir "salir del juego". Dijo que "ni he heredado una fortuna, no me casé con nadie de la realeza, ni a día de hoy tengo cuerpo como para que me paguen por mis servicios sexuales. ¿Es tan difícil de entender?".

Lucía Etxebarría y el tema sexual siempre se ha visto envuelto en la polémica Ese diciembre de 2011 fue uno de los temas del momento en la red social Twitter Sobre todo tras el alegato de la autora que dijo que "si yo quisiera una campaña de publicidad, me acostaba con un famoso, y por lo menos disfrutaría de ello". Las descalificaciones sufridas fueron tales que Etxebarría subrayó que "si tan horrible" les parece a quienes insultan, "les tendría que parecer fenomenal que dejara de escribir", para añadir que lo que le asusta es "el nivel de odio tan tremendo" que esos insultos conllevan.

Más polémica suscitó tras colgar en su perfil de Facebook una foto suya en la que aparecía totalmente desnuda. Después del revuelo que se montó en la red, la escritora retiró la imagen antes de decir que "acostumbro a fotografiarme desnuda, igual que Scarlett Johansson". Según la escritora, alguien "muy cercano" accedió sin permiso a su cuenta de correo y a su perfil de Facebook, y la subió. A pesar del supuesto robo, decidió no denunciar los hechos a la Policía y se limitó a pedir a los medios de comunicación que eliminaran la foto y no la volvieran a publicar.

Descargas, plagios y desnudos al margen, la última polémica de la escritora llegó tras la donación de 20 millones de euros por parte de Amancio Ortega a Cáritas. El desvarío de la escritora fue tal que llegó a decir que el dinero no lo donó el empresario "sino su fundación" y que "las fundaciones, como muchos sabéis, se suelen crear para desgravar a Hacienda". También acusó a Inditex de esclavizar a niñas de 8 años en Marruecos, China o India. Además acusó al empresario de que "en Galicia la ropa de Zara la cosen las manos de más de 60.000 mujeres. Que hacen jornadas laborales de más de 12 horas. Que no ganan más de 500 euros al mes. Que las despiden si se quedan embarazadas", entre otras cosas.

 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios